Las grandes empresas ven oportunidades en los emprendedores

Un sistema capaz de detectar enfermedades en el citrus de forma temprana fue el proyecto ganador de un concurso, cuya etapa final reunió 15 participantes.

27 Feb 2019

Con el fin de potenciar ideas y proyectos para sus negocios, las grandes empresas empiezan a tender puentes con emprendedores. Al menos así quedó demostrado durante el concurso “Eureka”, una iniciativa desarrollada por la citrícola multinacional San Miguel junto con la asociación civil “Inicia - Emprender para el futuro”. El proceso iniciado en noviembre del año pasado culminó ayer con un encuentro, organizado en el Hilton, durante el que cinco emprendimientos del sector agroindustrial fueron premiados con capacitaciones y sumas de hasta $ 150.000.

Al certamen de innovación -en su primera edición- se presentaron 36 proyectos, de los que 15 fueron preseleccionados para participar en la etapa final. Durante la evaluación de ayer, los concursantes tuvieron tres minutos para exponer sus ideas, prototipos y empresas nacientes, y contaron con otros siete para responder a las preguntas de los examinadores. La jornada se había iniciado con discursos a cargo de Lucas Méndez Trongé, director de Relaciones Institucionales, Calidad y Sustentabilidad de la citrícola; y de Juan Luis Fernández, ministro de Producción de la Provincia.

PALABRAS DE APERTURA. Méndez Trongé, ejecutivo de San Miguel, abrió la jornada de ayer con un discurso. LA GACETA / ANTONIO FERRONI

La adecuada combinación entre tecnología, ideas de negocio y ciencia aplicada a la generación de valor en la cadena productiva de la actividad agroindustrial fue uno de los principales criterios para aplicar a “Eureka”. El concurso procuraba, entre otros objetivos, detectar, asistir y acompañar a emprendedores cuyas ideas contribuyeran a la generación de procesos más eficientes.

El jurado estuvo compuesto por miembros de San Miguel, directivos de “Inicia”, una autoridad de la maestría de Agronegocios de la Universidad de Buenos Aires (UBA), y por Dirk Trotteyn, director ejecutivo del Instituto de Desarrollo Productivo de Tucumán (IDEP). “Creo que es fundamental este tipo de convocatorias porque plantea desafíos en los que tanto el sector público como el privado se involucran para promocionar el desarrollo emprendedor. Debería ser tomada por todo el sector productivo”, comentó Trotteyn a LA GACETA.

Méndez Trongé, que es licenciado en Comunicación Social y máster en Administración de Empresas, señaló que uno de los intereses de la citrícola es detectar oportunidades de negocios en nuevos emprendimientos. Planteó que hay iniciativas capaces de brindar soluciones y de generar empleos y que, con la asistencia y financiamiento empresarial, podrían prosperar en el mercado agroindustrial. “Necesitamos regiones fuertes, con actividades económicas robustas y sustentables -indicó-. Emprendedores con buena potencia nos favorecen a todos en el área. Constituye un círculo virtuoso”.

Los proyectos ganadores

El equipo del emprendedor Martín Lucas Zamora se ubicó en el primer lugar y, con él, obtuvo una suma de $ 150.000. Su proyecto innovador consiste en la detección temprana de la enfermedad HLB en plantas cítricas, la más nociva para ese tipo de cultivos. El segundo premio (de $ 100.000) fue otorgado a la empresa naciente de Agustín Castellano, quien propone utilizar drones para captar datos clave de los cultivos, con los que se podría optimizar su manejo. El prototipo sustentable de Natalia Noelia Alvarado, que plantea un novedoso tratamiento de desechos agroindustriales por medio de hongos, quedó en el tercer lugar y le correspondieron $ 50.000. Otras dos ideas recibieron una mención especial por sus propuestas innovadoras. Los cinco equipos distinguidos serán capacitados para el desarrollo y potenciación de sus emprendimientos.

La receta del concurso “eureka”

1. Conectar emprendedores con empresas tradicionales  

Según explicó Lucas Méndez Trongé, director de Relaciones Institucionales de San Miguel, una de las misiones del certamen fue vincular la compañía, que tiene más de 60 años, con proyectos novedosos que surjan a partir de emprendedores agroindustriales. “Deben integrarse con empresas de una manera más fácil”, sostuvo. Asimismo, destacó la importancia de lograr que los negocios de ambas partes sean escalables, es decir, que puedan crecer en el largo plazo.

2. minimizar los riesgos de los emprendimientos del agro

Ante la presencia de variables no controlables (como el clima) que pueden alterar las siembras, el ejecutivo consideró que la previsión de riesgos y la introducción de técnicas que permitan conocer con anticipación los posibles problemas son claves para la supervivencia de un emprendimiento agroindustrial.

3. acercar innovación con producción en el interior

Tomás Peña, director de una aceleradora porteña que invierte en empresas, participó de un debate tras la finalización de las exposiciones. “Es muy importante acercar innovación con producción en el interior. Hay mucho conocimiento que debe ser convertido en tecnología y colocado en el mercado”, declaró a LA GACETA.

Comentarios