Cartas de lectores

27 Feb 2019

TIERRAS PARA AYLLÚ EL RINCÓN

Cuando comencé a impulsar y articular con las Fundaciones Wyss (donante del dinero para la adquisición de los campos a los particulares), y Flora y Fauna Argentina ejecutora de las compras y la donaciones de las propiedades al Estado Nacional), con el Ejecutivo y el Congreso Nacional, con el Ejecutivo y Legislativo provincial, más las tratativas con los privados dueños de los campos, no dimensioné las múltiples sensaciones y satisfacciones que la concreción del proyecto me traerían. Sí por supuesto, los múltiples beneficios en conservación y desarrollo que a futuro el Parque Nacional Aconquija traerá a nuestro Tucumán. Este proceso permitió además, en la instancia cumplida en el Senado de la Nación y como producto de las tratativas que sostuvimos con comunidades de pueblos originarios, junto a Emiliano Ezcurra, vicepresidente de la Administración de Parques Nacionales, que introdujéramos modificaciones al texto que ya había sido aprobado por Diputados. Estas establecieron que conforme surja del relevamiento territorial que aprobara el INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas), la APN transferirá el dominio a favor de la Comunidad del pueblo Diaguita Calchaquí Ayllú El Rincón, la superficie que se superpusiera con el padrón N° 483.138 de Quebrada del Portugués/Los Ñuñorcos, calculada en unas 10.000 has aproximadamente. La provincia había sufrido el despojo de estas tierras de su propiedad, a manos del dictador Lino D. Montiel Forzano, quien, por un decreto-ley, las donó al Ejército Argentino, para la realización de maniobras militares y que por virtud de la ley de creación del Parque pasaron a la APN, tras durísimas negociaciones con el Ministerio de Defensa. Hasta la sanción de la ley 27.451 de creación del Parque Aconquija, dicha comunidad, conducida por la cacique María Mamaní, no había logrado que el INAI aprobara su relevamiento territorial, no obstante tener la personería más antigua y la mensura presentada. Pero, en virtud de la norma mencionada, ese Instituto lo acaba reconocer por Resolución 287/18. Por el mecanismo señalado, el territorio pasará al dominio de la Comunidad Ayllú El Rincón, y quedará integrado al Parque Aconquija en la categoría de Reserva Nacional, que permite el dominio privado o comunitario y la explotación económica tradicional.

Miguel Camel Nacul


[email protected]

HISTORIETAS Y CONFUSIONES

Aunque no conozco personalmente al lector Clímaco de la Peña (carta “Historietas y confusiones”, 26/2) ni al lector Luis Salvador Gallucci (carta “Elegancia” (24/2), por las reiteradas acotaciones del primero cuestionando las cartas del segundo, da la impresión que hay algo personal que lo lleva a hacerlo.Tengo más de dos dedos de frente, no obstante me agrada y me interesa el aporte de todas las cartas a las que LA GACETA da cabida. Pequeñas cosas, que parecen insignificantes, a veces ayudan a abrir otras puertas de la historia. Sé de una joven que al leer esas “trivialidades” quiso saber más acerca de la vida de los políticos de antaño y fue un motivo para despertar su interés. Y convengamos que ayer, hoy y siempre, en política existen tenebrosos lodazales que, especialmente, a los historiadores y opositores les interesa sacar a luz. No digo desconocer el pasado. Absolutamente. Porque quien sepa leer la historia con neutralidad, dejará una huella importante en el presente y el futuro y evitará caminar por nuevos pantanos. Aunque no milito en políticas partidarias, considero preocupante y hasta agraviante la hostilidad que demuestra el señor De la Peña ante algunas cartas de lectores. A mí me interesa tanto lo que él dice como lo que aporta el Sr. Gallucci. No hay actitud confusionista; cada persona saca sus propias conclusiones y sin dudas cada cual cuenta lo suyo.

Nelly Elías de Benavente
 

[email protected]

COOPERADORA ESCOLAR

Todos los directores de las escuelas deben entender que los alumnos no se inscriben en la cooperadora de padres, son alumnos de la escuela y se incorporan al plan de estudios obligatorio del Estado. La situación familiar está mal tratada por los gobernantes y las direcciones de las escuelas deben colaborar para que los chicos no sean objeto de chantaje para apropiarse de un dinero que no es requisito condicionante para aceptar a un niño en la escuela pública.

Roberto Nicolás Córdoba

[email protected]

DEPREDADORES

No tienen la culpa los depredadores, sino quienes los alimentan. Las corporaciones capitalistas, que usurparon el poder político, son depredadores. La familia, célula primera de la sociedad, los sufre. Amén de los análisis políticos, consultoras, intelectuales y periodistas de renombre están los alimentadores comunes. LA GACETA (10-2) Luis Tonelli: “es un ajuste horroroso, pero que sin embargo no lleva a un cataclismo”… Trabajadores sin trabajo. Niños y adolescentes revolviendo bolsas de basura, buscando qué comer, durmiendo a la intemperie, pidiendo monedas en la calle. ¡Sí! Un cataclismo. Son los botones que el ajuste muestra y siempre, siempre los más vulnerables. LA GACETA (11-02) Ricardo Sanz: “me enferma la injusticia”. Habrá recibido una vacuna para estar sonriente y saludable ante lo que ocurre. “Macri se equivocó cuando quiso hacer las cosas con suavidad”. ¿Cuándo y dónde? “Néstor y Cristina hicieron creer a la gente que el Estado tiene la obligación de darles de comer”. Urge leer y repetidamente los artículos 14 y 14 bis de la Constitución Nacional. No es tema de solidaridad sino de respetar la Magna Ley. Continúa con “esta gente (los CEOS) están haciendo las cosas que corresponde hacer y son bien intencionados”. ¡Ah! En lo que a mí respecta (jubilado) nos están aniquilando. Dicen que la plata va y viene. A regañadientes y con esfuerzo, acepto. Pero hay situaciones y lugares de los que no será fácil salir. Los ideales no crecen. Todo es toma y daca. Todo es timba. ¿Dónde quedaron el soñar y el accionar de San Martín, Manuel Belgrano, Simón Bolívar, Mariano Moreno, Juan José Castelli y muchos más, por dejarnos una región libre de toda dominación extranjera? ¿Qué pasó con la autodeterminación de los pueblos? Y con lo manifestado Jean-Jacques Rousseau, “La soberanía es inalienable”, la hicieron pelota. El comportamiento injerencista del Tío Sam y su ariete, el FMI, está a la orden del día. Se entrometen en la vida de los pueblos y siempre para ahogarlos y luego esquilarlos. Ahí están los pueblos de Venezuela y Cuba, sufriendo y aguantando dignamente bloqueos de todo tipo, de los depredadores que eligen gobernantes que se rebelan y los enfrentan. Por estos motivos, urge elegir lo que el diccionario define como “doctrina política que pretende defender los intereses y aspiraciones del pueblo”. El populismo. El aforismo “Vox populi, Vox Dei” lo expresa con total claridad. Para atenuar las molestias que causan los “consejos” de los militantes del ajuste: “coma papas con toda la cáscara; para adelgazar ingiera tierra; para nutrirse beba leche de cucarachas; las damas para desmaquillarse usen la parte interna de la cáscara de la banana, etcétera”. Escucho a André Rieu (no llores por mí Argentina, Adiós Nonino, A mi manera) y ¡viva la música y los músicos también!

Hugo Vallejo
 

Manuel Estrada 3.850
 

San Miguel de Tucumán

EL CRIMEN DE PAULINA LEBBOS (I)

Han pasado 13 años de aquel trágico momento... y sin que nadie dude, persiste en el ambiente, el desagradable olor de la impunidad. Podrán condenar a muchos responsables, pero los verdaderos culpables se esfumaron entre los oscuros laberintos del poder; no caben dudas de que los de arriba (¡muy arriba!) fueron los que lo distorsionaron todo, para defender a sus hijos (los hijos del poder). A lo largo de mi vida, hube de presenciar a la Justicia pasando el rastrillo sobre la tierra, sin poder remover todo lo que escondieron debajo de ella; el entramado no fue obra de perejiles, sino pergeñado por los siempre intocables, que es el poder mismo. Nosotros, la sociedad, sólo tene mos la posibilidad de sentir vergüenza ajena frente a los que hoy, como si nada hubiese pasado, lucen trajes de excelente calidad, corbatas al tono y, esbozando una fatídica sonrisa, miran sin mirar el dolor que se vuelve inigualable tragedia cuando lleva la rúbrica de la maldita impunidad. Para gloria de los incorruptibles, los culpables gozan de una vergonzosa libertad... Quiera Dios que Paulina Lebbos pueda descansar en Paz. La Justicia suele ser lenta o muy lenta, pero llega. Tiemblen los cobardes asesinos; la vida en algún momento les habrá de cobrar.

Héctor Leonardo Bravo 

[email protected]

EL CRIMEN DE PAULINA LEBBOS (II)

La impunidad en Tucumán no es algo que acontece. Es un destino, nuestra mayor tragedia: jamás podremos escapar de ella. No se trata de que sepamos que son culpables y fueron declarados inocentes. Se trata, peor aún, de una encerrona trágica. La impunidad es el destino, recordemos. Se trata, trágicamente, de que en el caso de que no sean inocentes, jamás serían declarados culpables. El fallo no es ni justo ni injusto. La justicia ya no logra hacernos creer que puede representarse a sí misma. Ayer era una oportunidad histórica. La que nos iba a regalar la posibilidad de irnos a dormir creyendo que quien las hace las paga. Pero no. Seguiremos con el insomnio de los desprotegidos. Pues sólo hay una especie en la tierra que duerme cuando tiene sueño: la que, lejos de tener la conciencia limpia, corre con el privilegio de que nadie les recuerda lo sucia que la tienen. (No) será justicia.

Hernán Jose Molina


Pedro de Villalba 415


Yerba Buena

LUZ URBANA DEFICIENTE

El cambio de focos realizado por la Municipalidad en Mendoza al 2.300 ha dejado la calle precariamente iluminada. Entendemos que para ahorrar el consumo se colocaron focos LED pero los mismos son de luz blanca y de menos W. Lo que quiero expresar es que también existen los focos LED de luz amarilla que es más intensa, y se debería haber respetado los W que teníamos. Con este cambio no exponen más a los delincuentes, entorpeciendo el trabajo de Alerta Tucumán. Solicitamos a la Municipalidad reemplazar estos focos por otros LED de luz cálida y con más W ya que nuestra zona quedó sumamente insegura.

Martina Lucena

[email protected]

Comentarios