El Poder Ejecutivo garantiza el poder adquisitivo a los estatales con la cláusula gatillo

El Gobierno propuso a los maestros una suba del 25% con un reajuste por inflación. Los docentes confirmarán el jueves si aceptan la oferta.

26 Feb 2019 Por Martín Soto
1

OFERTA SUPERADORA. Los dirigentes del Frente Gremial Docente durante la reunión con los ministros de Eduación, de Gobierno y de Economía. COMUNICACIÓN PÚBLICA

En un año marcado por el ritmo electoral, el Gobierno demostró que está dispuesto a jugar fuerte en las paritarias. Su oferta garantiza el poder adquisitivo a los agentes estatales.

En lo que fue la cuarta reunión con los dirigentes del Frente Gremial Docente (FGD), el equipo de ministros a cargo de las negociaciones elevó la oferta de recomposición salarial al 25% (la anterior había sido del 23%). Además, bajó sobre la mesa la carta que los maestros habían definido como “primordial” para un trato: la cláusula gatillo.

“Con esta oferta el piso pasa a ser del 25% y el techo es la inflación”, precisó el ministro de Gobierno y Justicia, Regino Amado, en diálogo con LA GACETA.

La respuesta oficial de los educadores se conocerá el jueves a las 11. No obstante, en la Casa de Gobierno confiaban en que ese encuentro sea sólo para rubricar el acuerdo y confirmar que el ciclo lectivo 2019 comenzará el miércoles 6 de marzo.

Números finos

Alrededor de una hora duró el encuentro que mantuvieron los representantes del FGD, David Toledo (ATEP), Isabel Ruiz (APEM) y Edgardo Bessone (AMET), con los ministros Amado, Eduardo Garvich (Economía) y Juan Pablo Lichtmajer (Educación). Al finalizar, informaron que la oferta es un incremento salarial del 25% en dos partes iguales: 12,5% a pagar el 1 de marzo y la segunda mitad el 1 de septiembre. La propuesta incluye la cláusula gatillo para ajustar los salarios a los aumentos de precios. El año pasado este ítem les permitió a los trabajadores estatales un incremento salarial del 47,8%. El Banco Central (BCRA) proyecta en 2019 una inflación del 29%.

“Veo (a los dirigentes) con buena predisposición. Lo han tomado con mucha cautela, pero creo que el Gobierno ha accedido a la mayoría de sus pedidos”, señaló Amado. Además, reveló que una suba del 25% representa un desembolso mensual adicional de $ 1.400 millones.

El ministro Lichtmajer destacó el diálogo que hubo en las negociaciones y se mostró optimista sobre el ofrecimiento. “Se ha hecho una propuesta superadora porque la voluntad es clara: cuidar el salario de los docentes. Hay que evitar por todos los medios el conflicto, la grieta y la confrontación”, reflexionó luego del encuentro.

Toledo, vocero del FGD, aclaró que pondrán en consideración de los docentes la oferta, aunque opinó que consiguieron condiciones “totalmente superadoras”. “Conforme lo que digan los delegados asambleístas de las diferentes instituciones, vamos a traer la respuesta el día jueves”, dijo. Ese encuentro fue pactado para las 11. En caso de haber “humo blanco”, el acta acuerdo será rubricada ese día por el gobernador Juan Manzur y su vice, Osvaldo Jaldo.

Revisión y correlato

La cláusula gatillo sirve para ajustar los salarios estatales a los aumentos de precios usando como referencia el Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) para la región del NOA. A diferencia de 2018, los educadores solicitaron que las revisiones este año sean tres: en junio, en septiembre y en diciembre.

El titular de la cartera de Gobierno y Justicia ponderó que se haya incluido la cláusula gatillo. “La noticia es sobresaliente porque es un reclamo de los docentes, pero también lo vienen haciendo en forma mediática algunos otros gremios con los que después continuaremos las negociaciones salariales”, analizó Amado en una rueda de prensa. Y aseguró que los otros gremios tendrían una oferta similar. “Eso seguramente va a tener correlato con los otros sectores de la administración. De acceder (el FGD), el viernes estaríamos citando a los otros gremios para la próxima semana”, adelantó.

Aunque el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) no participa de las paritarias, el referente local, Bernardo Beltrán, había considerado que era necesario mantener la cláusula gatillo y que el piso del incremento debía ser del 30%. “Lo que fija el Estado es lo que les corresponde a los docentes privados”, explicó en ese sentido el dirigente.

A principios de 2018, el Gobierno tucumano había acordado un aumento del 17%, ya que el BCRA estimaba que el IPC aumentaría 15%. Con la cláusula gatillo, los estatales recibieron una recomposición del 47,4%. Para igualar al IPC del Indec, resta otorgar un ajuste del 0,4% retroactivo a diciembre.

Comentarios