Roberto Gómez: “Pido Justicia porque soy inocente y no tengo nada que ver en esto”

Antes de que el tribunal pasara a deliberar, en la sala del juicio se escucharon las declaraciones de los tres imputados por el caso.

26 Feb 2019
1

IMPUTADO. Las palabras de Roberto Gómez cerraron la etapa de debate y dieron paso a las deliberaciones. la gaceta / fotos de jorge olmos sgrosso

“Hace cinco años que yo también busco Justicia”, señaló Roberto Luis Gómez, el único imputado por el secuestro y el posterior crimen de Paulina Lebbos. Lo hizo al hacer uso de su derecho de hablar por última vez ante los jueces Rafael Macoritto, Carlos Caramuti y Dante Ibáñez.

Desde que comenzó el juicio, el acusado mantuvo un perfil bajo. Habló lo justo y necesario y fue un testigo privilegiado de las disputas que mantuvieron los otros acusados y sus defensores. “Esta búsqueda causó mucho dolor a mis padres y a mis hijas. Estuve tres años privado de mi libertad injustamente. El debate, que duró más de un año, generó mucho sufrimiento en todo mi entorno”, señaló ayer por la mañana.

Gómez fue acusado del secuestro y el crimen de la estudiante universitaria porque introdujo el chip de una línea que estaba a su nombre en el celular de Paulina tres horas después de su desaparición. Durante el juicio, que duró más de un año, no pudo explicar porqué el aparato llegó a sus manos. Sí dijo que estuvo en una fiesta del cumpleaños de abuela que se realizó en San Andrés.

En el requerimiento a elevación a juicio, el fiscal Diego López Ávila no lo acusó directamente del homicidio, sino que consideró que habría participado junto a otras personas que no pudieron ser identificadas hasta el momento.

“No soy poderoso; no estoy vinculado al poder como pretendieron hacer creer. Soy una persona común y corriente, como muchas”, señaló cuando habló ante los jueces el hombre que reconoció haber sido empleado de la comuna donde actualmente reside y que fue nombrado antes de quedar detenido en el caso.

Padecimientos

Gómez recordó en más de una oportunidad todos los problemas que debió afrontar su familia cuando permaneció más de dos años detenido en el penadl de Villa Urquiza. “Mi familia subsistía por las cosas que le daban los vecinos o las rifas que se hacían para darle dinero”, relató.

Sobre el trámite del juicio, dijo: “me ha afectado mucho. Muchas veces no pude volver a mi casa porque no tenía dinero para costearme el pasaje o porque teníamos audiencia de mañana y de tarde”. “Siempre le he pedido a Dios que llegue este día y que se termine”, declaró.

En uno de los momentos más emotivos de su declaración, Gómez se dirigió directamente al Tribunal para decirles: “les pido que sean justos, imparciales, y que hagan Justicia”.

“Sufrí mucha injusticia desde hace cinco años. Cuando se permite una injusticia de esta naturaleza, por el camino vienen más injusticias”, señaló al borde del llanto.

“Lo único que le quiero pedir al señor presidente y a los señores vocales, es lo que le pedí a Dios siempre: que les dé sabiduría para que ustedes puedan tomar una sabia decisión y nada más”, agregó mientras miraba fijamente a los miembros del tribunal. “Quiero justicia, que es lo que necesito en mi vida y en la vida de mi familia, para que dejemos de sufrir por todo esto. Soy inocente, no tengo nada que ver con esto”, concluyó. (Por Facundo Valero)

Comentarios