Los chicos de los Valles aprendieron los secretos del universo

El proyecto “Explorando el Sistema Solar y más allá” recorrió Amaicha del Valle, Tafí del Valle, Colalao del Valle, San Pedro de Colalao, Santa María (Catamarca) y Aguilares.

22 Feb 2019 Por Magena Valentié

Vestida de novia, la Vía Láctea se recuesta sobre el cielo limpio y deja que la contemplen. Los chicos de los valles y de las zonas rurales en general acostumbran a contemplar su larga cola iluminada cada noche.

Pero no siempre se imaginan que, además de las estrellas, hay planetas que giran alrededor del Sol y asteroides que surcan el espacio. En estas vacaciones ellos pudieron conocer un poco más del sistema solar y de los misterios del Universo gracias a la feliz idea de un profesor de astrofísica y un técnico en informática del Ministerio de Educación que decidieron salir al interior de la provincia a dar clases de Astronomía.

Los chicos, tan fascinados como sus padres, tíos y abuelos, asistieron, por primera vez, a un aprendizaje que no se dio ni en la escuela ni durante el día. Sino de noche y bajo las estrellas.

Los protagonistas de esta experiencia son el ingeniero en electrónica y docente Juan Carlos Márquez y el especialista en informática Víctor Domínguez, ambos de la Coordinación de Educación Digital del Ministerio de Educación de la Provincia. “Después de la muestra anual Educatec que se hizo el año pasado en el Ciidept, nuestro coordinador de Educación Digital, Ramiro Torres, nos preguntó ¿para cuándo la gira por el interior, profe Márquez? A mí no me tenían que decir dos veces. Enseguida me puse a organizar un proyecto para entretener y difundir las ciencias en las plazas del interior tucumano”, cuenta el siempre entusiasta profesor Márquez.

PROYECCIONES. Los chicos se divierten y aprenden.

En pleno enero, el proyecto “Explorando el Sistema Solar y más allá” recorrió los pueblos de Amaicha del Valle, Tafí del Valle, Colalao del Valle, San Pedro de Colalao, Santa María y Aguilares. A cada lugar llegó con todo el cargamento digital y lo desplegó en la plaza de cada comuna. Una de las mayores atracciones fue un simulador astronómico que permite viajar en el tiempo y el espacio y ver todo el Sistema Solar (se usa el software Celestia). Los chicos observaban maravillados las estrellas, los planetas, los satélites y los cometas que aparecían en las pantallas. Se utilizó un proyector y un equipo de sonido y se mostraron videos con los descubrimientos de Galileo Galilei, Kepler y de otros científicos.

“Le sumamos una simulación práctica con pelotas de distinto tamaño. El color era importante para simular los planetas y ubicarlos según su disposición en la naturaleza. Se podían ver los movimientos de rotación, de traslación y atracción gravitatoria”, explica el profesor Márquez.

“Por último, con un modelo en miniatura del Sistema Solar los chicos pudieron apreciar los giros de los planetas y los satélites alrededor del Sol. Los planetas se movía gracias a un engranajes”, agrega.

Cada vez que llegaban a un nuevo lugar los docentes hacían alguna presentación en la escuela y, sobre todo, convocaban a todo el pueblo por la radio del lugar. En algunos sitios, como en Amaicha del Valle, tuvieron que esperar a que deje de llover para comenzar a montar la pantalla, el cañón y poner el bafle. “En la plaza había unas 200 personas, que nos miraban con atención. Todos hacían silencio y esperaban expectantes a que comenzara el espectáculo. Uno como docente percibe en esos instantes la potencia de la palabra y el disfrute generalizado cuando hacíamos la exposición de luz y sonido”, dice el docente, lleno de emoción.

En Colalao del Valle los niños que, al principio se mostraban vergonzosos después participaban con soltura. No solo había que soportar la lluvia, sino también a veces el viento. En Tafí del Valle, en una noche con niebla pudimos hacer la demostración en la explanada circular de la plaza, con los niños sosteniendo pelotas con diferentes velocidades de giro que representaban los planetas”, gráfica.

En San Pedro de Colalao el equipo estaba integrado por los docentes Fátima Silva, Nazarena Aragón, Ricardo Aragón, Sandra Vergara, Elena Miroli, Patricia Pompone y Márquez. En Aguilares colaboraron Gladys Brizuela, Fermín Brizuela, Silva, Aragón y Vergara. A pesar del calor nadie quería perderse el espectáculo. Cada función duraba una hora y media y terminaba con preguntas y el obsequio de cascos de astronautas de utilería que los docentes fabricaron para ellos. Cada acierto de los chicos se premiaba con aplausos.

Si esta noche elevan los ojos pueden ver algo más que un bonito vestido de estrellas. Ahora los chicos pueden distinguir los planetas y llamarlos por sus nombres: ahí está Venus, allá Marte y aquel es Saturno...

Comentarios