“Un besito y chau”

21 Feb 2019

Sin saber que una ordenanza había sido aprobada en el Concejo Deliberante capitalino, una urbanista pensaba de qué manera podía colaborar para despejar la cuadra del colegio donde asisten sus hijos. Y recordó un programa que ya se aplica en algunas ciudades de España y Brasil. Se trata de “Kiss & Go”. Traducido sería algo así como “un beso y chau”.

“El gobierno municipal pone cuidadores para que reciban a los niños en puntos cercanos a la escuelas. Puede ser a una o a dos cuadras, y con esas personas los niños caminan a la escuela. Con ello descongestionan el tránsito, la zona frente a los establecimientos, y los chicos hacen minicaminatas, sociabilizan, tienen más autonomía”, explicó Verónica Mansilla, arquitecta tucumana (creadora de 1319.TreceDiecinueve). Cree que es otra medida para intentar solucionar el mismo tema: la congestión del tránsito y la inseguridad en el ascenso y descenso de los escolares.

“No conozco la ordenanza, pero creo que es medio exorbitante despejar una cuadra completa para los padres, porque lo que terminará pasando es que al horario de salida, sobre todo, va a estar lleno de autos de padres haciendo tiempo. Si se quiere fomentar que pasen y sigan, no habría que darles tanto espacio para que estacionen. No sé cómo harán el control desde la Municipalidad para que sea tan sólo para ascenso o descenso”, opinó la arquitecta, que pertenece a una red latinoamericana de ciudades y (personas) del proyecto de Tonucci.

Comentarios