“Hay que fijar las bases para Alfaro 2023”

Durante el “cabildo abierto” del PJS se lanzó la doble candidatura: a retener la intendencia este año y a gobernar la provincia en el futuro. En su discurso, Berarducci expuso las aspiraciones del jefe municipal. Una multitud en CC. Globos, papelitos y Tina Turner.

20 Feb 2019 Por Martín Soto

Un escenario de 360 grados en el corazón de la cancha principal del club Central Córdoba fue el epicentro de innumerables cuestionamientos hacia la gestión del gobernador Juan Manzur. Pantallas gigantes, globos celestes y blancos, máquinas que lanzan papeles picados y fuegos artificiales fueron parte del cotillón que desplegó el Partido por la Justicia Social Oficial (PJS), en un “cabildo abierto” que sirvió para poner en marcha oficialmente la campaña del intendente Germán Alfaro, que va por la reelección.

Con más de 30° y con el sol todavía golpeando las cabezas, miles de personas llegaron al club desde la tarde para apostarse en los cuatro costados de la plataforma. Temas como inseguridad, narcotráfico, drogadicción, corrupción y los servicios de agua y cloacas fueron abordados por una decena de oradores, entre ellos los concejales Rodolfo “Johny” Ávila y Raúl Pellegrini, el secretario de Servicios Públicos Carlos Arnedo y el legislador Alfredo “Fredy” Toscano.

Minutos antes de las 21 las luces se apagaron. En las pantallas apareció una joven Tina Turner entonando “The Best” (El Mejor) durante un recital en los 90. En ese momento, y a través de un cordón humano formado por decenas de jóvenes, el intendente subió al cuadrilátero, como si de un boxeador se tratara, y fue bañado por una lluvia de papeles picados. Abajo, en tanto, los asistentes levantaban carteles con el logo del PJS y vitoreaban al jefe municipal, que saludaba a los cuatro costados y se agachaba a chocar las manos con los más cercanos.

Las primeras palabras de Alfaro estuvieron dedicadas a su padre, José, que falleció el fin de semana. “El mejor tributo que le puedo rendir es seguir luchando con ustedes en el marco de la buena fe, para que podamos tener un país, una provincia y un municipio mejor”, expresó ante el aplauso de los militantes.

UNIDAD. “No seamos enemigos entre nosotros”, solicitó Berarducci.

Se esperaba que a continuación el presidente del PJS iniciara un discurso de año electoral, dirigido principalmente hacia Casa de Gobierno. No obstante, les cedió la palabra a tres jóvenes para que expresaran sus inquietudes y sus expectativas sobre Tucumán. Así fue que Leandro, Sol y Alina se dirigieron a la multitud, manifestando sus preocupaciones por el avance de la droga, solicitando trabajo y educación real y no para las fotos, y pidiendo a otros jóvenes que dejen de ser espectadores y se involucren en la política.

Luego, en rueda de prensa, Alfaro ponderaría el rol de la juventud y afirmaría que desde el PJS buscarán contener a quienes tengan vocación e interés de participar. “Queríamos que los jóvenes fueran las estrellas, que ellos manifestaran lo que pensaban. Y habían jóvenes con distintas posiciones políticas. Son ellos los que han provocado los últimos debates más grandes en nuestro país”, advirtió.

Contundentes

El discurso de campaña apareció posteriormente en la voz del secretario de Gobierno municipal, Walter Berarducci. El vicepresidente del PJS lanzó chicanas hacia oficialismo provincial y destacó que los militantes que participaron no fueron arriados ni llegaron en ómnibus. Además, arengó a los seguidores a respaldar al jefe municipal en 2019 y lo postuló de cara a 2023. “¡En el PJS tenemos que hacer de nuevo intendente a Germán Alfaro en 2019, fijando las bases para Alfaro gobernador 2023!”, exclamó. Más tarde, el intendente diría que la postulación “es un anhelo de la gente” y que por ahora está “más preocupado en terminar la gestión como intendente”.

Berarducci, además, pidió unidad dentro del espacio. “No seamos enemigos entre nosotros, el enemigo está afuera. Seamos pícaros porque el rival es muy grande. Todos juntos les vamos a decir: basta Manzur, basta Alperovich y basta Jaldo”, bramó ante los seguidores del PJS.

DECORACIÓN. Cada militante tenía un cartel con el logo del partido.

Posteriormente tomó el micrófono la diputada Beatriz Ávila, que centró su discurso principalmente en el feminismo y el rol de la mujer en la sociedad. “Las mujeres somos el verdadero motor de inclusión; ninguna mujer vale menos que un hombre; y el Tucumán que yo sueño es de igualdad”, fueron algunas de las frases que exclamó.

Alfaro, finalmente tomó la palabra a las 21.30, pero fue muy escueto. Expresó que los jóvenes están creciendo en “una sociedad en descomposición”, cuestionó nuevamente la designación como vocal de la Corte Suprema de Daniel Leiva -aunque sin mencionarlo- e invitó a quienes no se sienten contenidos en otros espacios políticos. “¡Nos han robado la alegría, la esperanza, la fe y el entusiasmo. No dejemos que nos roben la dignidad!”, sostuvo en el cierre de su discurso, antes de otra lluvia de papelitos y largos minutos de pirotecnia.

Ya con el telón abajo, el presidente del PJS confió que el de anoche fue el acto en el que más nervios sintió. Además, antes de retirarse de Central Córdoba en una camioneta, insistió con que las autoridades gubernamentales no están guiando la provincia. “Están naturalizando muchas cosas, como las muertes. Tucumán está bañado en sangre”, consideró ante la prensa. Así pasó el primer acto de campaña de Alfaro.

Comentarios