Los massistas se oponen a que la UCR ingrese en el proceso

Los dirigentes del Frente Renovador descalificaron a los radicales: dijeron que sus papeles no están en regla y que carecen de seriedad.

20 Feb 2019
1

La Unión Cívica Radical (UCR) debe ser marginada del pleito que habilitó -a medias- la anticipación de los comicios provinciales, según sus promotores, Víctor Arias y Mariela Martín Domenichelli, dirigentes del Frente Renovador Auténtico. Los políticos locales afines a Sergio Massa manifestaron que los papeles del partido radical no están en regla y que, por ende, no puede ser admitido como tercero interesado en el resultado del litigio. Además, los massistas dijeron que el funcionario municipal y correligionario José Luis Avignone carecía de la seriedad necesaria para ser considerado amigo del tribunal. Ambos planteos han de ser resueltos por la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, que el 28 de febrero quedará desintegrada por la jubilación con el 82% móvil de Horacio Castellanos, hoy de vacaciones (se informa por separado).

La eventual aceptación o el posible rechazo de la UCR como tercero interesado daría pie a esa fuerza política para acudir a las instancias judiciales superiores. La impugnación del fallo que anuló el inciso 6 del artículo 43, que establece la pauta de agosto, hoy depende del Poder Ejecutivo a cargo de fijar la fecha de la votación. Según pudo averiguar este diario, la Fiscalía de Estado no habría recurrido la sentencia del 28 de diciembre y el plazo legal para hacerlo ya feneció. La Sala I compuesta por Juan Ricardo Acosta y Castellanos -hasta el 28 de febrero- tiene pendiente expedirse sobre el recurso que interpusieron los massistas para que aclaren que la anulación del plazo de agosto contenido en el inciso 6 del artículo 43 también alcanza al artículo 100 de la Constitución de Tucumán.

En ese proceso complejo, Arias y Domenichelli atacaron el poder de 2007 que esgrimió el abogado Guillermo Gordillo Aráoz para pedir la intervención de la UCR como tercero interesado. Los massistas dijeron que el partido estaba acéfalo y que cualquier acto practicado en su nombre debía ser ratificado. Y añadieron que no entendían cuál era el interés de la UCR en un proceso que sólo los involucraba a ellos y al Poder Ejecutivo. Los dirigentes reivindicaron su derecho a reclamar la inconstitucionalidad de la norma constitucional que, al establecer la votación en agosto, los obliga a competir dos veces en el mismo mes (en las primarias nacionales y las generales provinciales). “No debemos olvidar que quienes se presentan como UCR mantienen una alianza con Cambiemos, y pasan por alto que el Gobierno nacional ha generado la devastación más crítica y profunda de la historia económica de la Argentina (...). En este contexto, pedir a la gente que vaya a votar en dos procesos electorales con dos semanas de diferencia suena por lo menos absurdo e irracional, y para los partidos políticos materialmente imposible”, criticaron.

En cuanto a la pretensión de Avignone de emitir opinones no vinculantes con el carácter de amigo del tribunal, los massistas expresaron: “la participación del solicitante no puede ser admitida puesto que carece de objetividad así como de la necesaria seriedad que justifica un planteo de esta naturaleza. Es evidente que su presentación responde a una maniobra política francamente alejada de la rigurosidad que estructura un proceso judicial. En tal sentido, no está acreditado que Avignone tenga especialidad en la materia sobre la que versa el litigio para ilustrar al tribunal”.

Comentarios