Obispos condenan el deterioro ambiental

Tras reunirse en Salta, los prelados manifestaron su preocupación por las consecuencias socioambientales de la explotación económica La declaración contiene denuncias contra la tecnocracia y un llamado al cuidado del ambiente y las comunidades.

08 Feb 2019
1

PREOCUPACIÓN. Los prelados del NOA dijeron que “nadie puede ser indiferente ante el grito de los pobres y de la madre tierra”. aica

Los obispos del noroeste argentino (NOA) condenaron el deterioro del medio ambiente yel aumento de la pobreza. En un comunicado conjunto emitido después de la reunión que mantuvieron en Salta entre el 4 y el 6 de febrero, los sucesores de los apóstoles atribuyen al “paradigma tecnocrático” la responsabilidad por lo que calificaron de “crisis socioambiental”. Al documento lo firman, entre otros, Carlos Alberto Sánchez, arzobispo de Tucumán, y Luis Héctor Villalba, cardenal arzobispo emérito de esa provincia.

En el texto, los encargados de las diócesis del NOA manifiestan su preocupación por la lógica economicista, que desplaza a un segundo plano la dignidad de la persona y la justa distribución de los bienes para el desarrollo humano integral. “Consideramos importante resaltar la conexión entre el modelo económico extractivista y el clima, el agua y el modo de vida de las comunidades. Esto genera nuevas formas de pobreza que expulsan a las personas de sus propios lugares de origen y las postergan cada día más”, denuncian.

Los obispos también sostienen que la expansión indiscriminada de las fronteras agrícolas y el desmonte de grandes extensiones de bosques nativos afectan seriamente al conjunto del hábitat. “Los suelos se vuelven vulnerables a la erosión provocada por las lluvias, que trae como consecuencia inundaciones cada vez más frecuentes”, señalan en la declaración.

Tras estas denuncias, los obispos adoptan una postura más constructiva: “apoyamos decididamente a las comunidades que reclaman su derecho a participar en las decisiones que afectan a su vida personal y familiar, y a los recursos naturales donde se desarrollan la vida y la cultura”.

Además, el documento reclama que las parroquias, escuelas, universidades y comunidades “den testimonio de una cultura que respeta, ama y defiende la vida humana y toda la creación, porque toda vida vale”.

Los sacerdotes de alto rango también toman nota de las próximas elecciones: “al comienzo de este año electoral en nuestra patria y en el marco del sínodo de la Amazonía (la reunión sobre ecología convocada por el papa Francisco para octubre) en la Iglesia, consideramos que nadie puede ser indiferente ante el grito de los pobres y de la madre tierra, sobre todo los que tienen la capacidad de tomar decisiones al respecto”.

La carta se titula “Entre todos cuidemos la casa común”. Además de Sánchez y Villalba, la suscriben los obispos de la Santísima Concepción, José María Rossi; de Santiago del Estero, Vicente Bokalic; de Añatuya, José Melitón Chávez; de Jujuy, César Daniel Fernández; de Catamarca, Luis Urbano; de La Rioja, Dante Braida, y de Orán, Luis Scozzina. También rubrican el texto el obispo auxiliar de Santiago del Estero, Enrique Martínez Óssola; el obispo prelado de Humahuaca, Pedro Olmedo; el obispo coadjunto de Humahuaca, Félix Paredes; el obispo prelado de Cafayate, José Demetrio Jiménez, y el arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello.

Finalmente, los prelados lamentan que “estas no son desgracias que Dios manda, sino males que el hombre hace”.

Comentarios