Cómo impactará en los usuarios residenciales el incremento en la tarifa de la electricidad

En el Ersept indicaron que las subas dispuestas por la Nación comenzarán a reflejarse a partir de las facturas de marzo. La luz aumentará hasta un 35% a partir de este mes. Los ex beneficiaros de la tarifa social pagarían hasta un 80% más.

07 Feb 2019 Por Martín Soto

A partir de marzo impactará de lleno en las boletas de la luz la primera de las subas autorizadas por la Casa Rosada para 2019. Desde este mes se incrementará hasta un 35% la tarifa de electricidad, totalizando alrededor de un 55% hasta agosto, según dispuso en diciembre la Secretaría de Energía de la Nación, que en aquel momento estaba en manos de Javier Iguacel y ahora comanda Gustavo Lopetegui.

Santiago Yanotti, vocal del Ente único de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept), detalló que el precio de la energía se modificará en los próximos días, cuando emitan la resolución. “Estamos trabajando para que en Tucumán la suba sea lo inferior posible, pero no será mucho menos que eso. Subió mucho el precio de la energía y la potencia”, explicó el funcionario. En ese sentido, indicó que las facturas serán más o menos abultadas dependiendo de cuántos días hayan transcurrido con la nueva tarifa hasta el momento de la lectura del medidor.

Cómo puede impactar

El costo mayorista de la electricidad y del transporte son definidos por la administración nacional. Representa entre el 60% y el 70% del valor total de la factura que cada usuario del servicio eléctrico recibe en su domicilio.

La determinación del incremento dependerá de la potencia que requiera la vivienda y, por ende, la categoría que revista el usuario del servicio.

Yanotti señaló que alrededor de un 66% de los 515.000 usuarios residenciales de EDET consumen menos de 300 kWh bimestral, lo que sería un gasto promedio. En facturación, eso traduciría en unos $797 (sin impuestos). Según estimó, a partir de la nueva tarifa, los 300 kWh aparecería en la boleta por un valor aproximado de $ 846 (sin impuestos). “Eso sería una factura promedio. El tema es la gente que por ahí tiene electrodomésticos ineficientes o que viven muchas personas en una misma casa. Sabemos que en esos casos llegan facturas de más de $ 4.000. Realmente es muy difícil pagar ese precio de luz”, manifestó el vocal del Ersept.

En el caso de aquellos usuarios cuyos consumos bimestrales estén entre los 400 y 500 kWh, que actualmente abonan unos $1.400 (sin impuestos), el valor pasará a $1.500 según se detalló en el sitio de EDET. El cuadro de la variación del costo de energía eléctrica de los clientes residenciales está disponible en https://www.edetsa.com/edet/informacion-util/costo-consumo-clientes-residenciales.

Yanotti aseguró que el órgano que integra está terminando de hacer los cálculos de los nuevos valores de los kWh ya que, en base a ello, se deben recalcular los consumos hasta ciertos topes. “Lo podés cargar más a unos (usuarios) que a otros. Nosotros tenemos que ‘castigar’ al que consume más, como una forma de incentivar la eficiencia. Pero estamos tratando de hacerlo lo más equitativo posible, sabiendo que son elevados los precios de la energía”, señaló el funcionario.

En el portal de EDET se detalla que los usuarios residenciales que realicen un ahorro mayor o igual al 20% serán beneficiados con una tarifa reducida.

Tarifa Social

Los ex beneficiarios pagarían un 80% más

El vocal del Ente único de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept), Santiago Yanotti, se manifestó preocupado por las 160.000 familias tucumana que se quedaron sin el beneficio de la tarifa social de la Nación, lo que impactaría -según dijo- en una suba de hasta el 80% en sus facturas debido al nuevo incremento en el precio de la luz. A través de la Resolución 366/2018, la Secretaría de Energía de la Nación decidió eliminar ese beneficio a partir del 1 de enero pasado. “No es cierto que estaba acordado, no estaba en el Consenso Fiscal firmado por la Nación y las provincias. Lo eliminaron de sopetón”, protestó. En ese sentido, afirmó que el gobernador Juan Manzur le pidió al Ente y al Ministerio de Economía que trabajen en una propuesta. “Con el Presupuesto ya votado no tenemos mucho margen. Esperamos entre esta semana y la próxima acordar iniciativa para presentársela al gobernador”, agregó Yanotti. El funcionario explicó que se están debatiendo los criterios, ya que la tarifa social era subsidiaba por kilovatios. “Para la Provincia es muy difícil cubrir eso porque no sabe si van a subir el valor y cuándo (lo dispone la Nación). Hasta agosto tenemos precios, después no sabemos. Entonces se está buscando algo distinto, algo para que el Gobierno pueda tener previsión y que a la gente le sirva”, detalló, al tiempo que remarcó que Tucumán cuenta con una tarifa diferencial, denominada “Tarifa de Interés Social”, para proteger a lo sectores más vulnerables de la provincia.

Transporte

El precio del boleto será modificado en marzo

A pesar que desde el sector empresarial insisten -al menos desde diciembre- con que el precio del boleto urbano debe pasar de los $ 15,50 actuales a los $ 29, las autoridades del Concejo Deliberante de la capital afirmaron que no se modificará el valor del viaje en ómnibus hasta marzo, cuando comience el periodo de sesiones ordinarias. Sin embargo, adelantaron que a partir de la próxima semana comenzarán solicitar informes y documentación, además de convocar a reuniones, para ir estudiando y analizando cuál debería ser el nuevo precio del boleto urbano. El presidente del Concejo Deliberante de la capital, Armando Cortalezzi, se había negado a sesionar a finales del año pasado para conceder un nuevo ajuste (iba a ser el tercero en 2018). Los directivos de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) exigen una modificación en el pasaje, en medio de un conflicto salarial con la UTA, que anunció un paro por 24 horas para mañana.

Agua

No están previstas subas en la factura de la SAT

Al menos en el corto plazo, no está previsto un incremento en la tarifa del agua. Así lo manifestaron voceros de la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT) y del Ente único de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept). En septiembre del año pasado, luego de 70 años, se modificó el esquema tarifario de la empresa con participación mayoritaria del Estado. Luego de las audiencias públicas que se realizaron en febrero de 2018, se resolvió modificar la fórmula de cálculo de consumo presunto. “Salimos del régimen de acuerdo a los metros y la ubicación de la vivienda, y pasamos a un régimen que considera a la gente que vive adentro”, detalló Santiago Yanotti, vocal del Ersept. Advirtió, sin embargo, que lo único por lo que podría subir la tarifa es por inflación. “Para eso la SAT tiene que demostrar que se incrementaron sus costos y pedir que se haga una consulta pública. No se prevén incrementos porque la SAT no ha solicitado y no hay ningún procedimiento en marcha”, señaló.

Comentarios