Encapuchados asaltan a una familia y se llevan $ 250.000 y una camioneta

El asalto ocurrió el jueves a medianoche. Los agresores sorprendieron al dueño de una gomería, su madre y su hermano El vehículo, robado en Famaillá, fue encontrado ayer por la mañana en un descampado de Las Talitas.

02 Feb 2019

“Nos ataron y amenazaron: ‘¡dame la guita, si no los mato!’ “, contó Ramona Domínguez, madre de Guido Aylán, de 54 años, y Agustín Aylán (52), quienes sufrieron el robo de una camioneta Volkswagen Amarok color blanco y $250.000 el jueves por la noche.

El asalto ocurrió en una casa ubicada en el barrio 200 viviendas de Famaillá, y fue protagonizado por cinco delincuentes.

Según información policial, ayer por la mañana habrían encontrado el vehículo en una zona descampada de Las Talitas y estaba en buenas condiciones.

“Hemos vivido lo peor”, comenzó su relato la madre.  “Guido llegó antes que nosotros a la casa. Me contó que cuando llegó, abrió el portón y le aparecieron unos sujetos encapuchados”, expresó.

A los pocos minutos de que Aylán fuera interceptado por los agresores, ella ingresó a la casa junto a su hijo Agustín. Allí encontraron los muebles todos revueltos. “Era todo un desastre. Revolvieron y tiraron todo”, dijo.

“Vimos las luces encendidas y todo desordenado, no entendíamos lo que pasaba. Preguntamos por Guido y nadie contestaba”, añadió. “De la nada salieron cuatro personas con la cara tapada; dos me agarraron a mí y dos a Agustín. Pudimos ver después que había otro hombre que lo tenía a Guido en el piso”. Los intrusos reclamaban dinero mientras golpeaban a sus hijos. “Todo lo que pedían era plata”, expresó.

“Una entregada”

La señora cree que los delincuentes buscaban a su hijo Agustín y además dijo estar segura de que se trató de una “entregada”. “Yo no sabía que lo tenían a Guido tirado en el piso. En realidad ellos buscaban a mi otro hijo, o sea Agustín”. Según ella, los hombres tenían en claro qué buscaban. “A mis hijos los encerraron en una de las habitaciones; a mí me ataron las manos y me llevaron a otra pieza. Por suerte no me lastimaron”, dijo. Las tres víctimas fueron atadas con precintos.

Ramona contó que Agustín trabaja en el ingenio y además vende cubiertas, mientras que el otro hermano tiene un negocio de venta de comida.

“Estos hombres, después de las amenazas y de revolver todo, se fueron para la cochera, donde mi hijo tiene las cubiertas”, agregó.

De acuerdo a la información oficial, los delincuentes habrían sustraído de la vivienda $250.000 en efectivo, cubiertas del negocio de Aylán y una camioneta Volkswagen Amarok blanca. En el interior del vehículo habría estado la billetera de Agustín junto a documentación personal, contó la madre.

“Los delincuentes fueron muy agresivos, estaban armados y con la cara tapada. Golpearon a mis hijos”, continuó.

Según la dueña de casa, Agustín tenía un dinero guardado pero jamás se imaginó que podía suceder algo así. “Es la primera vez que nos pasa algo como esto”. Dijo que ella y sus dos hijos viven en esa casa y que la camioneta es propiedad de Agustín. “Apenas ingresaron a la cochera, los delincuentes se fueron en el vehículo. Entonces llamamos a la Policía y mi hijo hizo la denuncia”, expresó.

Según información policial, Guido Aylán había llegado a su casa en un auto Citroen Aircross cuando lo abordaron los cuatro asaltantes armados. Lo obligaron a entrar a una de las habitaciones. Según la denuncia de Aylán, luego de que los delincuentes los obligaron a poner las manos atrás y los inmovilizaron con precintos, a él lo hicieron que se tapara la cara. “¿Adónde está la plata del Gordo?”, le preguntaban mientras le colocaban cinta adhesiva en la boca.

De acuerdo a la Policía, el otro hermano, al llegar minutos después con su madre, les habría dicho a los intrusos que el dinero estaba en uno de los cajones del escritorio.

Los delincuentes no se conformaron y reclamaron más dinero, apuntando a los tres con las pistolas y amenazándolos de muerte.

Guido añadió que luego de las amenazas escucharon que encendieron el motor de un vehículo y escaparon. Cuando las tres víctimas pudieron desatarse y salir de las habitaciones descubrieron que la camioneta Amarok no estaba en el garaje y que se habían llevado el dinero.

A 40 km. de distancia

La camioneta fue hallada horas después, a las 8.30, entre pastizales por efectivos de la Patrulla Motorizada, en Las Talitas, a unos 40 km. de Famaillá. El rodado se encontraba en buenas condiciones y con la llave puesta.

Intervino en la causa el Juzgado de Monteros, que ordenó secuestrar el vehículo hasta tanto avance la investigación.

HALLAZGO. La camioneta Volkswagen Amarok color blanca fue encontrada por la Policía en Las Talitas.

Comentarios