Occidente completa el sitio del Palacio de Miraflores - LA GACETA Tucumán

Occidente completa el sitio del Palacio de Miraflores

El apoyo a Guaidó ya es casi unánime Cada vez más aislado, Maduro se apoya en el Ejército. Duque, Pence y Bolton pronostican que al régimen le queda poco.

02 Feb 2019
1

CERCADO. Maduro tiene al Ejército, pero la presión exterior es enorme. reuters

El 2 de febrero de 1999, Hugo Chávez asumió por primera vez la presidencia de Venezuela. En su discurso de ese día, Chávez juró por Dios, la patria y “esta moribunda Constitución”. Poco después, el nuevo presidente cumplió su juramento: la Constitución de 1961 sobre la que había jurado murió el 15 de diciembre de 1999, cuando los venezolanos aprobaron en un referéndum una reforma constitucional redactada en soledad por el chavismo. 20 años después, el 2 de febrero de 2019, la columna vertebral del chavismo ya no es la Constitución sino el Ejército.

Ayer, en una supervisión de maniobras militares, Nicolás Maduro defendió el papel central de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en el conflicto por el poder que atraviesa el país. “Estamos enfrentando la mayor agresión política, diplomática y económica que en 200 años de república jamás haya atravesado Venezuela, pero ganaremos esta batalla histórica”, confió. Maduro les exigió máximo apoyo a los militares, que corearon: “¡leales siempre, traidores nunca!”.

Mientras Maduro intenta mantener a los generales a su lado, Occidente completa el sitio del Palacio de Miraflores. El presidente de Colombia, Iván Duque, pronosticó ayer que el cerco diplomático continuará en los próximos días. “Hoy es digno de aplaudir lo que está viendo el mundo y es que a la dictadura de Venezuela le quedan muy pocas horas, porque hay un nuevo régimen institucional que se está creando gracias al trabajo que han jugado Colombia y otros países”, transmitió. El 23 de enero Colombia fue el segundo país, tras Estados Unidos, en reconocer al presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, como jefe de Estado interino de Venezuela. La AN, que considera a Maduro un usurpador, había proclamado a Guaidó como presidente encargado del país ese mismo día.

Entretanto, Guaidó invitó a los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Uruguay, Tabaré Vázquez, a abandonar la neutralidad. “En este momento histórico que atraviesa nuestro país, ser neutral es estar al lado de un régimen que ha condenado a cientos de miles de seres humanos a la miseria, el hambre, el exilio e incluso la muerte”, escribió en una carta abierta. Además, Guaidó los instó a colaborar con un Gobierno de transición que lleve a elecciones libres. “Cualquier otra cosa sólo servirá para prolongar el sufrimiento de millones de venezolanos”, arguyó.

Por su parte, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, también rechazó negociar con Maduro. En un mitin con exiliados venezolanos en Florida, Pence sostuvo que éste no es momento para el diálogo. “Éste es momento para la acción. Ha llegado el momento de terminar la dictadura de Maduro de una vez por todas”, anunció.

Aunque Pence repitió que todas las opciones están sobre la mesa, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, negó en una entrevista radial la inminencia de una intervención militar. “Nuestro objetivo es una transferencia de poder pacífica”, explicó Bolton, que le deseó a Maduro “un retiro largo y tranquilo en una bonita playa lejos de Venezuela”. “Cuanto antes aproveche esa oportunidad, más probable será que no termine en otra zona playera, como la de Guantánamo”, amenazó.

Anteayer, la Eurocámara reconoció a Guaidó como presidente interino de Venezuela. Después, en una conferencia de prensa en Berlín, la canciller de Alemania, Angela Merkel, sostuvo que las elecciones que ganó Maduro en mayo de 2018 no fueron libres. “Queremos contribuir para asegurarnos de que no haya una escalada, pero también para que los venezolanos puedan promover sus propios intereses y eso sólo puede suceder a través de nuevas elecciones”, explicó.

La decisión del Parlamento Europeo aísla más a Maduro, que sólo conserva el apoyo explícito de Rusia, China y algunos aliados históricos del chavismo, como Cuba y Bolivia. Guaidó mantuvo anteayer que a Rusia y China les conviene un cambio de Gobierno, pero el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, niega que Rusia haya recibido mensajes del presidente interino. (Reuters)

Comentarios