Emiratos Árabes Unidos espió a cientos de políticos

Contrató ex agentes de inteligencia de EEUU.

31 Ene 2019
1

TAMIM AL ZANI. Un espiado.

El gobierno de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) hackeó, entre 2016 y 2017, los iPhones de diplomáticos, activistas y funcionarios de gobiernos extranjeros a través de un grupo que conformó con ex agentes de inteligencia de los Estados Unidos según una investigación citada por la cadena norteamericana, NBC.

Entre las personas espiadas por EAU figuran desde el Emir de Qatar, Tamim Al Zani, y un ex alto funcionario de Turquía hasta la activista de derechos humanos yemení, Tawakkul Karman, galardonada con el Premio Nobel de la Paz 2011.

La investigación cita los testimonios de cinco ex agentes de inteligencia que formaron parte de este grupo, bautizado “Proyecto Raven”. Según el artículo, el software denominado “Karma” le permitió al país del golfo Pérsico obtener fotos, correos electrónicos, mensajes de texto, contraseñas e información sobre la ubicación de cientos de objetivos, y mostró además que este tipo de ciberarmas no solo están al alcance de las grandes potencias. La unidad estaba compuesta por norteamericanos que trabajaban como contratistas en Abu Dhabi para los servicios secretos locales y por oficiales emiratíes.

Karma, según los testimonios, podía otorgar acceso remoto a los iPhones con solo cargar los números de teléfono o las cuentas de correo electrónico de los objetivos a espiar. La aplicación no funcionaba con dispositivos Android, ni interceptaba llamadas telefónicas. Sin embargo, a diferencia de otros sitemas, su efectividad residía en que no requería de que las víctimas hicieran clic en un enlace o descargaran algún archivo.

Según los testimonios, esta herramienta se aprovechaba de una falla en iMessage, el sistema de mensajería de Apple, y funcionaba incluso si el propietario del teléfono no utilizaba el programa.

“Era como la Navidad”, consideró Lori Stroud, una ex agente de Proyecto Raven que anteriormente trabajó en la NSA (Agencia Nacional de Seguridad) estadounidense.

Según los agentes citados en el informe, el gobierno emiratí compró Karma a un proveedor extranjero. Los estadounidenses, veteranos de la NSA y otros organismos de inteligencia, habían sido contratados por la empresa emiratí de ciberseguridad DarkMatter.

La existencia de Karma y del grupo Proyecto Raven se conoce en medio de una creciente carrera cibernética en la que Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos compiten por las herramientas y el personal especializado en ciberespionaje, informó la NBC.

Especialistas afirmaron que este tipo de software son altamente demandados y se cree que solo unos 10 países -entre ellos Rusia, China y Estados Unidos- son capaces de desarrollarlos. (Reuters)

Comentarios