Bésame, bésame mucho: Djokovic confía en mantenerse

Es la meta del tenista, luego de ganar otro Grand Slam mostrando un gran nivel.

28 Ene 2019 Por Mariana Apud
1

COPA. El nombre del serbio fue grabado por séptima vez en la “Norman Brookes Challenge Cup”, que lleva ese nombre homenajeando al primer gran tenista de Australia. REUTERS

Es deslumbrante desde afuera y, desde adentro, se siente igual. O con más precisión, como él mismo adjetivó, es de no creer. “Hice 15 errores no forzados en los últimos dos partidos, es increíble para mí”, reconoció Novak Djokovic.

Apenas nueve de esas equivocaciones fueron en la final del Abierto de Australia que le ganó a Rafael Nadal por 6-3, 6-2 y 6-3. Como el español, “Nole” no pasó sobresaltos para llegar a la definición. A diferencia de “Rafa”, Djokovic fue regular hasta el último partido. Regularidad solventada en la devolución del saque: construyó desde cualquier lado un muralla para la bola. Nadal sufrió 34 tiros ganadores, 13 más de los que él logró. Sin herir con su derecha, el golpe que más se destacó en las dos semanas australianas, Nadal hizo 28 errores no forzados.

Ahora bien, apenas empieza la temporada y es inevitable “jugar” con el futuro. ¿Djokovic podrá mantener su propia exigencia? “Creo que puedo, pero obviamente necesito también algo de descanso”, afirmó quien se perfila como el dueño de la vara 2019. Y parece que puede ser el tiempo de más continuidad para “Nole”.... y sus amigos. Nadal y Roger Federer y nadie más. Aunque habrá que aguardar el regreso de Juan Martín del Potro para sumar una amenaza más para “Nole” ante un “cambio de guardia” que no termina de producirse.

Tanto Djokovic, Nadal y Federer, el “Big Three”, se cruzaron con algún integrante del “Next Gen”, los menores de 21 años que asoman para tomar la posta. Pero, entre la vigencia y la juventud, ganó la primera. Djkovic venció a Denis Shapovalov de 19 años, Nadal sacó a Alex de Miñaur, también de 19 y al griego Stefanos Tsitsipas, de 20. Es cierto que este último causó una hecatombe cuando eliminó a Federer, pero, por el discurso del suizo, no caló hondo en sus ambiciones las cuales seguirán retrasando el cambio, ya que horas después anunció que jugará Roland Garros y la gira en polvo de ladrillo. Igual actitud tuvo Djokovic. “Ya pienso en ese torneo”, aclaró. ¿Adivinen a quién le apunta? “En París tengo el reto de poder ganarle a Nadal, el rival a batir”, calculó el serbio, comandante del “Big Three”.

Comentarios