“Si van a regular la actividad, que nos tengan en cuenta”

Los trabajadores callejeros piden al municipio que preserve la fuente laboral del sector.

23 Ene 2019
1

COBRO. El sistema de estacionamiento será licitado por la Municipalidad. la gaceta / (archivo)

“No nos dejen afuera. Queremos cuidar nuestra fuente de trabajo; es lo único que pido. Quiero seguir trabajando. Hace 30 años que me dedico a esto. Lo hago con la profesionalidad que merece”, relató Hugo Daniel Soria, presidente de la cooperativa “Aparkar LTDA” que, junto con el “Centro Mutual de Lisiados”, tuvieron la concesión del pago por el estacionamiento en la vía pública hasta 2005.

“La gente me conoce, me saluda y agradece que esté en la cuadra ayudando. No somos delincuentes. No somos los que rayan o golpean los autos”, expresó, a su vez, Gustavo ‘mocho’ Serrano, de 40 años, padre de tres hijos y cuidacoches que, desde hace 15 años, trabaja en la calle Mendoza al 900. “Me preocupa el futuro de mi familia. No soy millonario, no hago fortuna en la calle como se piensa. Muchas veces, a duras penas puedo llevar comida a mi familia. Si me quitan mi trabajo, hoy a mis 40 años, ¿quién me va a emplear para hacer otra cosa?”, reflexionó.

La polémica de los cuidacoches, o comúnmente conocidos como ‘trapitos’ saltó a la luz por el mensaje que uno de ellos dejó a un vecino de barrio Norte. Esto llevó a que la gestión del intendente, Germán Alfaro, tomara cartas en el asunto y llamara a una licitación. Ese proceso fue anunciado para el 22 de febrero con el fin de que empresas, asociaciones, organizaciones, cooperativas o personas puedan presentarse para hacerse cargo del sistema de estacionamiento pago en las calles de la capital.

En esa línea, Soria afirmó: “no estamos en contra de la Municipalidad. Queremos que se regularice el sistema, pero con nosotros dentro. Queremos aportes jubilatorios y seguro social para nuestros afiliados”, remarcó.

Según Soria, la cooperativa funciona desde 2004 y los que participan se encuentran registrados en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Sobre el sondeo realizado por LA GACETA (plataforma digital), donde un 90% de los 4.528 votantes no estaba a favor del cobro en la vía pública, Serrano afirmó: “la sociedad está confundida. Muchas veces suplimos la falta de policías en las cuadras y funcionamos como vigías. Nunca tuve un solo problema y menos que menos un robo en la cuadra que cuido”.

La exigencia del pago de un monto fijo fue el tema que mayor recurrencia tuvo entre los lectores que comentaron la encuesta. Marcelo Alejandro Zurita, miembro de la cooperativa y padre de tres hijos, comentó: “el pago es voluntario. Respeto las normas legales, no uso papelitos. Vivo más en la calle que en mi casa para pagar los estudios, la comida y la ropa de mis hijos”. Por su parte, Serrano afirmó que existen zonas que ellos desconocen quién cuida. “Normalmente ahí suelen estar los que se drogan o rompen los autos. No prohibo el trabajo a nadie, pero si deberían hacerlo responsablemente porque está en juego la seguridad del vecino”. “La cooperativa no alberga delincuentes, exigimos certificados de buena conducta”, aseveró el titular de la cooperativa.

En esa línea, el secretario de la cooperativa, Daniel Moyano, junto a Soria, afirmó que ha informado a Enrique Romero, titular de la Subsecretaría Operativa de Tránsito y Transporte, acerca de la existencia de imprentas que comercializan boletos apócrifos con el nombre de la cooperativa, el de la Municipalidad, y con un determinado monto de dinero. “Viven a costa nuestra. No damos boletos, ni exigimos un pago fijo. Siempre nos regimos por la voluntad de la gente”, afirmó Soria. Sin embargo, Moyano destacó que “si insisten en que le digamos un monto, no excede los $ 40 (por turno o por día, según los casos)”.

El presidente de la cooperativa afirmó que no se encuentran en igualdad de condiciones para competir en el llamado a licitación. Por otro lado, Soria informó que durante 2015 presentaron el proyecto conocido como “Sistema Prepago Nube” que la Municipalidad “nunca tuvo en cuenta”. Inspirado en el modelo que rige en Córdoba, a través de los cuidadores, se escanearía las chapas patentes de los vehículos, se proporcionaría un ticket y se debitaría el costo a la cuenta del banco del usuario. Así, no “hay dinero de por medio, no se pierde la fuente de trabajo y permite una mayor transparencia”, afirmó Soria.

En Esta Nota

San Miguel de Tucumán
comentarios