Hacia la nueva temporada: los tucumanos ajustan pensando en ganar

Braian Reinoso, Pablo Morán y Pablo Ortega tienen planes ambiciosos para 2019. Luego de un año con buenos resultados, en el caso de los dos primeros, y de uno sin éxito para “Pabloso”, los pilotos tomaron decisiones que pueden resultar clave para ser exitosos en los próximos meses.

20 Ene 2019 Por Mariana Apud
3

TRABAJO. Fabián, papá del piloto, Morán y Carlos González, el preparador.

Pablo Morán

Año nuevo, auto nuevo y categoría nueva

“Lo que hicimos fue muy de corajudos”. Así de simple fue Pablo Morán. El piloto del Rally Argentino explicó de esa manera la compra del Ford Fiesta con el que competirá en la clase Junior de la máxima categoría nacional de los caminos de tierra. El concepcionense no para de agradecer. “Hubo muchos mensajes en las redes sociales. Estaban tan contentos, más quizás, que yo”, contó. Es que lo que él mismo cuenta, lo sabe todo el ambiente “tuerca” tucumano. “Saben que no me sobra nada para correr”, remarcó.

Durante varias temporadas en la RC5, la clase inmediata inferior a la Junior, “Pablito” y su navegante Pablo González pelearon por el título con una estructura menor a la de sus rivales. Trabajo artesanal en el taller del sur tucumano a la vista de todos y en compañía de sus familiares. “Toda mi familia hace un esfuerzo muy grande para que pueda darme estos gustos”, agradeció el subcampeón argentino. “Ojalá que las empresas nos puedan ayudar para ser más competitivos: no quiero ir a pasear, sino andar lo más rápido y ganar desde la primera fecha. Creo que vamos a andar muy bien”, anticipó.

El salto, antes de competir, Morán ya lo siente abrupto. “Lo anduve poco al auto, pero no tiene nada que ver al Ford Ka, sobre todo en aceleración. Además la caja es arrimada, mucho más corta de la que usaba antes, frena mucho más, las gomas son más grandes y el auto es más robusto”, detalló. Pero hay algo que permitirá una especie de liberación para el binomio. “Es un auto que no hay que ‘cuidarlo’ tanto. Al Ford Ka lo andábamos rápido, pero siempre pensando en no romperlo. Eso es algo que jugará a nuestro favor”, indicó Morán.

Braian Reinoso

Toda la atención se la llevará una sola categoría

“Hay que pensar que 2019 será mejor”, dijo un ilusionado Braian Reinoso. La temporada pasada sirve claramente para que el juvenil piloto piense en positivo: Reinoso corrió en tres categorías nacionales: TC2000, Fórmula Renault Plus y Fórmula Renault 2.0. El anhelo tiene más sustento cuando anticipa la estrategia que empleará, distinta a la de 2018. “Quiero concentrarme en una sola categoría”, indicó. “Todavía no tengo confirmado en cuál, pero me gustaría seguir en el TC2000”, deseó Reinoso, que hizo un aporte histórico al automovilismo tucumano cuando en septiembre, en un mismo fin de semana, corrió en la 2.0 (ganó una final) y en el TC2000, hecho que no se registraba desde 1994.

Por el momento, hay más precisiones de lo que Braian no hará, más de lo que hará. “La fórmula la vamos a dejar; creo que ya aprendí mucho”, reconoció. Y está bien que así sea porque los buenos rendimientos en un auto con techo lo habilitan para querer superarse, aunque el cariño hacia las categorías “escuelas” de los monopostos es fuerte. “Pero... si se puede hacer alguna carrerita, la voy a hacer”, dijo entre risas. “Si sigo en el TC2000, será para pelear los puestos de adelante. Y si vengo muy bien, quién dice no pueda pelear por el título. Pero si es otra categoría sumaré experiencia como lo hice el año pasado. Fue mi primer año en un auto con techo y me acostumbré bastante rápido”, analizó.

Pablo Ortega

Tendrá un buen auto para pelear el campeonato

“Supongo que a ellos los entusiasmó algo de mí, por algo me llamaron”, explicó Pablo Ortega. El piloto de Turismo Nacional no tiene identificado con precisión el motivo por el cual el equipo MG-C lo convocó para conducir el Renault Clio de la Clase 2. “A mí me entusiasmó que es un auto que se vio bien en las pistas. Es bueno para pelear un campeonato”, agregó “Pabloso”.

¿Qué puede haber entusiasmado a Mauro García, dueño del equipo de Pergamino, a convocarlo? Ortega es un piloto que muestra estabilidad en cualquier escudería y con cualquier marca de auto. Aunque 2018 fue un año inesperadamente irregular tras un 2017 en el que estuvo coqueteando hasta el final con el título, Ortega fue convocado por colegas de otras categorías nacionales para competir (en los “1.000 kilómetros de Buenos Aires” no pudo correr por una costilla rota, luego acompañó a Lucas Salvatierra en el Turismo Fiat). 

El dato evidencia su buena reputación, sobre todo por su rápida adaptación. “Con este equipo, el contacto lo tengo por ‘andar los boxes’ y hacerme amigo de todos, como me gusta. Me decidí, netamente, por lo económico”, explicó Ortega cuya prioridad será el TN. Sin embargo, dejó  la chance abierta para otra divisional, porque no puede con su inquietud. “Si me invitan a otra categoría y no tengo que gastar, obvio que voy”, reconoció entre risas.

Comentarios