Tras sumar ocho refuerzos, el plantel de San Martín está completo

Retirado del mercado, el “Santo” está listo para la Superliga.

18 Ene 2019
1

BUEN ÁNIMO. En el plantel todos los jugadores conocen el objetivo; el grupo sabe y confía en sí mismo para conseguirlo. la gaceta / foto de DIEGO ARAOZ (archivo)

Desde La Ciudadela, hace unos días, afirmaban que para mediados de semana la lista de refuerzos con los que San Martín afrontará la parte final de la Superliga quedaría completa.

Al mercado de pases, la comisión directiva se presentó con una lista de cinco puestos por cubrir. Gastón Coyette requería un arquero, un defensor central, un volante por derecha, un volante central y un delantero. Con Pedro Fernández, Oliver Benítez, Nahuel Menéndez, Rodrigo “Droopy” Gómez y Nicolás Delgadillo aquella lista se vio completa.

Con tres “fugas” más por rescisión de contrato de los jugadores Ignacio Arce, Franco Costa y Marcos Figueroa, nuevos lugares en la plantilla “santa” quedaron vacantes. Puestos que fueron ocupados por las tres últimas incorporaciones: Ramiro Costa (delantero), Valentín Viola (delantero) y Gonzalo Lamardo (volante).

Con ocho bajas y ocho altas, San Martín decidió retirarse del mercado y amalgamar el equipo para llegar de la mejor manera a la primera final -de las diez que tiene por delante- contra Tigre por la fecha 16 de la Superliga.

Con plantilla completa, Coyette y su cuerpo técnico ya están trabajando en planteos tácticos y en buscar lograr un equilibrio entre el físico de los jugadores que ya vienen realizando la pretemporada y las nuevas incorporaciones.

Con respecto a la condición en la que arribaron las ocho nuevas caras, Emanuel Sánchez, preparador físico del cuerpo técnico de La Ciudadela contó: “todos llegaron bien y se acoplaron rápido al grupo. Obviamente, después a alguno le faltará más trabajo porque con los chicos venimos de dos semanas duras de trabajo”.

En lo que hace a las tres últimas incorporaciones que llegaron a Don Torcuato remarcó: “Lamardo ya venía trabajando en Boca desde hace dos semanas. Viola y “Droopy”, en cambio, venían trabajando pero no con sus clubes sino por su cuenta y no es lo mismo que entrenar con un plantel porque con el grupo trabajás con pelota”.

Durante los días que quedan en Hindú Club y la semana en la provincia hasta el sábado 26, el equipo buscará ir equiparando físicamente a los jugadores para que todos lleguen a punto. Lo hará con trabajos de grupos, más algún otro ejercicio complementario.

Cada director técnico tiene su “libreta”, y Coyette -tras cuatro meses en el club- finalmente armó su equipo a medida. Uno de los cambios que trajo es el lugar de pretemporada, San Martín entrena en Hindú, el campeón del rugby de Buenos Aires. Con las dobles jornadas de trabajo y las nuevas incorporaciones, el “Santo” bien pudo buscar contagiarse de la mística campeona del “Elefante”.

comentarios