En qué conviene invertir en 2019: oportunidades financieras

14 Ene 2019
1

El 2018 no fue un año fácil para la industria de fondos local. Con el riesgo país por encima de los 700 puntos y el préstamo de emergencia del FMI,  entre otras variables, lo que aparentaba ser un gran año para las administradoras, terminó con un final diferente.

El arribo de Guido Sandleris al Banco Central trajo bajo el brazo una nueva política monetaria que, al menos por ahora, ha logrado calmar las presiones sobre el dólar y recobrar cierta estabilidad. 

Ante este escenario, los inversores deben comprender las alternativas para poder cubrirse de una posible continuidad de la depreciación y, al mismo tiempo, aprovechar las altas tasas en pesos.

Existen algunos fondos comunes de inversión (FCI) que brindan la posibilidad de hacerlo. Por ejemplo, los fondos en dólares de corto plazo para cubrirse de la depreciación de la moneda (si es que se produce), y los fondos en pesos en renta fija para cubrirse de la inflación.

A su vez, existen otras ventajas al invertir en FCI, como la disponibilidad inmediata de liquidez, en contraposición a los plazos fijos en los que debe esperarse al período de vencimiento para rescatar el activo.

En todos los casos, lo primero que debe hacer el inversor para saber qué camino tomar, es conocer su perfil. A través de plataformas como InvertirOnline.com, es posible realizar el “test del inversor” que le informe, de forma gratuita, su nivel de tolerancia o aversión al riesgo.

Para inversores un poco más arriesgados, existen fondos de renta fija en dólares  de mayor plazo, que actualmente otorgan rendimientos muy elevados debido a que el riesgo país ha aumentado considerablemente.

Aquellos con aún mayor apetito por el riesgo, pueden optar por fondos comunes de inversión de renta variable (acciones), una muy buena oportunidad ante los precios deprimidos. Luego de una fuerte corrección durante los meses de noviembre y diciembre, comienza a hacer piso el mercado internacional, lo que puede también traducirse en subas en emergentes y mayor estabilidad de nuestro mercado.

En términos de rendimiento, los fondos de plazo fijo rindieron aproximadamente en el 2018 un 33% (medido en pesos), sin ganarle ni a la inflación ni a la devaluación. No obstante, en los últimos meses ha demostrado ser una alternativa atractiva debido al aumento que han registrado las tasas de plazo fijo.

Por su parte, los fondos de renta fija de duración corta que mejor han performado, han llegado a obtener un retorno de hasta el 40%. Respecto de los fondos de renta fija sin Lebacs, los rendimientos se ubicaron cerca del 33% anual. Y los de renta fija con una duración un poco más larga, entre 1 y 3 años, han llegado a obtener hasta un 45% en pesos. Esta fue una de las opciones que empardó a la inflación y ha sido interesante durante el 2018.

Los fondos en dólares de corto plazo prácticamente no han registrado variación durante el año (han crecido cerca de un 0,5%), sin embargo la ventaja radicó en que se trata de una tasa en dólares.

En consonancia con esto, InvertirOnline.com comenzó a ofrecer tres Fondos Comunes de Inversión (FCI) administrados por Supervielle Asset Management (SAM): https://www.invertironline.com/fondos-comunes-inversion. Uno de ellos,  el Premier Performance dólares, es un fondo que invierte en renta fija en dólares. Estos han acusado un rendimiento de 0.23% en 2018, tasa que teniendo en cuenta una depreciación de la moneda del orden del 50% derivó en una opción interesante para aquellos que buscan resguardarse de la volatilidad en el valor de la moneda.

Los otros dos fondos habilitados recientemente son el Premier Renta Fija Ahorro y el Premier Renta Variable. Este último es un fondo que sigue al Merval, índice al que a lo largo del 2018 ha logrado superar. El Merval en el año cayó un 0.87% mientras que el fondo obtuvo un retorno positivo de 0,97%. Probablemente, en el 2019, tengamos una recuperación del mercado de renta variable, una de las alternativas más interesantes para los perfiles más arriesgados. Para los conservadores, los instrumentos de renta fija, salvo que hubiese un default, implican una ganancia asegurada.