Rugió el Etna y causó un temblor en Catania

El sismo de 4,8 Richter dejó 28 heridos y daños en edificios.

27 Dic 2018
1

DESPUÉS DE LA SACUDIDA. Un rescatador tranquiliza a residentes de un edificio dañado cerca del Etna. reuters

ROMA, Italia.- Un temblor de 4,8 en la escala de Richter sacudió ayer a dos poblaciones sicilianas ubicadas en las cercanías del volcán Etna, y causó heridas a unas 28 personas.

El temblor tuvo su epicentro entre las localidades de Viagrande y Trecastagni, cercanas a Catania, a un kilómetro de profundidad, y es el más fuerte registrado desde que el volcán más activo de Europa entró en erupción, el lunes pasado.

En plena noche, pasadas las tres de la madrugada, los vecinos de varias localidades situadas a los pies del volcán Etna (en la isla italiana de Sicilia), que entró en erupción el día de Nochebuena, se despertaron con la violenta sacudida, según el relato de testigos a la cadena británica BBC.

El despertar del Etna ha provocado que el volcán Stromboli, situado en la pequeña isla homónima y con el que está interconectado, haya vuelto a rugir.

Muchos de los residentes de la zona abandonaron sus casas y pasaron la noche a la intemperie o refugiados en sus vehículos. Entre los heridos figuran varios miembros de una misma familia y un hombre de unos 80 años de edad que ha sido rescatado de los escombros de su vivienda. Según testigos, el movimiento telúrico se prolongó durante unos cinco segundos.

El seísmo ha causado graves daños en Santa Venerina en la iglesia de Santa María del Carmelo, que ha sufrido una fractura en su campanario, recientemente restaurado tras los efectos de otro terremoto. “Estamos vivos de milagro. Estábamos en la cama y nos hemos despertado sobresaltados cuando las paredes se nos venían encima”, ha relatado un hombre que ha conseguido salvarse del derrumbe de su casa junto a su mujer y sus dos hijos, según informa el diario ‘Il Corriere della Sera’.

El Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV) ha señalado que el seísmo ha tenido su hipocentro a apenas un kilómetro de profundidad bajo la falda de un volcán que continúa con las erupciones de los últimos días.

Las nubes por las erupciones del Etna han provocado cierres parciales del tráfico aéreo del aeropuerto de Catania. Las autoridades sicilianas han cerrado por precaución la autopista que une Catania con Messina.

“El Etna siempre es un volcán peligroso y nuestro país es muy frágil”, dijo el subsecretario de la Presidencia del Gobierno italiano, Vito Crimi. (Télam-Especial)

Comentarios