Caso "Ornella": el imputado Carretero negó ser el homicida

Los empleados de una estación de servicio de la zona dijeron haber visto a Ornella con un hombre con rasgos similares a los del acusado.

08 Dic 2018

Gustavo “Perrito” Carretero finalmente se decidió ayer por declarar ante los jueces de la Cámara Penal Sala II de los tribunales de Concepción. Reconoció, en uso del recurso de la última palabra, que desde hace tiempo mantenía una amistad con Ornella Dottori (17 años) y que estuvo con ella en la jornada en que fue abusada sexualmente y luego asesinada. Sin embargo, negó haber participado de ese hecho, ocurrido el 10 de abril de 2017 en el paraje Naranjo Esquina, al este de Alberdi.

En un principio, el único imputado del crimen se abstuvo de declarar en el juicio oral y público que se inició el martes pasado. Ahora, tranquilo y casi sin titubear, manifestó que el día del homicidio estuvo con la víctima hasta pasado el mediodía, luego de encontrarla en una calle de Alberdi. Relató que con la muchacha, que estaba embarazada, primero fue a la casa de su padre, que arregla televisores, mantuvo relaciones sexuales con ella, consumieron estupefacientes y luego se fueron a una cancha de fútbol.

“Ahí, ella me dio su celular para que le vendiera porque quería comprar ‘merca’. Me dio la clave de acceso al aparato y enseguida lo vendí a un muchacho de la zona. Ella me esperó hasta hacer la operación, le entregué la plata y yo me fui a un cumpleaños. Ornella se fue por otro lado”, contó.

La defensa de Carretero chocó con los resultados de las pruebas periciales que certifican que la joven no tenía ninguna sustancia tóxica en sangre. Es lo que le hizo notar el fiscal de Cámara, Enrique Rojas.

Sin embargo, el imputado insistió en su versión. “Teníamos relaciones desde hace tiempo, pero estaba embarazada de un policía al que le decían ‘Morsa’. La apreciaba como amiga y mi padre no quería saber nada de que me junte con ella, por sus relaciones con los de la comisaría. Siempre nos encontrábamos para consumir”, agregó.

Los jueces Carlos Pellegri (presidente), Roberto Flores y Sergio Altamirano escucharon en dos jornadas del juicio las declaraciones de, al menos, 27 testigos de la querella, asumida por Natalia Soledad Navarro (madre de la víctima), y de la defensa de “Perrito”, a cargo del letrado Agustín Acuña.

Carretero declaró por primera vez, desde que fue aprehendido a pocas semanas del crimen. Los testimonios de Benita Zurita, Pablo Díaz y Franco Sigampa ubicaron al imputado en el cumpleaños de Rosa Serrano, desde las 14 aproximadamente hasta pasadas las 21, el lunes 10 de abril. Los empleados de la estación de servicio próximo al camino que conduce al paraje Naranjo Esquina (lugar en que fue encontrado el cuerpo), aseguraron que habían visto ese día, antes de las 12, pasar a Ornella rumbo al sur, acompañada por un hombre que respondía a las fisonomías del acusado.

Están previstos para el martes los alegatos y la deliberación final.

Comentarios