“Ha sido un honor”, afirmó Merkel, al empezar su retirada

La Democracia Cristiana ya tiene candidata.

08 Dic 2018
1

FIN DE ÉPOCA. Merkel lideró durante 18 años el principal partido alemán. reuters

HAMBURGO, Alemania.- Angela Merkel se despidió como líder de los Demócratas Cristianos con un emotivo discurso ante sus correligionarios conservadores, reunidos para elegir a un sucesor que se convertirá en candidato a asumir también la jefatura del Gobierno.

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) eligió a Annegret Kramp-Karrenbauer como sucesora de Merkel para liderar el partido, una decisión que la sitúa en primera línea para transformarse en la próxima canciller germana y la líder más influyente de Europa.

La protegida de Merkel, de 56 años, se impuso en comicios internos con 517 votos de los 999 sufragios emitidos por los delegados. Su rival, Friedrich Merz, sumó 482 votos en la última vuelta electoral.

Kramp-Karrenbauer, que fue primera ministra del estado de Sarre, donde lideró una coalición tripartita, es conocida por su capacidad para establecer alianzas con otros partidos.

Merkel dijo en octubre que dimitiría como jefa del partido pero que continuaría siendo canciller, en un esfuerzo por manejar una salida ordenada, luego de una serie de reveses, entre ellos, la decisión que tomó en 2015 de mantener las fronteras alemanas abiertas para los refugiados que huyen de la guerra en Medio Oriente.

Merkel, de 64 años, expresó al congreso de la CDU en Hamburgo su gratitud por la posibilidad de haber servido como jefa del partido durante 18 años, 13 de ellos como canciller, durante los cuales ha llegado a dominar la política europea como su principal gestora en tiempos de crisis y generadora de consensos.

“Ha sido un gran placer para mí, ha sido un honor”, dijo mientras trataba de contener las lágrimas ante un auditorio que le dedicó una ovación de 10 minutos.

“En momentos como estos, defenderemos nuestros puntos de vista liberales, nuestra forma de vida, tanto en casa como en el extranjero”, señaló la líder consrvadora. “La CDU de 2018 no debe mirar hacia atrás, sino mirar hacia delante, con gente nueva... pero con los mismos valores”, agregó Merkel, quien dijo que sería neutral con respecto a su sucesor al frente del partido, aunque todos sabían que Kramp-Karrenbauer era quien ella prefería.

AKK, como se la conoce, dejará su cargo en Sarre para asumir la dirección del principal partido político de Alemania con la mirada puesta en lograr una renovación que vuelva a atraer a los votantes que se volcaron hacia la ultraderecha en los últimos dos años. (Télam-Reuters)

comentarios