Estados Unidos rechaza el pacto mundial sobre migración

Washington afirma que el acuerdo avanza sobre la soberanía de los países miembro.

08 Dic 2018
1

RECORD. Los arrestos de migrantes sin papeles en la frontera aumentaron en un 78% en la “era Trump”. reuters

WASHINGTON, Estados Unidos.- El gobierno de Estados Unidos, que preside Donald Trump, arremetió contra el Pacto Mundial para la Migración de las Naciones Unidas y acusó a la organización internacional de tratar de “globalizar” las decisiones en materia migratoria, a expensas de las naciones que la componen.

El documento, que será adoptado oficialmente la próxima semana en una cumbre en Marruecos y que no es vinculante, busca fijar entendimientos básicos entre los países para gestionar mejor los flujos de población. Sin embargo, para Washington se trata de un instrumento que trata de promover “la gobernanza global a expensas del derecho soberano de los Estados a controlar sus sistemas de inmigración”.

“Estados Unidos proclama y reafirma su creencia de que las decisiones sobre cómo proteger sus fronteras y sobre quién admitir para residencia legal o a quién dar ciudadanía están entre las decisiones soberanas más importantes que un Estado puede hacer”, señaló la misión estadounidense ante la ONU en un comunicado. Según Estados Unidos, esas decisiones no deben ser “objeto de negociación o revisión en instrumentos o foros internacionales”.

Fue el único país que decidió mantenerse al margen de la negociación del Pacto, acordado en julio pasado. Desde entonces, han optado por desmarcarse del consenso varios gobiernos más, entre ellos los de Hungría, Austria, Australia, Bulgaria, Israel, Polonia, la República Checa y la República Dominicana.

Además de oponerse en general al concepto del Pacto, Washington remarcó ayer su negativa a aceptar una serie de puntos, incluidos aquellos que buscan que sólo se mantenga a inmigrantes en detención como último recurso y otros relativos a la protección de los niños .

“Es el derecho soberano de las naciones determinar cómo detener a menores de forma humana en el contexto de la inmigración”, señaló la misión estadounidense. Además, criticó que se haga un llamamiento a combatir la intolerancia contra los inmigrantes animando a los medios a promover ciertos enfoques. Considera que esa idea es contra ria a la libertad de expresión.

La política estadounidense de frenar el ingreso de migrantes dio un salto desde que Trump asumió la presidencia.

El número de arrestos de inmigrantes sin papeles en la frontera entre los Estados Unidos y México rompió en noviembre un nuevo récord en la “era Trump”, con un aumento del 78% en las detenciones.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) informó ayer que 51.856 personas fueron detenidas tras intentar entrar ilegalmente en Estados Unidos. El récord mensual hasta ahora databa de noviembre de 2007, bajo la administración de George W. Bush, cuando 51.594 personas fueron detenidas.

Este récord se alcanzó en medio de la crisis por las caravanas migrantes. En Tijuana, junto a la frontera con California, hay cerca de 9.000 migrantes que han llegado hasta allí en las últimas semanas con la intención de solicitar asilo en los Estados Unidos. (Télam)

comentarios