Robo y vandalismo: faltan 105 tapas de bocas de registro en la ciudad

No son fáciles de reponer. Sin esta protección ingresan objetos que dañan las cloacas. Qué puede hacer el vecino.

07 Dic 2018
2

PELIGRO. Se robaron una tapa de registro en Buenos Aires y Matheu. LA GACETA / FOTOS DE ANALÍA JARAMILLO.-

La vecina Marisa Herrera saluda, da su nombre y luego pide un favor: si pueden hacer públicas las imágenes de la esquina de su casa, en la que falta la tapa de la boca de registro. Esto ocurre en Buenos Aires y Matheu. Luego cuenta que teme que un motociclista pueda matarse por ese agujero cuya profundidad es de dos metros.

Ella envió el mensaje al Whatsapp de LA GACETA y se suma a la lista de uno de los reclamos más comunes de los vecinos de San Miguel de Tucumán. De hecho, un mensaje de otra vecina señala un nuevo agujero peligroso en San Lorenzo y Frías Silva, que ha sido marcado con largas ramas. “Este pozo tremendo, por la falta de la tapa, está hace más de 6 meses. Antes no tenía nada y mi esposo dio la vuelta en la esquina y rompió la cubierta delantera de nuestro auto. Es una vergüenza y un peligro. Las autoridades no hacen nada”, dice la vecina.

El robo de tapas de registro es un gran problema en la ciudad, según explica el subdirector de Tránsito y Transporte, Enrique Romero, que vuelve a señalar la “falta de cultura ciudadana”. “Se las roban para luego venderlas. Son de hierro fundido. Y ojo: no es tan fácil hacer eso. Las sacan a mazazos entre dos o tres personas y se las llevan en un carro. No sólo generan daño, sino también facilitan los siniestros que pueden terminar en la muerte de alguien”, agrega el funcionario municipal.

Cuántas faltan

Hace unas pocas semanas, el conductor de una camioneta se quejó por la falta de reposición de una tapa de “inspección cloacal” en la vía pública. Es que su vehículo quedó incrustado en Santiago y Castro Barros. Esto le causó daños en el tren delantero; una historia más que se suma a la lista de reclamos.

La Sociedad Aguas del Tucumán (SAT) explica que, actualmente, faltan unas 105 tapas que han sido robadas o se han roto.

Las que todavía están en las calles tucumanas son de hierro -las más resistentes y las que suelen ser blanco de los ladrones- o de cemento. Estas últimas se rompen por el peso de los vehículos.

“Se trabaja en la reposición, pero esta situación genera otros inconvenientes: ingresa material sólido a la red cloacal y causa obstrucciones y daños en el sistema. Entonces ya no solo se trata de reponer una tapa, sino que hay que realizar una intervención mayor”, explican en la SAT cuando se les consulta por las demoras en las reposiciones.

Algunas de esas obstrucciones -añaden- se pueden solucionar con camiones desobstructores, pero si hay un daño en la red tienen que realizar una apertura sobre la calle o la vereda. En estos casos, lo prioritario es reparar o renovar los tramos de la colectoras que están dañados u obstruidos; luego acondicionan la cámara de registro y finalmente reponen la tapa. Actualmente la SAT está estudiando la incorporación de tapas diseñadas para evitar robos y roturas por el tránsito.

Llevarse una de estas tapas no es sencillo: implican, como mínimo, un par de horas de “trabajo”. Entonces, los funcionarios solicitan a los vecinos que denuncien el hecho - si fuera posible- en el acto, para tratar de evitar el robo. Deben hacerlo a los siguientes teléfonos: 450-1500 (SAT) y 3814796360, 3814796315 (Whatsapp de la Municipalidad).

Comentarios