Marín podría enfrentar un debate oral en la provincia

“Morenita”, el narcotraficante que estaba prófugo, fue detenido ayer en la localidad correntina de Itatí por efectivos de Gendarmería.

13 Oct 2018
1

SOSPECHAS. Varias investigaciones señalaron a Marín como proveedor de organizaciones tucumanas. télam

Federico Sebastián “Morenita” Marín, el narcotraficante que fue detenido ayer en la localidad correntina de Itatí, podría afrontar en Tucumán un debate oral en la Justicia Federal. Se trata del intento de evasión de la seccional 7ª, mientras esperaba ser enjuiciado por el secuestro de drogas en un campo de Villa Fiad, en Leales.

En agosto de 2011, el reconocido narco fue detenido en esa localidad del este de la provincia. Personal de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, con el apoyo de los agentes de la Dirección General de Drogas Peligrosas de la Policía local (Digedrop), ingresó al predio y se topó con unos 500 kilogramos de marihuana. Según los investigadores, “Morenita” había estado a cargo del traslado de la mercadería. También estaban compradores en el lugar, la mayoría tucumanos.

Marín fue ubicado luego en la seccional 7ª, en la capital. De acuerdo con datos de la causa, el detenido habría intentado sobornar a los policías de la dependencia: le dejaron abierta la puerta del calabozo que ocupaba para que pudiera darse a la fuga.

Testigos coincidieron en señalar que había un auto estacionado afuera, que se marchó después del incidente. Se sospechó que ese vehículo estaba esperando al preso para escapar. Marín fue reubicado en el penal de Villa Urquiza tiempo después.

La Justicia dispuso la prisión preventiva del correntino, por lo que permaneció recluido en la cárcel. “Morenita” fue condenado el 2 de febrero de 2014 en un juicio abreviado. Por el acuerdo al que arribaron el fiscal y los defensores de los distintos acusados de la causa en la que se secuestró media tonelada de marihuana, el Tribunal Oral Federal (TOF) aplicó condenas de cinco años y 11 meses.

Los condenados comenzaron a recuperar la libertad de forma condicional desde junio de 2015. En junio de 2017 se iba a cumplir la condena.

Paralelamente, “Morenita” debía enfrentar a un tribunal por el caso de fuga. Fue citado, pero nunca se presentó ni justificó su ausencia. En enero de 2016 se solicitó su detención.

No se confirmó aún si realmente será enjuciado. La causa por evasión estaría prescripta, pero hasta el momento no realizó ningún planteo para acceder a ese beneficio. Según confirmaron penalistas, podría recibir una condena de hasta menos de un año, ya que se trató de una tentativa de fuga.

A Marín también lo vincularon con la organización llamada “La banda de Trayán”, por la participación del ex empleado legislativo Julio César Trayán. Sus integrantes recibieron en septiembre penas de prisión de entre seis y nueve años.

Según una investigación de Gendarmería Nacional, hubo acercamiento entre el narco con los tucumanos Mario Suárez y Trayán en la capital litoraleña. Por esos tiempos, Carla Sánchez, una reconocida “líder” de la región, había sido detenida en un country de Yerba Buena y Marín había sido señalado como proveedor de la “jefa” Sánchez.

La detención en Itatí

Fuentes judiciales confirmaron que la entrega de Marín “fue negociada”, tras ser identificado en esa ciudad, a 70 kilómetros de la capital provincial. El hombre había sido buscado por las fuerzas federales hace casi tres años, desde 2015, acusado de liderar una banda dedicada al narcotráfico. El Ministerio de Seguridad ofrecía $ 1,5 millones de recompensa para quien aportara datos de su paradero.

Fuentes vinculadas a la Policía de esa jurisdicción provincial, mencionaron que “Morenita” Marín pidió despedirse de sus hijos antes de ser trasladado a la ciudad Capital. Finalmente, fue alojado en el Escuadrón 48 de Gendarmería Nacional.

En Esta Nota

Narcotráfico
Comentarios