La lesión futbolera de Cortalezzi impidió un repudio al macrismo

La oposición al intendente buscaba tratar un rechazo a las subas retroactivas del gas. El presidente del cuerpo sufrió la rotura del tendón de Aquiles y debió faltar. La bancada Cambiemos no bajó al recinto.

13 Oct 2018
1

FALTAZO. La bancada Cambiemos dejó sin quórum la sesión de ayer. Prensa Concejo Deliberante

Una sesión que cayó por lesión. El presidente del Concejo, Armando Cortalezzi, se lastimó entrenando con el equipo con el que juega al fútbol todos los sábados: rotura del tendón de Aquiles de su pierna derecha fue el diagnóstico. La lesión del peronista, zaguero central amateur, alteró los números en el recinto: como Cortalezzi hizo reposo, la oposición al intendente, Germán Alfaro (Cambiemos), perdió el quórum propio. Como no podían sesionar por su cuenta, los ediles de la bancada macrista decidieron no bajar al recinto y evitar escuchar repudios contra la política energética nacional. Los opositores municipales, peronistas y bussistas, habían convocado a una sesión extraordinaria para repudiar al Gobierno nacional por proponer subas retroactivas en la tarifa de gas, pese a que el macrismo ya anunció que la compensación para las empresas por la devaluación correrá por cuenta del Tesoro Nacional.

Cuando el vicepresidente primero, el peronista José María Franco, hizo sonar el timbre para convocar a la sesión ya se encontraban en sus bancas David Mizrahi, Belén Cruzado Sánchez, Dolores Medina, Dante Loza, Juan Luis Pérez y Alejandro Figueroa (todos de Tucumán Crece-PJ), junto a Ricardo Bussi y Eduardo Verón Guerra (ambos bussistas). El radical José “Lucho” Argañaraz bajó al recinto y dijo que su bancada sí daría quórum. Cuando en el bloque alfarista se enteraron de que los opositores no podían sesionar (el quórum se alcanza con 10 bancas), definieron quedarse en la oficina del radical Roque Mendía, donde debatían su postura.

Transcurridos los 45 minutos de tolerancia fijados por el artículo 21 del Reglamento Interno, la sesión cayó. Bussi pidió hacer uso de la palabra, y Franco habilitó el pedido, aunque la extraordinaria había caído.

“El bloque que defiende a Macri no hace otra cosa que impedir que sesionemos para tratar un posicionamiento político. No sé si por antes o ahora, por Cristina o por Macri, atravesamos la crisis más importante que se tenga memoria. A lo llovido mojado, porque el Gobierno pone su preocupación en las economías de las empresas y no en los ciudadanos. Fue una resolución antojadiza y caprichosa que vulneró principios básicos, como la irretroactividad y el efecto cancelatorio del pago, eso se ve en Civil I para los que estudiamos Derecho”, criticó el opositor. Y agregó: “encima intervino la UCR, Dios mío, y lejos de resolver agravaron el problema: ya no serán los usuarios quienes paguen la compensación a las empresas; será el Estado con fondos de todos los argentinos. Es un gobierno de ricos para ricos”.

Luego, continuó con las críticas Mizrahi. “En 2016, cuando se armaba el presupuesto 2017, se incluyó el pago -la estatización- de la deuda privada de las empresas de distribución de energía con Camesa, por $19.000 millones. Si Macri quiere que les vaya bien a los argentinos, que tenga conciencia porque aplica tarifazos a los ciudadanos y quita retenciones a las mineras, elimina la distribución del Fondo Soja y ahora quiere sacar los subsidios al transporte. El gobierno no ve más allá del pupo”, criticó el peronista. Y recriminó: “esa devaluación fue buscada por el Gobierno para que les vaya bien a los empresarios y no a la gente”.

El peronista Pérez centró su discurso exclusivamente en los concejales de Cambiemos: “ellos dicen ser los dueños de la moral, de la verdad, afirman que no le mienten a la gente... que siempre dan la cara. En eso también mienten. Ellos recibieron la orden del intendente de faltar. Esta medida no es otra cosa que estatizar la deuda privada de una empresa distribuidora de gas. Qué buena noticia, en vez de que lo paguen los usuarios al resarcimiento por la devaluación lo pagan todos los argentinos. Tengan o no gas”. “Se rasgan las vestiduras hablando de moral y no están presentes. Se olvidan que detrás de los números hay personas”, coincidió Medina, última que habló antes de que se retiraran los concejales del recinto.

Comentarios