El biodiésel cada vez más perjudicado por las medidas que toma el Gobierno

13 Oct 2018

BUENOS AIRES.- Un nuevo informe de Claudio Molina sobre el biodiésel, nos ubica en tiempo y espacio sobre la situación que atraviesa dicho combustible en nuestro país. Con precisión y a puro conocimiento, el Director Ejecutivo de la AABH, destaca la noticia: “Las provincias no creen que el incremento de los biocombustibles fomente su mayor utilización”.

Esta nota de BAE Negocios, publicada a fines de septiembre, cuenta que Javier Iguacel, secretario de Energía, había adelanto que se publicaría una resolución para elevar el corte de biodiésel en su mezcla con el gasoil, que hoy es del 10%, para pasarla al 25%.

Cabe destacar, que la medida no será obligatoria y podrá ser tomado o no por los gobiernos del interior del país. Sin embargo, esta medida tendrá impuestos, lo que las provincias rechazan de plano, dado que perderá su impacto para las economías regionales y, desde ya, significará subas en el surtidor.

Integrantes de la Liga Bioenergética -conformada por Santa Fe, Córdoba, Tucumán y Salta-, le explicaron al portal que este tipo de impuestos no son coparticipables, lo que dejaría a las provincias sin ingresos. Por su parte, Molina destacó que “al elevar el corte de biodiésel al 25%, de forma voluntaria, no serán las provincias las que lo decidan sino los consumidores”. En este punto, se entiende que las estaciones de servicio no estarán obligadas a anticipar al consumidor el tipo de corte, pero si este sobrepasa el 25% establecido, deberá figurar un cartel que indique el porcentaje de mezcla antes de su compra. Otro tema no menor es que “al aplicar impuestos al biodiésel, probablemente surjan plantas marginales que terminarán siendo competitivas”, afirmó Molina.

Otras de las noticias son: “La Unión Europea decide por ahora no aplicar aranceles al biodiésel argentino”, y “Luces y sombras en el escenario del biodiésel”.

En ambas publicaciones, se anuncia que la medida fue una sorpresa para el gobierno y para la industria, ya que descontaban la imposición de impuestos anti-subsidios durante este mes. A su vez, explican que el comunicado dice que aún no cuentan con pruebas suficientes que demuestren la aplicación de prácticas comerciales desleales y se tomarán más tiempo para seguir profundizando la investigación en curso.

Por un lado, Emiliano Huergo destacaba que hasta el mes de agosto, Argentina llevaba exportadas algo más de un millón de toneladas. Pero a partir de ese mes, las empresas de biodiésel cortaron los envíos ante la posibilidad de llegar a Europa con una alícuota mucho más alta, que afortunadamente no se aplicó. La no imposición de nuevos aranceles, habilitaría a que las plantas retomen sus actividades y el biocombustible vuelva a fluir a través del Atlántico.

“Más allá de los derechos que venía aplicando Europa, las industrias nacionales deben afrontar las retenciones. Al biodiésel le corresponde un alícuota del 15%, a la cual debe sumarse los $ 4, por dólar, que se fijaron recientemente a todos los productos del agro. Sumando todos los aranceles, la carga tributaria del biodiésel alcanza el 30% (6,5% de importación en la UE, más el 15% de retenciones al biodiésel + $ 4/dólar exportado)”, detallaba la noticia.

“De ninguna manera debe permitirse que los biocombustibles sean alcanzados por este impuesto o cualquier otro similar. (agrositio.com.ar)

Comentarios