Conservadores, moderados y agresivos: invertir en medio de la volatilidad

08 Oct 2018
1

Por José Ignacio Bano. Gerente de Asesores Financieros en Invertironline.com

Mientras continúa la economía argentina en un escenario de incertidumbre, la psicología juega un rol clave en la toma de decisiones de los inversores. El espaldarazo del Fondo Monetario Internacional al Gobierno representa una nueva oportunidad para continuar el análisis de instrumentos ya que todas las necesidades de financiamiento del Estado parecen cubiertas por el siguiente par de años.

El dólar, tras el último salto que lo llevó a $42, registró varias jornadas seguidas de baja hasta establecerse en torno a los $38. Este hecho se dio de la mano del anuncio de la nueva política que mantendrá el Banco Central de flotación en la que por un tramo, el mercado determinará libremente el tipo de cambio pero que, tras romper barreras establecidas inicialmente en $34 y $44, saldrá la autoridad monetaria a actuar comprando Dólares si su cotización cae demasiado o vendiendo si sube demasiado.

Sumemos al coctel anterior el descomunal aumento de tasas en pesos que recientemente hemos visto para terminar de pintar el escenario.

Planteado el panorama, entendemos que se presentan algunas oportunidades para cada perfil de inversor. Por ejemplo, el conservador, que necesita una cartera de inversión de bajo riesgo y busca estabilidad en su portafolio, puede invertir en Lebacs (por un tiempo más) o Lecaps aprovechando las altas tasas en Pesos de las que hablamos recién, elegir Letes, en Dólares, de corto plazo y rendimientos en torno al 6.5% anual, o pasar a bonos nacionales que significan alargar plazos de vencimiento. Entre los bonos de más corto plazo se destacan el AM20 entre los bonos en pesos, indexado por tasa Badlar y rendimiento superior al 60% anual y el AO20 y AY24 entre los bonos en dólares con rendimiento que ronda el 10% anual.

Por otro lado, un inversor moderado, está dispuesto a aumentar algo el riesgo de su portafolio esperando obtener a cambio un mayor aumento en el valor de sus inversiones. Este perfil suele tolerar alguna volatilidad. Para ellos, es posible buscar mayores rendimientos desplazándose dentro de la curva de bonos en Dólares al tramo medio como el DICA (rendimiento superior al 11%) y también buscar buenas alternativas existentes en los Bonos Provinciales como el CO26 (rendimiento superior al 12%).

Finalmente, el inversor agresivo quiere una cartera que capture importantes ganancias de capital con menos atención al riesgo que estas conlleven. Suele pensar que esta exposición a una alta volatilidad será recompensada con un mayor rendimiento.

Con las tasas actuales de la renta fija, estos instrumentos deberían estar presentes en todos los portafolios y nuevamente Lecaps, Bonos indexados por Badlar y bonos en Dólares son importantes. Como ejemplo, el DICAD (o sea el DICA operando en dólares) llegó a valer un mínimo de U$D 105,5  el 30 de agosto y escaló rápidamente hasta superar los U$D 130 tres semanas después.

Las acciones también deberían estar en este portafolio agresivo aunque, a mi entender, en menor proporción en este momento. Empresas energéticas son las más interesantes: PAMP, YPFD, TGSU2 y CEPU las más destacadas. BYMA, empresa financiera, podría estar también.

Se despide el Lebac, entra el Lecap

Uno de los instrumentos que deberemos empezar a tener presente, si aún no lo tenemos, es la Lecap: Letra Capitalizable en pesos que emite el Tesoro Nacional. Es el instrumento que, por sus características y rendimiento debería considerarse el remplazo de las Lebacs que dejarán de existir en diciembre.

¿Qué diferencia hay entre Lecap y Lebac? Ambas son letras, de corto plazo, en pesos, con mínimo riesgo y excelente rendimiento pero las Lecaps capitalizan los intereses mensualmente hasta la fecha de vencimiento, y sobre el final devolverán los intereses más el capital. Un ejemplo: si tenemos una Lecap a tres meses con 4% de tasa mensual, será lo mismo que invertir $100 por mes al 4%. Si se reinvierten al final del primer mes los $104 obtenidos ($100 iniciales más $4 de rendimiento) y al siguiente los $108.16 ($104 más $4.16 de intereses), al tercer mes se podrá retirar $112.49.

Otra diferencia entre estos dos instrumentos radica en el esquema de licitaciones. En el de las Lecaps no es tan estricto como supieron ser las Lebacs que licitaban en la tercer semana del mes, los martes y por plazos ya conocidos.

Para las Lecaps, el Tesoro licita los miércoles de la segunda y cuarta semana del mes. En la misma licitación entran (o pueden entrar) las Lecap en Pesos y las Letes en Dólares. Lamentablemente, no se saben los plazos ni las monedas de emisión hasta unos días antes de la licitación por lo que hay que estar atentos al llamado a licitación. Adicionalmente, por un tiempo, se está llamando a licitación de Lecaps durante la tercera semana del mes para que los inversores a los que le vencen Lebacs puedan pasar a Lecaps en el momento, sin necesidad de esperar unos días.

Sea como fuere, pese a la volatilidad, existen diversas herramientas para cada tipo de perfil que permiten cuidar los ahorros y obtener beneficios. Hay que analizar qué perfil de inversor tenemos y a partir de ahí no dejar que las oportunidades se escapen.

En Esta Nota

Contenido Patrocinado