Víctor Lupo: el deporte, pilar de la educación

Nuevo libro. Lupo invita a volver los orígenes.

16 Sep 2018
1

FELIZ. Lupo posa con un ejemplar de su sexto libro. la gaceta / foto de DIEGO ARAOZ

Una lesión tonta -según él mismo la califica- alejó a Víctor Lupo de las canchas de básquet. De todos modos, hasta ese momento ya había jugado lo suficiente como para afirmar, orgulloso, que en su 68 años de vida Redes Argentinas significa mucho más que un club. Se trata del lugar donde se crió, y donde encontró maestros que le enseñaron los valores sobre solidaridad y compañerismo.

En 1976 dejó su Tucumán natal para radicarse en Buenos Aires. Allí se cruzó con Jorge Canavesi, el técnico de la selección argentina campeona del Mundial de básquet en 1950. “Me dijo algo que me quedó grabado: ‘nosotros no podemos escribir porque estamos haciendo una revolución en el deporte; y cuando vos estás en eso no tenés tiempo para escribir’. Eso me tocó y como no estaba haciendo nada decidí empezar a escribir”, cuenta Lupo en una entrevista que concedió a LG Deportiva.

Aquella decisión podría considerarse el inicio de su carrera de escritor. Por estos tiempos presentó su sexto libro: “El deporte en la cultura del encuentro”, con prólogo por Ezequiel Fernández Moore. “Es uno de los mejores periodistas de la Argentina. Escribe lo que siente; no se desvía ni por el dinero ni por el medio para el cual trabaja”, destaca Lupo.

- ¿De qué trata el libro?

- Sintetiza lo que está sucediendo a nivel internacional y nacional. El deporte se convirtió en un negocio, en un negociado. Eso acarreó grandes flajelos para la sociedad, como el doping, la violencia, la corrupción. Advertimos sobre el final de la ruptura del tejido social que se fue formando en el país durante dos siglos: el deporte y los clubes de barrio. Se debe volver a la práctica activa para superar los flagelos.

- ¿Persigue algún objetivo?

- Me gustaría hacerle ver a la sociedad que el deporte es la herramienta fundamental de la educación. Desgraciadamente nuestros dirigentes políticos no lo entienden. La lucha contra los flagelos debe darse de manera preventiva. Cuando tenés un chico adicto, eso no se debe a que una maldad cayó del cielo, sino a que se lo fue dejando de lado, se lo abandonó, no se lo acompañó hacia la práctica deportiva. Un chico que va a la escuela y practica deportes en un club no tiene tiempo para otra cosa. Los clubes resultan fundamentales para que los chicos no estén en las esquina.

- ¿Cómo fue recibido el libro?

- La primera edición, de 3.000 ejemplares, está prácticamente agotada, y vamos a sacar la segunda. Es un gran éxito para mí, que no soy un escritor conocido. Me siento deportista, pero sentía una necesidad de escribir.

- ¿Cuál debe ser la relación entre política y deporte?

- La política siempre tuvo ligada al deporte, y no hay que separarlos. Ojo, me refiero a la “buena” política. Es decir, no se debe tomar los clubes como si fuesen unidades básicas, sino hacer una política deportiva de barrio, para que los chicos puedan practicar. Una buena política deportiva significa que los clubes estén bien; que así como el Estado apoya las escuelas, también lo haga con los clubes. Una política debe considerar fundamentales la educación y el deporte.

- En el libro acuña un concepto...

- Sí, el deporte se ha convertido en la “cultura del podio”. Esto implica que solamente juegan los que saben, y los demás quedan tirados al costado del camino. Por eso llamamos al libro El deporte en la cultura del encuentro.

Comentarios