La Facultad de Derecho

Complacía a Ernesto Padilla su inauguración.

14 Sep 2018
1

ERNESTO PADILLA. El distinguido tucumano en los años altos de su vida, en un retrato de Ramoneda.

A pesar de estar retirado de la política, el doctor Ernesto Padilla, ya cargado de años, seguía con despierta atención todo lo que ocurría en Tucumán. La Universidad lo preocupaba especialmente, por sus apuros presupuestarios. En carta a Alfredo Coviello desde Buenos Aires, el 9 de mayo de 1939, le parecía que era un tema similar a “un proceso inflamatorio que va creciendo y cuyo desarrollo obliga a esperar”.

Acababan de fundarse, por iniciativa de Coviello, las Facultades de Derecho y de Bioquímica de la UNT. Padilla opinaba que era predomínante la necesidad de lograr que “el ministro ordene alguna aplicación expresa de los fondos sobre la partida que comprende a las dos Facultades de nueva creación”.

De todos modos, se había inaugurado la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Decía Padilla: “no sé por qué, pero lo cierto es que me ha tranquilizado algo la inauguración de cursos en la Facultad de Derecho. Me parece que con el auspicio de la opinión local que se haga sentir a su favor, será difícil que no se atienda a su mantenimiento desde aquí”.

Decía a Coviello que “como ve, mi preocupación aparece limitándome a que se mantengan las dos Facultades, salvándolas de la maniobra negativa con que han quedado amenazadas. Esto no significa que olvide lo que forma el cuadro de la vida universitaria, en este momento en que usted realiza la tan meritoria acción de defensa de lo que es esencial para que la Universidad tenga vida digna de ese nombre. Yo valoro el esfuerzo, y será motivo de mi complacencia saber que de alguna forma puedo serle útil”.

Comentarios