La usurpación de tierras de la UNT no es pacífica ni inocente, alerta el rector

El Consejo Superior apoya que la Universidad sea querellante contra las ocupaciones ilegales.

12 Sep 2018

La inquietud de que van creciendo las usurpaciones en terrenos de la Universidad Nacional de Tucumán llevó a una declaración de defensa de los intereses patrimoniales y de la necesidad de que la UNT se constituya en querellante para emprender acciones concretas. Esa fue la intención de las autoridades en la sesión de ayer del Consejo Superior, que debatió como asunto central el escándalo del barrio cerrado “Las Pirámides”, que el ocupante Próspero Marcelo Sosa está erigiendo en la cola sur del parque Sierra de San Javier, cerca de Villa Nougués.

El rector, José García, explicó que hace un mes y medio comenzó a trabajar una comisión para hacer un relevamiento de varias propiedades de la UNT para conocer la situación patrimonial. “Hemos recabado fotos satelitales desde 2001 a la fecha, que muestra que... al final los terrenos (ocupados) siguen aumentando”, dijo. Y enfatizó que “estas usurpaciones de manera alguna pueden considerarse pacíficas o de buena fe por parte de los ocupantes o de potenciales terceros adquirentes”. Por ello planteó iniciar, desarrollar y dar continuidad a todas las acciones emprendidas por los organismos de la UNT en orden a la protección del patrimonio universitario e instruir a Asuntos Jurídicos a promover acciones civiles o penales contra usurpadores. Pidió al Consejo Superior la convalidación de esas tareas y sobre todo se especificó que la constitución como querellantes iba a permitir avanzar en las acciones judiciales.

La decana de Derecho, Adela Seguí, dijo que es muy penoso advertir que cualquiera puede instalarse en terrenos de la universidad. “Veo que no hay acciones civiles para recuperación de la tenencia o posesión de esos bienes”. El director de Asuntos Jurídicos, Augusto González Navarro, explicó que “esta resolución es para tomar el toro por las astas en la cuestión, que es de larga data”. Agregó que “hace poco se ha obtenido una sentencia muy trascendente en el caso Medina”. Se trata de Martín Medina, ocupante de un terreno junto al CAPS de Horco Molle, a quien la Justicia le rechazó el reclamo por prescripción del predio

Liliana Zeman, de Odontología, reclamó que no hubiera un área que se ocupe de estos problemas. “Las denuncias se hicieron; queremos darle otro dinamismo. En todas las propiedades de la Universidad estamos haciendo reconstrucción de escrituras, de planos, porque hay un vacío”, le respondió el rector. “Aparte de vacíos, hay una serie de sorpresas, Pepe”, acotó José Luis Jiménez, de Ciencias Económicas.

Edgardo Cutín, de Bioquímica, recalcó que “es bien notoria la lentitud de la Universidad en tomar acciones”. Al respecto, González Navarro sostuvo que había que poner un abogado que se dedique específicamente a estudiar estos temas y que trabaje en forma permanente con apoyo político. “No se ha avanzado quizá en acciones para desalojar, pero creo que este nuevo fallo (el del caso Medina) nos va a dar herramientas para avanzar en ese sentido”, concluyó.

LA COLA SUR DEL PARQUE, OCUPADA. Esta imagen satelital muestra la ubicación del barrio privado en San Javier.

Poco cuidado de los inmuebles de la UNT

La cantidad de predios que tiene la Universidad es enorme. “De esta conversación lo que surge es que ha habido una conducta de abandono del Ejecutivo de bienes muy valiosos para la Universidad”, dijo Adela Seguí. Lamentó que no haya un estado detallado de los inmuebles, “cuando la UNT es conocida a nivel nacional como la universidad más rica en bienes inmuebles de la República Argentina. Nos estamos dejando ocupar los bienes. La única universidad del país y de América -y vaya a saber si del mundo- que es dueña de una mina de oro y plata, y un rector ha ido y ha renunciado”, expresó, en referencia al acta que el ex rector Juan Cerisola firmó en 2008 declarando el fin del proyecto de construcción de la Ciudad Universitaria con fondos de YMAD. Seguí pidió que haya un área dedicada a relevar los inmuebles. El rector respondió que ya ese estaba trabajando en eso. González Navarro añadió que la UNT “siempre tuvo una oficina de Bienes Patrimoniales (los bienes muebles, la impresora, la silla) pero nunca una similar para los bienes inmuebles, los predios”.

“Dominio público”

El valor del terreno de dominio público es, para el director de Asuntos Jurídicos, un elemento valioso para avanzar en la defensa del patrimonio. En el caso de Martín Medina, que reclamó un terreno junto al CAPS de Horco Molle porque su familia está instalada ahí desde hace 50 años, la Justicia acaba de fallar a favor de la UNT, rechazando la demanda por prescripción. “Esta era una forma de adquirir el dominio de un predio por la continuidad de la posesión del mismo, animus domini - explicó Augusto González Navarro-. Lo que viene a decir ahora en este caso la Justicia Federal es que estas tierras de la Universidad deben considerarse de dominio público. Esto es muy trascendente. Las de dominio público tienen la característica de ser inalienables, de ser imprescriptibles y de ser inembargables porque son cosas que están fuera del comercio. Es decir que nadie puede arrogarse derecho aun con el tiempo; y no puede alegar buena fe, ni puede alegar posesión pacífica de terreno que además está siendo reclamado continuameunte por la Universidad”.

Historia repetida

José Luis Jiménez recordó que en marzo, en una sesión del anterior Consejo Superior, a partir del incidente vivido por el consejero Hugo Gani -quien fue agredido por un usurpador en Horco Molle- se pidió un desagravio y medidas sobre las usurpaciones. Dijo que en ese momento el vicerrector (era José García) explicó que era un tema sensible y que se había formado una comisión. “Hoy nos vemos de nuevo ante una situación complicada. Dios quiera que se trabaje. Si no, transcurre el tiempo y volvemos a lo mismo”. Añadió que “en 2009 ya conocíamos la situación de usurpación (de Sosa) y sin embargo no se ha seguido nada hasta hoy”. El rector le respondió: “queremos ser querellantes; hemos querido que el Consejo conozca la situación. Y esto ha comenzado a ser más grande. Con el mejor de los criterios hago esta resolución y la traigo a ustedes. Pero esto lo precisamos para poder seguir un camino seguro”.

El fallo de 2008

En el caso de la denuncia de 1998 contra Próspero Marcelo Sosa por usurpación, el fallo del Juzgado Federal I, del 28 de mayo de 2008, hace lugar al sobreseimiento definitivo en favor de Sosa por prescripción de la acción penal. González Navarro explicó que en estas denuncias la acción la lleva a cabo el fiscal. “En este caso era una mera denuncia que terminó prescribiendo por la falta de avance en la investigación. Es sede penal. El señor no ha sido condenado pero eso no le otorga de ninguna manera la propiedad sobre esa parcela. Tampoco ha sido absuelto sino que ha sido sobreseído. De ninguna manera implica eso que la propiedad de la tierra le pertenece. Es de dominio público, no hay forma de enajenarla”.

Comentarios