El Central volvió a frenar la suba del dólar que, igualmente, cerró en $ 38,74

En sintonía con Brasil, la divisa norteamericana trepó 54 centavos y el Merval cayó casi el 1%.

12 Sep 2018
1

INCERTIDUMBRE. Contagiado por Brasil, el peso se depreció 56 centavos.

La incertidumbre de los inversores persiste. Ayer, a pesar de que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) salió a vender para contener su avance, el dólar se disparó 54 centavos hasta cerrar en $ 38,74, sobre todo presionado por Brasil.

En el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), la divisa saltó 56 centavos a $ 37,94 pese a que el BCRA habría vendido unos U$S 40 millones con el objetivo de frenar la disparada, según estiman operadores. Fue en sintonía con el mercado brasileño, donde la moneda norteamericana trepó un 1,8% a 4,16 reales por dólar.

Cabe mencionar que, el ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva renunció ayer a la batalla legal para presentarse en las elecciones del 7 de octubre y el Partido de los Trabajadores logró consenso para que su compañero de fórmula, Fernando Haddad, sea el candidato a la presidencia.

“Las renovadas tensiones sobre el real brasileño se hicieron sentir -sumadas a las incertidumbres económicas y políticas domésticas - por lo que el dólar mayorista escaló hasta los $ 37,94, dado que la reciente retracción volvió a despertar la demanda en el actual escenario, mientras el BCRA a través de la repentina oferta de divisas busca en soledad amortiguar la marcha aprovechando la mayor flexibilidad para intervenir”, señaló a LA GACETA el economista Gustavo Ber, del Estudio Ber.

El mercado argentino, además, operó bajo la mirada atenta del Banco Central que salió a vender cuando el mayorista tocó los $ 38; y con cierto recorte de liquidez por la celebración del año nuevo judío, que suele reducir el número de inversores. El volumen operado fue de 21% a U$S 460 millones.

Más dudas

Además, los negocios estaban impregnados por las dudas que arrastra la economía doméstica mientras se aguardan avances en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para cerrar un nuevo acuerdo, el potencial aval político al presupuesto 2019 y otra licitación de letras del Tesoro (Letes), que cierran hoy.

El Ministerio de Hacienda, en este sentido, lleva a cabo una nueva licitación de Letras del Tesoro en Dólares y Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos, como medio para continuar desarmando el volumen de Lebac. Son a un plazo de 196 días con vencimiento el 29 de marzo de 2019 y se puede suscribir tanto en pesos como en dólares. Además, licitará nuevas Letes Capitalizables en pesos al 4% a un plazo de 105 días con vencimiento 28 de diciembre de 2018 y procederá a la reapertura de las Letes Capitalizables en pesos a 2,85% con vencimiento en marzo de 2019. En esta rueda, la divisa operó en alza durante todo el desarrollo de la rueda exhibiendo un salto en su cotización que otra vez tuvo un límite por la intervención oficial. “Ocurre que la desconfianza regresa al centro de la escena, dentro de un clima de marcada volatilidad, toda vez que los operadores vuelven a observar un clima más adverso hacia los emergentes -con salida de capitales y depreciaciones de sus monedas- el cual resulta inoportuno frente a los importantes desafíos locales -económicos y políticos- que quedan por delante”, argumentó Ber.

El Merval

En tanto, a nivel de mercados, la importante caída de las acciones en Brasil condicionó a la bolsa porteña, que ayer anotó su tercera caída consecutiva, aunque, al menos, logró moderar hacia el cierre la amplitud de su retroceso: descendió un 1%, después de iniciar la jornada con un derrape mayor al 3%, ante debilidad de los mercados emergentes por un nuevo aumento en la aversión al riesgo por los conflictos comerciales entre EEUU y China.

Por su parte, el Banco Central mantuvo la tasa de interés de referencia de política monetaria en el 60% anual, nueva referencia de la economía establecida apenas a fin del mes pasado, cuando el Gobierno no podía frenar el alza del tipo de cambio. Incluso, adelantó que se mantendrá en ese porcentaje hasta fin de año.

La situación económica, con un dólar cerca de $ 40 y una inflación por las nubes, no presta para aflojar la estrategia contractiva. De hecho, la propia entidad dirigida por Luis Caputo reconoció que la “inestabilidad cambiaria de fines de agosto generará un mayor traslado a precios del tipo de cambio y una demora en el proceso de reducción de la inflación”.

Comentarios