Boqueteros se llevan la caja fuerte de un local en la city

La banda actuó durante la madrugada del domingo en San Martín al 800 y se habría alzado con un millonario botín en una financiera. Los delincuentes habrían entrado por una puerta lateral y emplearon una perforadora hidráulica, que dejaron en el lugar.

11 Sep 2018
1

AMANECER AGITADO. Un empleado de la firma advirtió ayer que se había perpetrado el robo. La denuncia fue radicada en la comisaría 1ª.

Una banda de boqueteros dio un golpe en plena city tucumana y se alzó con un botín millonario, según las estimaciones de las fuentes policiales. Por el momento, la entidad financiera afectada por el atraco no brindó una cifra.

El robo se concretó en la sucursal de tarjeta Titanio ubicada en calle San Martín al 800. Los delincuentes habrían actuado durante la madrugada del domingo y el hecho fue advertido recién en la mañana de ayer por un empleado de la firma.

La denuncia fue asentada en la comisaría 1ª. Luego de las primeras actuaciones, el caso fue remitido a la Dirección General de Investigaciones de la Policía.

Los pesquisas se manejan por el momento con hermetismo y esperan que las grabaciones de las cámaras de seguridad de los bancos de la cuadra les permitan avanzar en la investigación, según trascendió.

Un equipo de la sección Delitos Contra la Propiedad se abocó ya a esas averiguaciones. El fiscal Pedro Gallo (XII) coordinó las tareas. Las autoridades de la firma declinaron realizar declaraciones sobre el caso.

Cómo actuaron

No se descarta que los asaltantes hayan ingresado por una puerta lateral, alrededor de la 0.30 del domingo.

Una vez adentro, cruzaron un pasillo de unos 10 metros, a lo largo del cual destruyeron al menos tres cámaras de seguridad. Además, dañaron la memoria de la computadora donde se graban las imágenes. Expertos de la Policía trabajan para recuperar ese material, pero no es seguro que puedan recuperar algún registro.

Luego, posiblemente utilizando un taladro manual, realizaron una pequeña abertura en uno de los muros de la bóveda. Por allí habrían ingresado una cámara de video, para confirmar que había una caja de seguridad.

Finalmente, usando una perforadora hidráulica, realizaron en la pared una abertura de 40 por 40 centímetros, y por ese hueco sacaron la caja de caudales. Escaparon sin que nadie advirtiera lo que había ocurrido.

Parte del equipamiento fue abandonado en el lugar. Peritos de Criminalística y de Laboratorio de la Policía lo analizará en busca de indicios sobre los autores del robo. También tratarán de encontrar alguna pista en las colillas de cigarrillos halladas en el piso.

Sospechas

Los investigadores no descartan ninguna hipótesis, pero por estas horas gana preponderancia la de una posible “entregada”. La precisión con que actuaron los boqueteros alimenta la sospecha de que habrían manejado información específica.

Fuentes policiales afirman, también, que no hay registros de bandas de esas características operando en Tucumán en los últimos tiempos. Por esa razón tampoco descartan que se trate de una organización foránea que actuó por encargo.

El último caso de un golpe perpetrado por boqueteros en Tucumán es de marzo de 2017, pero la modalidad difiere de la empleada el domingo. En el caso del año pasado, los ladrones entraron por el techo a un local de Belgrano al 1.900 y se llevaron la caja fuerte, con una millonaria suma de dinero.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios