Construyen un barrio cerrado en terrenos que, según la UNT, pertenecen al parque Sierra San Javier

Sobre la ruta 338, cerca de Villa Nougués, se encuentra el predio en el que ya hay varias casas tipo chalet de madera. Los terrenos se ofrecen por internet con luz, agua y caminos. Autoridades de la UNT hicieron un operativo la semana pasada para verificar la actividad del ocupante del inmenso terreno.

08 Sep 2018

Al sur de San Javier, cerca de Loma Bola, está creciendo un enorme barrio privado que está ubicado, según denuncia la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), en terrenos del parque Sierra San Javier. Se trata del loteo llamado “Las Pirámides” que tiene vista panorámica al oeste de San Javier. Está sobre la ruta 338, cerca de Villa Nougués. Ya hay varias casas tipo chalet de madera y los terrenos se ofrecen por internet con luz, agua y caminos. La UNT hizo un operativo la semana pasada para verificar la actividad del ocupante del predio, Próspero Marcelo Sosa, e iniciar las gestiones para el impedir este emprendimiento y también para el desalojo. Va a ser una tarea ardua: ya Sosa estaba denunciado hace años por la UNT por usurpación pero él dice que el terreno le pertenece y que ha ganado un juicio por esa propiedad.

UBICACIÓN. El loteo se encuentra al sur de Loma Bola por la ruta 338, cerca de Villa Nougués.

El operativo se inició a partir de un incidente ocurrido hace un mes con unos senderistas que habían bajado desde la calle 15 siguiendo el río San Javier y cuando llegaron a la cascada llamada “El salto de la corzuela” se encontraron -según cuenta Rodolfo Salinas, director administrativo de Parque Sierra de San Javier- “con gente armada que les dice que no pueden estar en ese lugar”. Los guardaparques corroboraron que se estaba haciendo el emprendimiento en este sector sur del parque -”que es, además, zona roja, a una altura de 1.310 metros, de uso restringido de acuerdo a la ley de Bosques” e hicieron la denuncia en la Secretaría de Bienestar Universitario. Y un empleado de la UNT corroboró lo que sucedía haciéndose pasar por un interesado en comprar un terreno. Vio que se había hecho desmonte y que había máquinas trabajando en la apertura de caminos.

Primer choque

El jueves de la semana se presentaron en “Las Pirámides” el secretario de Bienestar Universitario, Gustavo Vitulli; el director de Asuntos Jurídicos, Augusto González Navarro, y el escribano Atilio Scarso. “Entramos y a 200 metros está la casa de Sosa. Si bien la Universidad en algún momento hizo una denuncia penal contra esta persona por usurpación -se había instalado con una casa muy precaria- ahora inquieta este emprendimiento. Le dijimos que cese con este tema, porque son tierras universitarias”, dice Vitulli. “Nosotros lo filmamos y él también nos filmó a nosotros”. Agrega que “está vendiendo los terrenos por internet y a través de una escribanía y además ofrecen ellos mismos construir las casas, que son como prefabricadas de madera”. ¿Qué contestó Sosa? “Que él había hecho una presentación de un plano de una prescripción adquisitiva en Catastro. Pero eso no tuvo trámite judicial”, responde Vitulli. González Navarro añade que “nosotros le dijimos que el terreno no le pertenece y se colocó un cartel que dice ‘propiedad de la UNT´”.

DESARROLLO. Así luce el predio: ya hay varias casas -precarias, por cierto-; además, abrieron varios caminos.

El hijo de Sosa, Marcio Sosa, dice a LA GACETA que ellos ganaron en 2009 un juicio que la UNT les había iniciado en 1997 por usurpación. “Diez años duró el juicio. Y cuando lo ganamos, con sentencia firme, iniciamos el emprendimiento. El juicio era por 39 hectáreas pero nosotros los intimamos a entregarnos las 4.800 ha que nos pertenecen”, asegura Sosa. Y agrega que “vinieron prepeando con la Policía Federal y entraron a una propiedad privada. Los hemos denunciado en la comisaría de Yerba Buena”.

En la UNT se formó una comisión para analizar el problema. “Pedimos al rector que la UNT se constituya en querellante para poder seguir los pasos de la denuncia por usurpación”, dice González Navarro. Añade que se va a pedir una medida cautelar para que se impida que continúe el emprendimiento. “Ya se logró una medida similar con una usurpación a comienzo de año en Horco Molle cerca del CAPS. Se conminó al ocupante a que deje de construir una casita. Esperamos lograr lo mismo”.

EN INTERNET. Así se ofrecen los lotes de Las Pirámides; los venden con luz, agua y caminería consolidad, según consta en los avisos que circulan en la web.

La UNT enfrenta con frecuencia problemas de usurpación en el parque Biológico, que tiene 14.200 hectáreas y cuenta sólo con 13 guardaparques. En enero la ex rectora Alicia Bardón había dicho que hay unas 120 familias que ocupan terrenos de la Universidad, fundamentalmente en la zona de Horco Molle, algunas desde 1948, cuando la Nación cedió los predios a la UNT.

Pero este caso parece complicado, porque Sosa pretende prácticamente un tercio del parque Biológico. “Está en la llamada Cola Sur del parque”, explica Vitulli. Salinas agrega que el lugar “tiene vistas extraordinarias; da para la zona Oeste del río San Javier. Se puede ver la sierra de San Javier y las cumbres Calchaquíes”. El rector de la UNT, José García, ha presentado una nota a Flora y Fauna denunciando este desmonte, que afecta bosques de alisos y pastizales de altura, y pidiendo el decomiso de los elementos usados para abrir caminos. También envió un pedido de informes a EDET para saber por qué se le dio luz al emprendimiento. Consultado por LA GACETA, el gerente comercial de EDET, Horacio Nadra, respondió que la empresa de energía “tiene obligación de dar servicio a gente con titularidad precaria, cuando lo solicita. Pero no para emprendimientos comerciales”. Nadra prometió averiguar cómo era el caso de “Las Pirámides”. Al respecto, el delegado comunal de de San Javier, Gustavo Vildoza, explica que su comuna tiene graves problemas con usurpación de terrenos y que a pesar de los acuerdos con Juzgado de Paz, Fiscalía de Estado, EDET, Ersept y Turismo no han podido evitar que se les dé servicios a quien los solicita, si presenta simplemente una constancia policial de estar viviendo en un terreno determinado. Y las usurpaciones son constantes. “Esta semana denuncié cinco”, dice Vildoza.

Pelea de fondo

Marcio Sosa afirma estar dispuesto a mostrar sus papeles y defender su emprendimiento, que ofrece con terrenos con boleto de compraventa y con intervención de una escribanía. La UNT asegura que tiene las escrituras de los terrenos que la Nación expropió a Paz Posse en 1948 pero tiene que armar sus esquemas legales y operativos para defenderse frente a las usurpaciones, en las que por lo general ha salido perdidosa. Cuenta Santiago Yanotti, del Ersept (ente de control de servicios de luz y agua), que a las familias ocupantes de Horco Molle la misma UNT les está pagando un medidor comunitario. Y Juan Pablo Juliá, de los guardaparques, relata que la casita junto al CAPS (que no pertenece al área de los guardaparques, aclara) ya está totalmente construida, a pesar del amparo pedido por la UNT a la Justicia. Es que -señala Gustavo Vitulli- “ el parque es vulnerable por todos lados”.

Comentarios