Los semáforos no funcionaron y el tránsito fue un caos en el microcentro

Un corto circuito apagó los semáforos entre San Juan, Monteagudo, San Martín y Junín.

08 Sep 2018
1

FRENTE A LA PLAZA. Un agente de tránsito trata de poner orden en la calle. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO.

“Había que escapar de ahí. Fue una locura”, confesó el taxista César Vitale. Esa opinión se extendió entre muchos de los conductores que circularon ayer en horario pico por el microcentro tucumano. La falla de los semáforos del cuadrante ubicado entre San Juan, Monteagudo, San Martín y Junín hizo que casi toda la mañana no hubiera control y colapsaran las arterias. A ello se sumaron protestas de diferentes agrupaciones, en esa zona, que potenciaron el caos.

“Traté de evitar el microcentro”, dijo tajante el conductor José Cobos, que sólo al mediodía se metió en el casco céntrico cuando se fue normalizando el sistema de semáforos. En cambio, Jairo García, conductor de una motocicleta, contó que sí o sí tenía que andar por ese cuadrante para dejar encargos de su trabajo en una mensajería. “Me tiraban el auto encima. Había mucha gente sacada”, describió.

Los semáforos comenzaron a titilar de amarillo desde las 6, pero se sintió más en los horarios complicados del centro: entre las 7 y las 8.30 y al mediodía, en coincidencia con la entrada y salida de los colegios. En algunos sectores de la ciudad, como en la esquina de San Martín y 25 de Mayo, se instalaron inspectores de Tránsito para guiar el paso de vehículos y peatones.

“Una malla entró en corto por motivos que desconocemos y afectó al cuadrante entre San Juan, San Martín, Junín y Monteagudo”, explicó el subsecretario municipal de Tránsito, Enrique Romero. Y agregó: “el corte de semáforos ocurrió cuando se intentaron sincronizar. Ahí quedaron totalmente incomunicados los aparatos”.

La malla a la que se refirió el funcionario se trata de una conexión eléctrica que tiene 40 controladores (semáforos) a su cargo. Esos controladores tuvieron que ser reconectados de a uno y de manera manual para reestablecer el sistema de control de tránsito, explicó la Municipalidad Se preveía que para hoy ya estarían todos en funcionamiento.

Según datos del municipio capitalino, más de medio millón de vehículos circulan por San Miguel de Tucumán: 360.000 autos, 140.000 motos, 5.000 camiones, 5.850 taxis, 1.200 colectivos y 5.000 bicicletas. Además lo hacen unos 300.000 peatones. Por hora, 17.000 vehículos ingresan y salen de la capital provincial. Tomando en cuenta un parámetro de 10 horas laborales, estaríamos hablando de 170.000 autos, camionetas, colectivos, motos y camiones que transitaron por San Miguel de Tucumán, ayer, sin elemento alguno que controle el tráfico en un sector tan concentrado como el microcentro.

Comentarios