Cuatro años después, corrigen el fallo de la segunda megacausa

Nuevos cambios en “Arsenales II-Jefatura II”.

07 Sep 2018
1

Cuatro años después, la Cámara Federal de Casación Penal resolvió los recursos que se habían presentado contra el fallo de la megacausa “Arsenales II-Jefatura II”. De esa manera, en un voluminoso expediente se modificó la situación procesal de varios de los condenados en aquella ocasión.

Aquel juicio, celebrado entre fines de 2012 y todo 2013 en el Tribunal Oral Federal tucumano, fue el sexto por delitos de lesa humanidad concretado en la provincia. Se trataron de 13 meses de debate oral, con expedientes que alcanzaron más de 100.000 fojas en 450 cuerpos. Se celebraron 90 audiencias en las que se analizó la responsabilidad de 41 sospechosos en delitos cometidos contra 215 víctimas durante el terrorismo de Estado.

Sobre las más de 900 páginas del fallo de la sala III de esa Cámara, el fiscal federal y coordinador de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad en Tucumán, Pablo Camuña, alertó sobre algunos puntos salientes. “Son duros reveses para víctimas y familiares”, planteó Camuña en respecto de la sentencia de los camaristas porteños Juan Carlos Gemignani, Eduardo Riggi y Angela Ledesma.

Los antecedentes

Si bien el fallo del TOF tucumano había dejado descontentos a familiares de desaparecidos y de los entonces imputados, determinó que 37 de ellos habían cometido delitos de lesa humanidad en dos centros clandestinos de detención (la ex Jefatura de Policía) y exterminio (el ex Arsenal Miguel de Azcuénaga).

Los jueces Carlos Jiménez Montilla, Gabriel Casas y Juan Carlos Reynaga condenaron a cuatro de los imputados a perpetua y a 32 a penas de entre dos y 20 años y absolvieron a cuatro de ellos. Reynaga votó en disidencia porque consideró que 25 de los encartados deberían haber recibido penas mucho más duras. También se pronunció en contra de las absoluciones.

Las penas

Las sanciones más severas fueron para tres ex policías (dos de ellos ya condenados a perpetua) y un ex militar. Entre los ex uniformados provinciales se encuentran Roberto “El Tuerto” Albornoz, Luis De Cándido y Ricardo Sánchez. A los primeros, que pertenecieron al Servicio de Informaciones Confidenciales (SIC), se los responsabilizó por los crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención que funcionó en la Jefatura de Policía.

Mientras que el ex miembro de la fuerza nacional fue Luis Varela. Por otro lado, las absoluciones fueron por el “principio de la duda”: el ex gendarme Celso Barraza, el sacerdote José Mijalchyk, el escribano Juan Carlos Benedicto y el ex militar Luis De Urquiza.

En la actualidad la mayoría de los condenados cumple prisión domiciliaria; aunque algunos fallecieron. “Arsenales II-Jefatura II” fue el primer proceso oral que juzgó delitos en el Arsenal. Allí se encontraron las fosas con restos de desaparecidos quemados (siete de ellos fueron víctimas de este proceso). Los peritos del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) concluyeron tras sus estudios que fue el centro de exterminio más grande del país.

Los argumentos

El fallo del TOF consideró que la represión sistemática contra la población civil, basada en un circuito de centros clandestinos y en tareas de inteligencia, estaba aceitada y “plenamente articulada” desde principios de 1975 en Tucumán. Describió con las palabras “masacre” y “exterminio” parte del plan implementado. Diferenció que mientras para la jerga militar quienes lo llevaron adelante fueron “grupos o fuerzas”, para la población eran “patotas” paramilitares y parapoliciales. También ha remarcado los intentos por lograr la impunidad, sobre todo, mediante la clandestinidad y el ocultamiento de cadáveres. Y sobre todo, el valor de la verdad.

Finalmente, en aquella ocasión los magistrados compararon el Arsenal con los campos de concentración nazis. Hicieron hincapié en diversos pasajes a los crímenes contra la familia y en los actos de violencia sexual que sufrieron víctimas.

Comentarios