Loable acción para ayudar a enfermos de cáncer

03 Sep 2018

Aunque en las últimas décadas, la ciencia ha experimentado un avance increíble, es uno de los males que aún no ha podido ser derrotado. Sigue sien sinónimo de miedo, dolor, sufrimiento, muerte. Según una definición, cáncer es una enfermedad que se caracteriza por la transformación de las células, que proliferan de manera anormal e incontrolada. Los tratamientos más comunes para combatirlo están basado en la radioterapia y en la quimioterapia, que con frecuencia ocasionan en el paciente efectos secundarios como la caída del pelo, cambios en la piel y en las uñas; falta de apetito, náuseas y vómitos, entre otros.

Hace pocos días, el Ministerio de Salud Pública inició la campaña “Tu cabello por una sonrisa”, con el objetivo de formar el Primer Banco de Pelucas para pacientes oncológicos. Niñas, jóvenes y adultos donaron su pelo en la plaza Independencia.

En nuestra edición de ayer, una crónica cuenta cómo niñas de 10 años, obsequiaron su cabellera por esta noble causa. La madre de Nayla contó que su hija se pasaba horas cepillando su largo pelo que le llegaba hasta la cintura y la sorprendió cuando le dijo: “mamá, quiero donar mi cabello a los chicos con cáncer, que se les cae el pelito”. Alba, de la misma edad, llegó a la plaza con su papá. “Yo me enteré de que hay muchos chicos que necesitan pelo porque a ellos se les cae por los tratamientos. Y como yo tengo mucho (se toca el pelo que le cubre la espalda) le dije a mi papá que me traiga. Le voy a contar estos a mis compañeras del colegio y a mis primas para que ellas vengan también”, le contó a nuestra cronista.

Una estudiante de la carrera de Trabajo Social de la UNT contó que se decidió a donar el pelo porque su papá era paciente oncológico. “Pensé en tantas mujeres que tienen el padecimiento del cuerpo que además está marcado por un signo tan fuerte como es la ausencia de cabello. Capaz que el solo hecho de dar algo que vuelve a crecer podemos hacer más llevadera la situación de alguien, pensé”, señaló.

Un directivo del Siprosa dijo que se trata de mejorar la autoestima de las pacientes. “A la enfermedad, muchas veces, se le suma este problema desde el punto de vista psicológico. Esa baja autoestima de las personas con cáncer afecta a veces el tratamiento. Poder dar un elemento como este, una peluca, que mejora la dignidad de las personas, es fantástico”, consideró. Para la confección de una peluca, se necesita aproximadamente cinco metros de cabello sano, en buen estado. Es por ello que, cuantas más personas se solidaricen con la causa, se reconfortará a más pacientes que padecen esta cruel enfermedad.

Sería positivo si esta campaña solidaria se extendiera a las escuelas primarias, a la secundaria, a las universidades, a la administración pública, a las empresas privadas, de esa manera se profundizaría la solidaridad hacia aquellos que padecen esta enfermedad. Esta debería efectuarse en forma sostenida para conseguir una mayor adhesión.

Si desde temprana edad, se genera conciencia sobre la importancia de ayudar al prójimo, estaremos apostando por lograr una sociedad más sensible, menos individualista. “Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el arte de vivir juntos, como hermanos”, afirmaba Martin Luther King. Tal vez esta sea una buena posibilidad para juntarnos.

Comentarios