Renunció, se arrepintió, y hoy vuelve a la gestión

Arnedo retiró la dimisión y retoma el cargo en Servicios Públicos. Berarducci confirmó que el funcionario ocupará nuevamente su oficina, aunque el fin de semana estuvo supervisando obras.

03 Sep 2018
1

DOS DÍAS AFUERA. Arnedo, a la derecha, volverá a caminar con Alfaro. municipalidad de san miguel de tucumá

Poco parece haber durado el enojo de Carlos Arnedo con el intendente de la Capital, Germán Alfaro. El dirigente sindical, que el jueves había renunciado como secretario de Servicios Públicos con fuertes críticas, finalmente retiró su dimisión y desde hoy retomará sus funciones.

Así lo confirmó el secretario de Gobierno, Walter Berarducci. “Retiró la renuncia y continuará trabajando normalmente. El intendente pretende que todos los funcionarios se aboquen exclusivamente a la gestión”, explicó Berarducci a LA GACETA.

La “des-renuncia” de Arnedo, incluso, se formalizó en los hechos el mismo fin de semana, puesto que el funcionario recorrió zonas en las que se realizaban operativos de limpieza del municipio, según precisaron fuentes municipales. No obstante, aún no hubo un nuevo encuentro entre el fugaz dimitente y el intendente Alfaro.

La renuncia del ex secretario general de la Unión de Docentes Tucumanos se había producido intempestivamente luego de una discusión mantenida con Alfaro y con uno de sus subordinados, el director de Espacios Verdes Armando Cabello Galindo (un dirigente estrechamente ligado al concejal Rodolfo Jhony Ávila). Según trascendió, el intendente les recriminó un mayor trabajo en conjunto y que dejaran de lado las rencillas internas. Molesto por los reproches del jefe municipal, apenas finalizó esa reunión Arnedo redactó un duro texto de renuncia y lo presentó en la Intendencia.

“Ante lo expresado por usted en la reunión del día de la fecha y no compartiendo en lo más mínimo las expresiones vertidas, me dirijo por este medio al solo efecto de presentar mi renuncia al cargo con el cual me honrara”, había planteado Arnedo en el texto de su dimisión. Y había agregado: “decía el general Perón ‘la única verdad es la realidad’. Hoy la realidad me marca que con sus manifestaciones me iguala hacia abajo con personajes oscuros que no tienen currículum sino prontuario. Por mi dignidad, mis convicciones y fundamentalmente por mi militancia considero necesario y pertinente dar un paso al costado, entendiendo que de esta forma pasaré a ser un problema menos de su gestión”.

La vuelta de Arnedo al frente de la Secretaría de Servicios Públicos suma un nuevo capítulo a la convulsionada historia reciente del área: el escándalo generado por el extraño robo de una estatua (“Meditación”) de más de 100 kilos del Parque 9 de Julio y un incendio en uno de los galpones de Espacios Verdes. Las llamas habrían alcanzado algunas herramientas y maquinarias del municipio, entre ellas, motoguadañas, sopladoras y motocicletas. “Eso fue algo menor, no, no, no. Eso ha sido una cosa insignificante, ya está todo solucionado”, había respondido a este diario el director Cabello Galindo.

Comentarios