La cuestión de género es un tema central en la escuela del siglo XXI

Según una experta de la Unesco, las nuevas currículas deben apuntar a enseñar a crear tecnología y a respetar los derechos ciudadanos

01 Sep 2018

El empoderamiento de la mujer y la cuestión de género es un tema central para las nuevas políticas educativas del mundo, y en especial para América Latina. Lo confirma María Teresa Lugo, una las expertas que participa en el II Congreso Internacional de Educación, que se realiza hasta hoy en Tucumán. Lugo es coordinadora de TIC y Educación en el IIPE-Unesco para la Oficina de América Latina.

Después de su conferencia en el Ciidept -una de las 13 sedes del encuentro internacional- Lugo conversó con LA GACETA. Estos son algunos conceptos:

EXPERTA. María Teresa Lugo, de IIPE-Unesco, para América Latina.

- ¿Cómo se imagina la escuela del siglo XXI?

- Primero habría que hacer un diagnóstico de la actual. En la secundaria los chicos no aprenden todo lo que deberían. En principio a causa de tres factores: las altas tasas de abandono, especialmente en el último tramo. La mitad abandona no sólo por cuestiones de pobreza. En segundo lugar, la baja relevancia curricular, es decir, lo que aprenden no es relevante para ellos. Y el tercer punto es la desconexión que tiene la escuela hoy con la contemporaneidad. Una alumna lo graficaba así: salimos del secundario con un tenedor en la mano y la vida nos da sopa.

- Además la diversidad de alumnos es muy grande.

- Tampoco la escuela refleja las diferencias de estudiantes que tenemos en las aulas. Por eso un desafío importante es aprender más, mejor y de una manera diferente. Esto habla de una propuesta más inclusiva que reconozca las identidades diversas de los chicos y les dé la formación ciudadana necesaria para ser un estudiante del siglo XXI.

- ¿Qué debería enseñar?

- Hoy la escuela secundaria tendría que dar a los alumnos la oportunidad de pensar en un proyecto de vida. Eso es parte de lo que se podría enseñar. Es importante que los chicos aprendan nuevos contenidos pero también de una manera diferente. El tema no pasa por la información por sí misma sino por generar un conocimiento relevante para ellos, para su vida. Pensar la escuela desde una perspectiva de derecho a la educación, ese sería el marco general. Pensar el derecho de niños, niñas y adolescentes desde una educación de calidad. Si no ofrecemos una educación de calidad estamos vulnerando derechos.

- ¿En ese marco la cuestión de género sería un contenido?

- Sí. La brecha de género es un punto esencial en los proyectos vinculados con formar ciudadanía, inclusive desde lo ético. La escuela del siglo XXI debe incluir esta brecha y todo lo que tiene que ver con la tecnología: pensamiento computacional, aprender a programar (Tucumán está incluido en el programa Planea, por el cual el espacio de tecnología se transforma en ciencias de la computación). Los chicos aprenden a programar y esto hace que los alumnos pasen de ser usuarios pasivos a poder crear tecnología.

- ¿Cómo se hace con los sectores de la comunidad que no están de acuerdo con la teoría de género en la escuela?

- La Unesco tiene un acuerdo de desarrollo sostenido con varios países entre los que se encuentra la Argentina. La igualdad de género es un objetivo específico. No es una opinión mía, sino un acuerdo por el cual la igualdad de género tiene que formar parte del sistema educativo. Hay una necesidad de empoderamiento de la mujer para que pueda estar en las mismas condiciones que el hombre y la escuela es un buen espacio para esas acciones concretas.

- ¿Cómo se hace?

- En primer lugar hay que revisar los materiales de texto, y ver si tienen una perspectiva de género. Actualmente todavía te encontrás con textos que estereotipan a la mujer en cuanto a oficios; ves al papá que vuelve del trabajo y la mamá no, como si no trabajara. O no se ves papás cuidando niños. Desde la perspectiva de género hay leyes que defienden derechos adquiridos, como el matrimonio igualitario. Los libros de texto tienen que ser reflejo de una sociedad. Los materiales de enseñanza se deben adecuar a los tiempos.

- ¿Qué se busca con la alfabetización digital?

- Democratizar el conocimiento. Hoy no alcanza con tener una computadora, es como tener un libro y no saber leer. Para apropiarme de la tecnología necesito hacer un uso crítico de ella y tener un capital cultural para crear tecnología. Todo esto no sólo alcanza a los alumnos sino a la formación de profesores y maestros para que puedan llevar adelante sus propuestas pedagógicas con la tecnología. Y estamos lejos de eso: hoy sólo tres de cada 10 alumnos usan la computadora en la escuela una vez a la semana. El celular, el dispositivo más difundido, lo usa el 96% de los chicos secundarios pero las tres cuartas partes no pueden usarlo en la escuela porque no se les permite. Los chicos viven conectados y cuando llegan a la escuela les pedimos que se desconecten. Estamos desaprovechando el uso del celular.


Comentarios