Consideraciones en torno de la crisis educativa

30 Ago 2018

Es el proceso de socialización y aprendizaje encaminado al desarrollo intelectual y ético de una persona; al individuo se le suministran herramientas y conocimientos esenciales para ponerlos en práctica en la vida cotidiana. La educación es esencial en formación del ser humano, no solo en lo que hace a sus capacidades y a la inserción en el mundo laboral, sino en lo que a su calidad humana se refiere. “La educación primaria es la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos; son las escuelas la base de la civilización”, decía Domingo Sarmiento.

Como ya había sucedido en 2017, la semana pasada, el Gobierno provincial acogió a los presidentes de las academias nacionales de nuestro país y de algunas naciones limítrofes. Uno de los asistentes fue Guillermo Jaim Etcheverry, quien preside la Academia Nacional de Educación. En una extensa entrevista con LA GACETA, el autor del libro “La tragedia educativa” (1999) expuso reflexiones, dignas de ser consideradas. Señaló que desde entonces hemos cambiado para peor. “Siempre va a ser necesario entender lo que se lee, será necesario tener la capacidad de abstracción que da la matemática. Eso es lo básico. Y es lo que la escuela tiene que dar: las herramientas básicas para que sepan defenderse”, dijo. El ex rector de la Universidad de Buenos Aires sostuvo que el hecho de que de cada 100 chicos que ingresan al primario solo 50 terminan la escuela media; y que de esos 50 que terminan la mitad no entiende lo que ve, y 2/3 tienen dificultades para la matemática es un escándalo, está mostrando un fracaso del sistema. “Y eso pasa porque no se les enseña, no se los estimula a los chicos a que hagan el esfuerzo de aprender. Aprender es difícil. Cualquiera que aprendió algo lo sabe; por supuesto, con profesores que lo interesan, con padres que los apoyan. Pero es un esfuerzo personal, y esa idea está en crisis”, consideró. Afirmó que hay un retiro de las generaciones mayores de su responsabilidad de poner a las nuevas generaciones en posesión de su herencia cultural. “Estamos dejando a los chicos a merced de un aparato de entretenimiento, de banalización, que necesariamente trata de simplificar las cosas. Y no les estamos mostrando que el ser humano ha sido capaz de crear otras cosas. Me parece que estamos rehuyendo a esa responsabilidad; los dejamos a merced de este mercado que ha visto en los jóvenes un objetivo impresionante. Y está el tema de las redes sociales que por un lado, es muy interesante, pero por otro, tiende a exaltar el individualismo que todos llevamos dentro, y que nos ha llevado a convertirnos en el centro del mundo”, destacó.

En el Congreso Internacional de Educación efectuado en Tucumán en 2017, una joven australiana dijo que los chicos argentinos no comprendían la importancia de la educación: “están más enfocados en tener una vida social que en los estudios, viven el momento y no piensan en el futuro”.

Sería importante que la nueva edición de este Congreso que comenzará mañana en nuestra ciudad se reflexionara sobre estos y otros asuntos, en los cuales el educador tiene un rol fundamental. Se debería fortalecer y ampliar su formación, no solo con los nuevos contenidos tecnológicos, sino también en lo que hace a la historia, la cultura y la ciencia de Tucumán e incorporar en forma activa a los padres al hecho educativo. “Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber”, aconsejaba Albert Einstein.

Comentarios