El dominio territorial genera una escalada de violencia en “La Bombilla”

En 15 días murió una mujer y dos jóvenes se encuentran en estado crítico por haber sido baleados en la cabeza.

25 Ago 2018
1

CAOS. Cinthia Pereyra recibió un mortal disparo al quedar atrapada en medio de un tiroteo entre dos grupos. Por este caso ya hay un detenido. la gaceta / foto de hector peralta

La lucha por el dominio territorial recrudece con el correr de los días en el barrio Juan XXIII (“La Bombilla”). Un joven, que integraría uno de los grupos sospechados que se dedicarían al narcomenudeo, agoniza por haber recibido un disparo en la cabeza. El hecho se produjo horas antes de que se secuestraran cargadores de pistolas ametralladoras durante una serie de allanamientos que se realizaron en ese sector de la capital por la muerte de una joven que quedó en medio de un enfrentamiento entre dos grupos.

Luego de que se desarticulara el Clan Reyna, acusado de dirigir la mayor organización de narcomenudeo del barrio, se esperaba que se produjera una lucha por el dominio territorial, pero no que se produjera semejante escalada de violencia.

En menos de tres semanas, se produjeron tres hechos de sangre. El 9 de agosto, Cinthia Pereyra quedó en medio de un enfrentamiento entre soldaditos de los clanes Los Chuby y Los Correa cuando caminaba con su hija por una calle de “La Bombilla”. Recibió un disparo y murió a los pocos minutos. Por ese hecho quedó detenida una persona y la Policía busca a otra.

Dos días después, en un confuso episodio, G.M.A, recibió un disparo en la cabeza. Algunos aseguran que al joven, que tendría problemas de adicción, le habrían intentado robar cuando se dirigía a comprar drogas. Otras versiones indican que fue emboscado por un grupo rival. Mientras la Justicia investiga el caso, la víctima se encuentra en gravísimo estado desde el día que fue herido.

Anoche, cerca de las 22, Rodrigo Farías, de 19 años, circulaba con su amigo Mariano Cerón cuando fueron interceptados en la esquina de Isabel la Católica y Lucas Córdoba por cinco jóvenes que se desplazaban en dos motos. Según el testigo, uno de los integrantes del grupo se bajó del rodado y le dijo: “hacete al lado porque la bronca no es con vos”. Luego, sin mediar palabra, le disparó en la cabeza.

Farías se encuentra edn gravísimo estado en el Hospital Padilla. Es primo hermano de Fabio y Gustavo Farías y de Ezequiel Navarro, tres integrantes del grupo familiar aparentemente dedicado al narcomenudeo que fueron ultimados en los últimos tres años.

Los policías ya identificaron al sospechoso. Sería un menor de 16 años conocido como “El Monito”. Sería miembro del Clan Mensegues, otro grupo que estaría pugnando por el dominio del barrio. Su madre, que se llamaría Lorena, fue beneficiada por la Justicia con un arresto domiciliario en una causa por drogas. No se descarta que en las próximas horas se presente ante la Justicia.

Ese episodio no frenó los allanamientos que realizaron más de 100 policías en el barrio. Personal de la División Homicidios, al mando de los comisarios Jorge Dib y Diego Bernachi, apoyado por cuerpos de Infantería, del servicio 911 y de la ex Brigada, ingresó a “La Bombilla” a las 4 de la mañana en busca de las armas que se utilizaron en el crimen de Pereyra.

Según informaron fuentes policiales, los investigadores encontraron en viviendas que podrían estar vinculadas al Clan Romero, “una importante suma de dinero” y varios cargadores de pistolas ametralladoras que tenían capacidad de hasta 40 proyectiles, por lo que se sospecha que los delincuentes tienen al menos una de esas armas y que la ocultaron luego del crimen de la joven.

En Esta Nota

Barrio Juan XXIII
Comentarios