En barrio Terán esperar el colectivo es una “misión de alto riesgo”

Los vecinos aseguran que los motochorros atacan todos los días.

25 Ago 2018

Los motochorros actúan a toda hora y la presencia policial es escasa, aseguran los vecinos de Inca Garcilaso al 1.500 y 1.600, en el barrio Juan B Terán. Por eso, sostienen que tienen que tomar todo tipo de recaudos cuando esperan el colectivo, sobre todo en las paradas de la plaza principal y la de la esquina con el pasaje O’Higgins.

LA GACETA realizó un recorrido por esa la zona a partir de las denuncias de los vecinos que se contactaron con la línea de policiales de WhatsApp (381-6311910) para visibilizar los casos que se registran a diario en esa barriada del sur de la capital.

“Todos los días en barrio Terán sufrimos arrebatos y robos. A pesar de hacer denuncias en la Policía, no disminuye la ola delictiva. El miércoles al mediodía en Inca Garcilaso al 1.550 (en la esquina con pasaje O’Higgins) le robaron a una chica en la parada”, contó Elina Sotomayor.

Verónica González (40) espera todas las mañanas el colectivo sobre esa arteria. “Cuando regreso de trabajar, bajo del colectivo a tres cuadras de mi casa y a veces me tengo que tomar un taxi porque ni loca camino sola, porque es muy peligroso. La verdad es que la zona siempre fue insegura y ahora es muchísimo peor. A mí me asaltaron varias veces”´, comentó.

“Ninguna de estas esquinas es segura. Generalmente es una zona muy solitaria y los motochorros se aprovechan de eso. Te roban hasta cuando estás subiendo el colectivo y te arrancan la cartera o el celular”, explicó González a este medio, antes se abordar un interno de la línea 11 para ir a su trabajo en el centro. Esa misma calle también es recorrida por la línea 17.

“En las paradas viven robando a cualquier hora, de día y de noche, pero a la siesta me parece que es el peor horario para esperar el colectivo. Al mediodía siempre roban a alguien. Las personas mayores son las que más sufren”, explicó Enzo López (20), quien contó que sufrió ataques. “La última vez me agarraron entre cuatro para robarme el celular”, recordó.

En la noche del domingo 22 de abril, María Inés Gallardo fue víctima de un brutal ataque cuando se dirigía a la iglesia San Benito de Nurcia de Inca Garcilaso y Próspero Mena. Motochorros la golpearon para robarle. “Desde el momento en que me agarraron, me empezaron a golpear. Fueron pocos minutos, pero sentí mucho miedo. Me hicieron daño física y psicológicamente”, le contó a LA GACETA.

“En la Alem, hacia el este, es más complicado. De ahí vienen a cometer arrebatos en la plaza y después escapan. Muchos son de ‘Villa Vaca’, en barrio Victoria”, explica Leopoldo mientras repara su taxi en la vereda de su casa. “No te miento si te digo que casi todos los días hay robos en la calle. A mi hermana la asaltaron en la puerta de mi casa”, relató. Alfredo Arias coincidió: “Hay poca gente en las calles, todo parece tranquilo hasta que aparecen los motochorros. Por lo general escapan hacia el este por la Magallanes; algunos viven en las vías, que es un sector peligroso, pasando la avenida Alem”, aseguró. “Las víctimas no hacen la denuncia porque te hacen perder mucho tiempo; en la Policía dan muchas vueltas. Entonces, si te acaban de robar y vas a la comisaría y después de dos horas no te atendieron, te terminás desilusionando”, describió Julio Heredia.

“Parece que no quieren que hagás la denuncia. Lo que pasa es que eso no les sirve para las estadísticas del delito porque la Policía queda mal. No creo que encuentres un vecino que te diga que en la comisaría 13ª le solucionaron su problema. Mientras vos esperás a que vean cuándo te van a tomar la denuncia, los ladrones ya están en su casa”, consideró Alicia Reina.

Funcionarios policiales aseguraron que la zona sí cuenta con presencia policial y que ante el reclamo de los vecinos buscarán los recursos para incrementarla.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios