"Las ciudades creecen por añadidura de barrios; no hay un proyecto"

Una experta en urbanismo insta a planificar el crecimiento del área metropolitana.

22 Ago 2018
1

MARCELA MEDINA. La arquitecta estuvo en LA GACETA. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA.-

Son muchas las cuestiones que explican porqué en el área del Gran Tucumán estallan las periferias, rompen los límites y parecen convertir a las ciudades actuales en territorios sin fin, como sucede -especialmente- en las localidades piedemontanas de Tafí Viejo, Yerba Buena y San Pablo. La arquitecta Marcela Medina (47 años, doctora en Humanidades con orientación en urbanismo y profesora de ordenamiento territorial) las sintetiza en una frase: “Nuestras ciudades crecen por añadidura de barrios independientes los unos de los otros. No hay un proyecto de ciudad metropolitana”.

Pero, ¿cómo hacer las ciudades a la velocidad en que llega la gente? Hace falta -prosigue la urbanista- una planificación integral. En segundo lugar, se requiere decisión política. Y por último, se necesitan lineamientos en ordenamiento territorial. “En general, las urbes latinoamericanas se expanden de ese modo; como mosaicos”, explica.

Profesora en la Universidad Nacional de Tucumán y en la Unsta, Medina reitera que la gestión de las ciudades debe incluir la planificación. Aunque aclara que ese plan debe trascender los gobiernos. Debe tener respaldo legal. Debe ser el resultado de un proceso de consultas ciudadanas. Y debe nutrirse de conocimientos técnicos y científicos. “La gestión actual, en cambio, se orienta a dar respuestas a las urgencias”, dice.

- ¿Qué ocasionan estas ciudades que traspasan el territorio marcado por sus murallas?

- Cuando la urbanización crece de forma discontinua, deja espacios agrícolas o sin uso confinados entre los nuevos barrios. Esto genera altos costos en términos de infraestructura y de servicios.

- ¿Qué papel juega la inversión inmobiliaria?

- Desde hace algunos años, resulta más rentable lotear que sembrar un campo. Los desarrollistas se benefician económicamente al lotear zonas sin infraestructura, porque después el Estado se ve obligado a desarrollar los alrededores. Obtienen una plusvalía: lo que antes valía poco, ahora vale mucho. El municipio o la provincia, al contrario, no se benefician. Ante esto, deberíamos pensar en instrumentos de compensación, como los bancos de tierras.

- ¿Cómo se planifica la urbanización en el piedemonte, por ejemplo?

- Es urgente orientar el crecimiento en esa región. Se requiere la coordinación de las administraciones provinciales, municipales y comunales. Cuando hablamos de ciudades intermedias o grandes, tenemos que pensar que se trata de áreas que van más allá de sus límites jurisdiccionales. Y que funcionan, en conjunto, como una ciudad.

- ¿Hacen falta espacios verdes públicos?

- Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades. En consecuencia, los espacios verdes tienen un efecto importante en el habitar urbano. Pero se requiere que reúnan ciertas condiciones: además de ser accesibles, deben estar equipados y tienen que contar con las dimensiones adecuadas. En el Gran San Miguel de Tucumán hay un déficit de espacios verdes públicos. No se diseñan parques ni plazas. Y cuando se los hace, se los coloca en espacios residuales.

- ¿La falta de espacios públicos le da vía libre a la inseguridad?

- La teórica del urbanismo y activista sociopolítica Jane Jacobs planteaba estas cuestiones en 1961, en su libro “Muerte y vida de las grandes ciudades”. Ella sostenía que la seguridad de una ciudad se promueve con la presencia de personas en el espacio público y con edificios que se abran al entorno. De ese modo, la gente y el movimiento operan como una “inconsciente red de controles y de reflejos voluntarios”.

- ¿Cree posible la construcción de corredores verdes que comuniquen a los habitantes del sector piedemontano?

- Podría ser. Aunque para un proyecto de esta naturaleza, que serviría para mitigar los impactos de la urbanización y para contribuir a reducir los efectos de las islas de calor urbano, es importante pensar en la totalidad de la ciudad como un sistema de espacio público.

- ¿Cuáles son los retos de las ciudades de este siglo?

- En las últimas décadas se comenzó a hablar de ciudades sustentables. Luego, de las ciudades resilientes. Y por último, de las ciudades inteligentes. Pero lo que tenemos que analizar es si estas expresiones reflejan, realmente, transformaciones que mejoren la vida de las personas. De lo contrario, podríamos estar frente a simples metáforas que aparecen donde debería haber gestión.

Comentarios