Un guardia recoge DNI robados para devolverlos

Rodolfo Peñalba es guardia de una galería céntrica que junta los documentos de víctimas de “mecheras” y utiliza las redes sociales para encontrar a sus dueños. “Estamos acostumbrados a verlas actuar”, dijo.

18 Ago 2018

“No te des vuelta, pero atrás tuyo están las ‘mecheras’ más conocidas del centro, son ‘Las Silva’. Lo que pasa es que aquí todos las ubicamos”, explicó un guardia privado que era consultado por LA GACETA sobre el accionar de las “descuidistas” en el microcentro. “¿Ves? Son ellas”, agregó señalando a cuatro mujeres que pasaban a pocos metros.

Las galerías comerciales son su principal vía de escape cuando las descubren. Y si las detienen, sacan a la luz su faceta más histriónica y agresiva. Quienes caminan diariamente el microcentro aseguran que todos las conocen. Cuentan que andan en grupos de cuatro o cinco y que sus movimientos son parte de una estudiada estrategia. La calle San Martín, entre 25 de Mayo y Salta, es uno de sus territorios. “Mecheras” y “descuidistas” conocen cada centímetro de esas cuadras.

Sobre ellas, los comerciantes cuentan anécdotas insólitas. “Una vez vi a una mamá que llevaba a su bebé en el cochecito. Se le acercó una chica de unos 20 años que trató de quitarle el bolso. La mujer se dio cuenta y comenzó a gritar pidiendo ayuda. Pero la ‘mechera’ armó un escándalo. Decía que en realidad era a ella a quien le estaban robando. La gente no entendía nada; y la Policía, mucho menos”, contó Mariana, quien atiende un local de indumentaria.

“Más vale que las conocemos. Además de que andan por la zona todos los días, están escrachadas por las redes sociales. Nosotros tenemos un grupo de WhatsApp en el que nos pasamos información de los últimos ataques y las fotos de ellas”, contó Rodolfo Peñalba, quien desde hace más de 20 años trabaja como guardia en una galería.

“Tenés que ver lo que son los cestos de basura en las galerías. Los días en que hay mucho movimiento podés encontrar documentos de identidad y tarjetas de crédito que ellas tiran después de robar una cartera o un bolso”, contó el custodio, quien explicó que en esos casos, él se encarga en persona de buscar a las víctimas y devolverles sus pertenencias. “Trato de ubicarlas por las redes sociales porque entiendo el contratiempo que significa perder tu documento o las tarjetas de crédito”, explicó.

OPORTUNISTAS. Las calles del microcentro de la capital, cuando están atestadas de transeúntes, son el escenario preferido por las ladronas. la gaceta / foto de analía jaramillo

En el grupo de Facebook “Mecheras de Tucumán” se pueden ver algunos de los videos filmados con un teléfono celular donde se las ve en acción o cuando las detienen. “Da impotencia ver cómo se burlan e insultan a la gente. No les tienen miedo a las policías”, reniega Florencia, la moza de un bar.

“A mí me robaron dos veces en una semana y eran las mismas. Me abrieron la cartera. La primera vez las detuvieron y a los dos días me volvieron a robar. Eso da mucha indignación. No entiendo cómo puede ser que recuperen la libertad con tanta facilidad”, testimonia, con indignación, Mirta Córdoba.

“Da asco cómo roban. No podés atender con la puerta abierta. Las detienen y al otro día las ves de nuevo. No sé qué medidas se pueden tomar, pero en esta zona es impresionante cómo roban”, señaló Natalia, en un local de indumentaria deportiva.

“Por la mañana es cuando están más activas. Son expertas en meterles la mano en los bolsillos a la gente. Siempre son las mismas. Las policías que recorremos esta zona las conocemos, así que cuando nos ven directamente se retiran”, puntualiza una agente del 911.

La uniformada explicó que las “mecheras” suelen cambiar de zona y también de estrategia para eludir a la Policía. “Siempre vienen al centro en grupo, aunque a veces se separan y andan solas”, contó. Otro de los trucos es que algunas hagan de “señuelo” para que las policías las persigan; y entonces, sus cómplices entran en acción y atacan.

Comentarios