La AFIP denuncia a dueños del ingenio La Trinidad por presunta evasión agravada

Encontraron azúcar sin registrar.

15 Ago 2018
1

La Trinidad

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) denunció la semana pasada ante el fiscal Federal N° 2, Pablo Camuña, un proceso en contra de los propietarios del ingenio La Trinidad por posibles delitos tributarios. La presentación en Tribunales federales derivó días después en allanamientos de la fábrica, ubicada en el departamento Chicligasta, y de las oficinas administrativas y depósitos de azúcar en la capital.

Según fuentes judiciales, el fisco acusó que, desde hace más de 10 años, distintas empresas han figurado sucesivamente como administradoras del ingenio, siendo que pertenecían, en definitiva, a un mismo grupo empresario.

Bajo ese esquema, las firmas de “fachada”, de acuerdo a datos de la investigación, habrían dejado de cumplir millonarios aportes con la AFIP, “producto de la evasión impositiva agravada y la retención indebida de aportes de la seguridad social de obreros y empleados”. Ese encadenamiento de asociaciones privadas habría dificultado el cobro de las obligaciones por parte del organismo, que tuvo que iniciar casi una decena de causas penales en la Justicia Federal.

La administración federal precisó ayer, en un comunicado, que se investiga una posible evasión de unos $ 200 millones, entre la deuda de gestión judicial y el presunto débito fiscal por la falta de presentación de Declaraciones Juradas de IVA en el último año, más las irregularidades en aportes de Seguridad Social e impuesto a las Ganancias.

En la actual zafra, el ingenio La Trinidad está en manos de la empresa “Los Chaguares SRL”. Según las mismas fuentes, esta firma “habría estado operando marginalmente, ya que habría dejado de presentar declaraciones juradas y habría incumplido el pago de una deuda impositiva de más de $ 30 millones. Inclusive, los responsables de la empresa habrían reconocido esa mora.

El operativo

A pedido del fiscal Camuña, el juez Federal N° 2, Fernando Poviña, ordenó los allanamientos y embargos, que se llevaron adelante el viernes. Personal del Escuadrón 55 de Gendarmería llevó adelante el procedimiento. Conforme a la información oficial, durante la medida se habrían detectado depósitos de azúcar no registrado, pese que los representantes de la firma habían manifestado que no contaban con stock de este producto en depósito. Luego se constató que estaban repletos de bolsas de azúcar no declarada con la inscripción “Ingenio La Trinidad”. Además, se secuestró documentación. Los investigadores habían estimado, en un primer momento, un embargo de cerca de 175.000 bolsas de 50 kilogramos, por más de $ 85 millones.

La AFIP había suspendido la facturación comercial por parte de la empresa. Sin embargo, la firma habría explotado el complejo industrial “en negro” y a través de un comisionista del propio grupo, indicaron voceros de la investigación. “Los empresarios sindicados ordenaban transportar grandes cantidades de azúcar en horarios nocturnos a depósitos clandestinos, ubicados en la capital, con el fin de ocultar su venta y, por ende, evadir el pago de tributos”, señaló la AFIP.

“La medida judicial se hizo el viernes de manera sorpresiva. Pero no sabemos por qué fue ordenada y qué se buscaba”, dijo Fabio Seoane, uno de los socios de La Trinidad. Afirmó que Gendarmería sólo “se llevó papeles de la empresa” y negó el decomiso de azúcar. “Fueron a mi oficina y al ingenio, pero no decomisaron nada. En el ingenio no había azúcar”, enfatizó.

Seoane remarcó que los abogados tenían previsto presentarse ante el Juzgado para acceder al expediente de la causa y así conocer detalles de la denuncia. “Esta situación nos provoca daños, ya que proveedores, empleados y bancos confían en nosotros. No sabemos el porqué del operativo”, añadió.

Comentarios