Las tensiones globales ponen al dólar en zona de observación

La tormenta cambiaria no parece haber pasado. Además, esta semana vencen $ 530.000 millones en Lebac.

13 Ago 2018
1

La economía argentina sigue en el ojo de la tormenta cambiaria, mientras el dólar escaló a los $ 29,80, para el tipo vendedor, según el promedio difundido el viernes pasado por el Banco Central. Pero esta semana que arranca también tiene otro componente de cuidado para el rumbo del país: el vencimiento de las Letras del Banco Central (Lebac), cercano a los $ 530.000 millones, que operará mañana.

La ecuación que más le cierra a los hombres del mercado es que esta semana se caracterizará por un dólar aún alto, mientras el equipo económico del presidente Mauricio Macri intentará reducir el stock de las Lebac, tal como lo acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) al momento de cerrar el crédito “stand-by” de unos $ 50.000 millones. }

Según Daniel Vicien, director Comercial de Balanz Capital, salvo el dólar y el yen, las monedas de casi todos los países han mostrado caídas en los últimos días. Por lo tanto, los inversores tienen un ojo puesto en las políticas del Central y otro en el contexto internacional.

Las turbulencias financieras y económicas globales seguirán dominando en el humor de los mercados. “Al ser dependiente de los mercados internacionales, y no contar con un mercado doméstico de capitales desarrollado, la Argentina sufre un impacto mayor”, dice Vicien en su charla con LA GACETA. No obstante, reconoció que el Gobierno acudió a tiempo a la ayuda del FMI, antes que desapareciera el crédito internacional. El analista anticipó que en la rueda de hoy, Turquía arrancó con una devaluación del 6%, lo que marca el rumbo de varias monedas emergentes.

Con esa visión coincide el economista Gustavo Ber. “Esta muy complicado el panorama; hay muchos ruidos en ls últimas horas en Turquía. Seguramente seguirán las tensiones sobre los emergentes y, puntualmente, en la Argentina podrían verse más potenciadas, ya que está entre los más vulnerables al financiamiento externo”, explicó a nuestro diario. Aún así, Ber observó que el BCRA estaría negociando con el FMI mayor flexibilidad para poder intervenir y evitar saltos discretos y violentos en el dólar. “Sin embargo -advierte-, es momento de ser muy cuidadoso con las divisas dado que achicar el riesgo país en los 700 puntos básicos pasa a ser prioridad en el actual contexto”.

A su vez, el analista bursátil Christian Buteler indicó que, si bien el contexto internacional es complicado, la situación del tipo de cambio en la Argentina se fundamenta más en debilidad de la moneda nacional y de los principales indicadores económicos del país. “Lo que para otros países puede ser un resfrío, para nosotros hoy es una pulmonía que hay que tratar cuanto antes”, sugirió. En ese aspecto, indicó que las soluciones a este shock cambiario están en manos del Banco Central. “La única forma de controlar todo esto es que la entidad siga vendiendo dólares, ya que no hay casi estrategias porque las tasas están muy altas y ya se tomaron medidas adicionales”, acotó. Buteler sostuvo, además, que, paralelamente, el Ministerio de Hacienda debe continuar haciendo los deberes para bajar el déficit y así tranquilizar al mercado antes de fines de año. “Lo que haga en ese sentido terminará marcando el futuro del tipo de cambio en el país”, finalizó.

Ecolatina no ve peligro para el sector

Según el último reporte de Ecolatina, el sistema financiero no fue afectado con problemas de insolvencia e iliquidez luego de la corrida cambiaria y las chances de que los bancos entre en una etapa problemática son “bajas”. Pese la corrida cambiaria que se registró entre mayo y julio y que ahora volvió por efecto de las tensiones globales, la consultora dejó en claro que los depósitos del sistema financiero crecieron, en términos reales, durante el segundo trimestre, aunque los préstamos registraron una caída por el enfriamiento de la actividad, el alza del costo del dinero y “la mayor incertidumbre y desconfianza que cubrió a la economía argentina”. Ecolatina insistió en que “las chances de que el sistema financiero sufra problemas de iliquidez o insolvencia son bajas por el momento”. Pero recordó que las crisis económicas del país tuvieron tres componentes históricos: “unsalto cambiario, que derivó en corrida bancaria y luego crisis de deuda”.

Cuatro datos de cómo afecta el shock cambiario

Mientras el dólar sigue buscando un nuevo nivel de equilibrio, los datos económicos reflejan los efectos de la turbulencia cambiaria, indica Invecq Consultora Económica

1- Balanza comercial: los más afectados

Durante junio, las cifras del intercambio comercial mostraron la primera caída del año en la importación de bienes. Con una reducción interanual del 7,5%, los rubros más afectados fueron los bienes de capital y los vehículos automotores.

2- Turismo externo: efectos transitorios

Mientras que, hasta mayo, la salida de argentinos hacia el exterior crecía al 13,5% mensual, en junio cayeron un 2,6%. Inesperadamente, las llegadas de turistas extranjeros al país también tuvieron una baja 0,8%), aunque se estima que es un fenómeno transitorio y no una tendencia.

3- Máquinas agrícolas: fuerte retracción

Las ventas de maquinarias (tractores, cosechadoras, implementos y sembradoras) se retrajo un 25% interanual en abril, mayo y junio. Pero conjuntamente con el efecto negativo generalizado, se observa un segundo efecto al analizar las ventas discriminadas por el lugar de producción, según Invecq.

4- Evitar mayores desequilibrios

La flexibilidad en el tipo de cambio permitió que los desequilibrios en el sector externo salieran a la luz. Las consecuencias inmediatas no son agradables. Un régimen cambiario flexible permite que los problemas internos de la economía queden a la luz. Esto evita la acumulación de situaciones que luego resultan en crisis de mayor magnitud.

Comentarios