Por las subas de precios, el automovilista se pasó a “súper”

La “premium” ahora cuesta $ 40,58 el litro y se prevén más reajustes hasta fin de año La petrolera estatal decidió aumentar, sorpresivamente, el valor de sus productos. Es el quinto en casi un mes .

10 Ago 2018
1

CAMBIO DE MANGUERA. Los clientes optan por cargar nafta súper. la gaceta / foto de Antonio Ferroni

Otra estocada al tanque del auto. La petrolera YPF volvió a incrementar el valor de sus productos, cerca de un 2% en promedio. Y, como ya es una costumbre, lo hizo de forma sorpresiva. Y los expendedores consultados por LA GACETA sostienen que no será el último hasta fin de año. Hasta fines de diciembre, el reajuste esperado rozará el 15%, como parte de la actualización ante el incremento del valor del petróleo. Lo admitió el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha) Carlos Gold.

“No tenemos una comunicación oficial que nos diga el motivo por el que se incrementan los precios, pero es de público conocimiento que estos aumentos se vienen dando debido al aumento que tuvo el petróleo y por la devaluación del peso”, había dicho el presidente de la de Cámara de Comerciantes de Derivados del Petróleo, Gas y Afines (Capega), Gonzalo Rodríguez, al hablar sobre el quinto aumento en poco más de un mes (tres de ellos se produjeron en julio y uno el fin de semana pasado).

Los propietarios de estaciones de servicio consideran que la actualización del precio de las naftas se dará en forma paulatina, a razón del 5% mensual, tomando en cuenta la conducta que han asumido las petroleras desde que el Gobierno nacional decidió liberar los precios.

Un referente del sector dio otro detalle que se ha observado desde que las compañías petroleras aceleraron los aumentos: un tercio de los clientes dejó de cargar naftas premium y se pasó directamente a “súper”. La diferencia no sólo se evidencia en el precio (la “súper” cuesta ahora 33,97%, mientras que la Infinia vale hoy $ 40,58), sino también en el rendimiento del vehículo.

Un mecánico especializado consultado por nuestro diario lo describió del siguiente modo: “el cambio es como si vinieras haciendo dieta y, de pronto, pasas a comer frituras. Los efectos no lo vas a sentir en el corto plazo; el motor te sacará factura con el tiempo”. La nafta premium brinda al vehículo, particularmente de alta gama, un mejor rendimiento, le alarga la vida útil y hasta puede arrancar en frío sin inconvenientes.

Por ahora, según los consultados, no se ha producido una retracción importante en el consumo general de combustibles. En los automóviles particulares se observa aquella tendencia del cambio de producto, mientras que la maquinaria pesada sigue demandando combustible en los mismos volúmenes para la época. Sucede que el campo tucumano está en plena etapa de producción. “La demanda es normal; no se puede prescindir del gasoil”, indicó resignado un empresario de la actividad. En otras zonas del país, la situación es más compleja. “Cuando el agro y la industria comiencen la temporada alta podrá haber un colapso de demanda en las estaciones de servicio, teniendo en cuenta que habrá inconvenientes en la provisión del gasoil directo”, dijo el analista del mercado Alejandro Di Palma, al portal especializado surtidores.com.ar.

Asimismo, a nivel de las expendedoras de combustibles una baja en las ventas golpeará con mayor fuerzas a aquellas que no se abastecen de una compañía en particular. “Las estaciones de línea blanca, que son el 25% del mercado (alrededor de 1.000 en todo el país) están bastante comprometidas. La dificultad es que no tienen espalda para aguantar la situación”, afirmó el titular de Cecha.

El GNC también aumenta. Este mes se produjo una suba y se anunció otra para octubre. “Está previsto un incremento del costo del gas en boca de pozo” y eso irá en consonancia con “el sendero de precios que está establecido por el gobierno”, reconoció el presidente de Capega.

Mientras en Buenos se incrementa la tasa de conversión de vehículos a GNC, Tucumán no sigue esa tendencia. De acuerdo con los datos difundidos por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), en la provincia se registraron 66.076 autos con GNC, unos 800 rodados menos que principios de año.

Comentarios