Cartas de lectores

10 Ago 2018

Debate sobre el aborto (I)

La votación que realizó la Cámara de Senadores es una decisión de indiscutible relevancia para una corriente importante que luchó por su rechazo, pero de aquí en más quedan importantes problemas por los que debemos trabajar; ya no debemos preocuparnos por las diferencias de criterios o fundamentos. Es la hora de que, más allá de lo que se decidió, sepamos ser consecuentes y responsables de los graves problemas que siguen sin resolver, como: ¿cuáles serán los apuntalamientos que les daremos a las niñas o mujeres desde el mismo comienzo de sus embarazos? ¿Cómo se van a instrumentar las medidas para crear los centros materno infantiles necesarios, una vez superada la primera infancia de los niños nacidos? ¿Cuáles serán las políticas socioeconómicas implementadas para que cada mamá pueda darle a su hijo/a los medios para poder criarlo/a, dentro de un contexto o medio normal? Mientras tanto, a todos los que lucharon desde distintas posiciones, ¿qué van, o vamos a hacer, con los niños que hoy, en nuestras calles, esquinas o semáforos piden unas monedas para poder comer? Todos ellos venidos de hogares donde no tienen para cubrir las necesidades básicas elementales. Considero que los que lucharon y esgrimieron lo mejor de sí para conseguir concretar sus objetivos, de ahora en más deberán esforzarse por revertir estas situaciones socioeconómicas instaladas en nuestra sociedad. Todos, sin diferencias de inclinaciones o conceptos, debemos revertir la flagrante situación que significan los niños de la calle que están a la vista de todos los tucumanos. Caso contrario, podríamos pensar que este será el mismo destino de los niños por nacer. Además, sugiero que, desde el mismo comienzo de la enseñanza, se implementen cátedras referidas al sexo, la sexualidad y la familia. Cada niño debe ser consciente de lo que en algún momento habrá de vivir. Si no es así, nunca podrán revertirse estas situaciones instaladas en nuestra sociedad. Soluciones integrales es lo que reclamamos, desde razones sanas.

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]

Debate sobre el aborto (II)

Fue un espectáculo absurdo todo lo que sucedió en el reciente debate sobre el polémico aborto, un tema delicadísimo que merecía un tratamiento especial entre los que estaban y no estaban de acuerdo. Nunca se llegó a un entendimiento coherente. Es más, parecían apostar entre los colores celeste y verde, y lo que es peor, los conceptos vertidos por algunos senadores nacionales dejaban mucho que desear, hablando temas sin fundamento; sólo fijaban su posicionamiento proselitista apuntando a las elecciones del año 2019. Vergonzoso. Un país desunido e inmaduro. La verdad es que estamos muy lejos del Primer Mundo. Necesitamos, con urgencia, reflexionar y consensuar junto a nuestros gobernantes, buscando una salida que trate de remediar nuestros graves problemas institucionales. Argentina es una nación rica, a pesar de todos los daños que le vienen infligiendo. Entre todos, y hermanados, podemos salir adelante, siempre en positivo.

Daniel Francisco Leccese

[email protected]

Debate sobre el aborto (III)

Muchos ridiculizaron injustamente, en la jornada del miércoles (durante la sesión en el Senado de la Nación sobre la Despenalización del aborto), al senador Esteban Bullrich por su ponencia sobre la vida. Más allá de gustos y estilos y de posturas frente al tema en cuestión, su punto de vista es válido, aunque tal vez haya sido más felizmente expresado en el slogan de la revista Life del siglo pasado “Life, consider the alternative” (Vida, considere la alternativa).

Leonardo Peusner

[email protected]

Riesgo urbano por GLP

El 28/7 ocurrió un incendio y estallido de garrafas de Gas Licuado de Petróleo (GLP), en la ciudad de Concepción. Los riesgos en las áreas urbanas son el resultado de la combinación de la ubicación de las instalaciones, de la exposición a los riesgos y de la ineficiente gestión de los mismos. Aprovecho este hecho para reiterar sobre el riesgo urbano que representan las plantas de almacenamiento y fraccionamiento de GLP, que operan en la jurisdicción del municipio capitalino y en otros puntos del territorio tucumano. Por sus características físicas, el GLP es considerado un combustible peligroso. Estas son: límites explosivos entre 2,0 y 10,5% de gas en aire; temperatura de ignición entre 480°C y 490°C; y es más pesado que el aire. El riesgo mayor se lo tiene cuando el recipiente que contiene el fluido estalla de modo catastrófico, generando lo que se conoce como “explosiones de vapor en expansión” o efecto “Bleve”, por sus iniciales en idioma inglés. La “Bleve” es una explosión física que origina ráfagas (ondas de presión), proyectiles, calor y la presencia posterior o no de fuego (incendio). Cuando mayor es la cantidad de GLP almacenada en el recipiente, mayor es el radio de acción de la bola de fuego que se produce y también mayor su duración. Así por ejemplo, si tenemos almacenado 40 m3 de GLP, el radio de la bola de fuego sería de aproximadamente 75 m, y su duración rondaría los 13 segundos. Ahora bien, dentro del espacio urbano de nuestra ciudad, y en el interior de la provincia, hay instaladas y funcionando plantas de almacenamiento y fraccionamiento de GLP rodeadas de viviendas, comercios, escuelas, calles con tránsito vehicular y peatonal, etcétera (ejemplo: Jujuy al 1.800, en San Miguel de Tucumán). Como ciudadano y vecino desconozco si los funcionarios del Estado (nacional, provincial, municipal, o comunal), realizan una valoración sistemática y permanente de los riesgos de estas instalaciones. Tenemos derecho a estar informados y a conocer los riesgos.

Juan Francisco Segura

[email protected]

¿Qué pasa con Boudou?

Veo que la ciudadanía recibió con beneplácito la condena del ex vicepresidente Boudou a casi seis años de cárcel. También veo que se hizo una caución de $ 90.000, lo que parece un chiste. Pienso que $ 90 millones sería más coherente, porque la cifra primera apenas paga 90 días de “estadía”, porque según los cálculos del año pasado, cada preso le costaba al Estado $ 26.000 por mes, o sea más que si fuera un estudiante universitario (tema al que me referí en una ocasión anterior). Las cárceles y lugares de detención están colmadas, y cada uno que ingresa nos cuesta. La ex presidenta también está en la mira, pero “si la nave insignia se viene a pique” desataría una guerra civil, según manifestó el dirigente salteño Juan Ameri. Todos estos personajes, y los que ya están detenidos (“presos políticos”, según el kirchnerismo), si vivieron en una cloaca no pueden oler a tulipanes, a tal punto que un legislador ecuatoriano propuso sacar la estatua de Néstor Kirchner del (edificio de la) Unasur, por considerarlo un monumento a la corrupción. Actualmente, todos estamos incómodos o ajustados de una manera u otra, pero se están haciendo obras en el sur con una celeridad increíble. Anteriormente, aprovecharon el “viento de cola” para hacer obras en Tecnópolis, etcétera. Y la generación de energía, la provisión de cloacas y agua potable, el tratamiento de residuos, las obras viales, la inauguración de casas a medio construir, etcétera, ¿dónde están? O sea que para no saber que tenían fiebre, rompieron el termómetro. Esa plata está en algún lugar y algunos la tienen. Entonces, la pregunta ineludible es ¿para cuándo el reintegro? Pero si escarbamos el pasado, nos trasformamos en arqueólogos en vez de solucionar los problemas actuales y prepararnos para los desafíos del futuro.

Alberto Antonio Segulja

[email protected]

Ley audiovisual

Urge realizar un intercambio de ideas y propuestas, para lograr convocar gente en los espacios donde se desarrolla y también fomenta el trabajo con la Ley Audiovisual, entre sindicatos, asociaciones y entidades, que apoyen y aporten a la construcción de herramientas para la promoción, la industrialización y la producción de contenidos audiovisuales en el cine, la televisión y otras plataformas. El objetivo es que permitan crecer, y no ser presa de la burocracia que también atenta contra este sistema público, que promueve los valores y la creatividad, y abrir un campo propicio para esta actividad en nuestra provincia.

Carlos Rubén Ávila

[email protected]

Cloacas en Tafí Viejo

Como vecino de Tafí Viejo, la “ciudad del limón”, saludo la publicidad de nuestro gobernador diciendo que tenemos las cuentas en orden y con superávit, según sus palabras. Lo que me llama la atención es si esto es real y no mera propaganda política, porque no realiza inversiones en pos de mejorar el tendido de agua y cloacas en esta ciudad. Llevo adelante una lucha desigual con la SAT, dado el tremendo grado de contaminación en que vivimos los taficeños, producto de los líquidos cloacales a cielo abierto que tenemos en nuestra ciudad. No existe calle alguna donde no afloren desechos pestilentes. Quien suscribe, lleva adelante una denuncia penal en la Justicia Federal para intentar mejorar esta situación. El Gobernador: dice que defiende la vida y no lo escucho hacer alusión a la penosa situación sanitaria que padecemos.

Marcelo Maza

Constitución 1.600
Tafí Viejo

Comentarios