El asesino suicida escribió una carta a sus hijos pidiéndoles perdón

El agresor mató a tiros a su ex pareja y a su cuñada e hirió gravemente a su ex suegra en el barrio Las Piedritas. La madre de las dos mujeres permanecía en grave estado en el Padilla, debido a heridas de bala en el tórax y el rostro.

05 Ago 2018

“Les pido perdón por abandonarlos de esta manera y por el daño que les provoqué”. Este habría sido uno de los mensajes que Daniel Pacheco, de 35 años, dejó para sus tres hijos en una carta, luego de disparar mortalmente a su ex pareja y a su cuñada, y de herir también con un proyectil a su suegra, quien permanecía ayer en estado crítico en el hospital Centro de Salud. Tras la balacera, el atacante se quitó la vida de la misma manera.

Cuando los pesquisas llegaron a la casa del barrio Las Piedritas, en la capital de la provincia, no entendieron cómo se había desencadenado el hecho, el viernes por la noche. Los vecinos dijeron que el hombre era una persona tranquila y que se hacía cargo de los chicos.

“Eran malas personas”

El atacante habría justificado los disparos contra la madre, la tía y la abuela en una carta que dejó en una habitación, dirigida a los chicos: “eran malas personas, ladronas y los utilizaban para robar”, escribió, según se pudo saber a través de fuentes policiales. En la carta, también habría pedido a las autoridades que los menores “queden a cargo de su madre, porque estas mujeres eran de mal vivir”.

El asesino escribió que las víctimas eran “malas personas” que obligaban a trabajar y a robar a los hijos.

Cerca de las 22, Pacheco se habría presentado ante su ex pareja, Pamela Díaz, de 23 años; la hermana, Romina Díaz, de 29 años, y la madre, Susana Díaz, de 50 años, en la vivienda precaria de la Manzana A, Lote 24. El hombre habría llegado con la intención de recuperar a los niños, la casa y una moto, ya que hace unos cinco meses había sido echado del hogar por los continuos conflictos.

POBREZA. Una calle de casillas angostas pegadas una con otra. Es la Manzana A del barrio Las Piedritas.

En el momento del reclamo, se produjo una discusión y el agresor sacó un arma de fuego y mató a las dos jóvenes e hirió a la mujer mayor.

Pamela falleció al instante; mientras que Romina Díaz fue trasladada hasta el hospital Padilla herida de un disparo en el tórax. La joven permaneció internada en grave estado y falleció ayer al mediodía.

En el centro de salud informaron que Susana Díaz había ingresado con heridas de arma blanca en las regiones del tórax y el rostro, y que su estado era grave y reservado.

“Muchas peleas”

El arma que se secuestró fue una pistola 9 milímetros, cuyo número de serie estaría limado. Por ello, se cree que la consiguió en el mercado negro.

La casa en la que se produjo el ataque está ubicada en un pasaje del barrio Las Piedritas. Un gomero señala el comienzo del camino y las casillas angostas, pegadas una tras otra, el ritmo del vecindario. La vivienda es casi toda de madera. Allí, en los últimos meses, convivieron Romina y Susana Díaz, no así Pamela.

De acuerdo a fuentes judiciales, la ex pareja del homicida habría vivido hace tiempo en Córdoba. Al recibir un pedido de detención en su contra en esa jurisdicción, habría retornado a Tucumán inmediatamente.

POBREZA. Una calle de casillas angostas pegadas una con otra. Es la Manzana A del barrio Las Piedritas.

“Sólo sé que el hombre venía a veces a la casa. Había muchas peleas”, contó una vecina, quien pidió que su nombre no sea publicado.

Otra investigación

La fiscala Adriana Giannoni, a cargo de la investigación, dijo que tratará de establecer si es verdad la versión sobre la posible explotación de los chicos, con fin laboral y comisión de actos delictivos, como denunció el homicida en la carta.

Además, se supo que no habría registros anteriores de denuncia por violencia de género y que las tres víctimas tendrían antecedentes de delitos de robo y hurto.

En Esta Nota

Inseguridad
Comentarios