El profesional del agro debe cuidar la producción

El próximo lunes los profesionales de las ciencias agropecuarias festejan su día. Las tareas que desarrollan constituyen un importantísimo soporte del sistema productivo provincial, regional y nacional. Hoy, más que nunca, deben ser valoradas en procura de un objetivo primordial: producir de manera eficiente a menores costos y de forma amigable con el medio ambiente.

04 Ago 2018
1

En forma permanente, en esta columna señalamos la necesidad, cada vez mayor y por qué no decirlo urgente, de producir alimentos para todos los habitantes del mundo, que cada vez somos más, y lograr alimentar a muchas personas en regiones densamente pobladas, y a muchas que padecen hambruna en diferentes países del mundo como muchas naciones africanas.

Por suerte, en nuestro país producimos más de lo que necesitamos, ya que actualmente podemos alimentar, con lo producido en nuestros campos, a más de 500 millones de habitantes.

Lo real es que la necesidad de alimentos es mayor y la única forma de hacerlo es con el trabajo exhaustivo de “La Naturaleza”, pero acompañada con el conocimiento humano bien aplicado.

Es por ello que, las ciencias dedicadas al campo son, sin duda, cada vez más necesarias, y es por ello que hoy tienen una importante misión a realizar: producir más alimentos por unidad de superficie con un cuidado exhaustivo del medio ambiente.

Responsabilidades

Las profesiones como las de ingenieros agrónomos, zootecnistas y médicos veterinarios, que festejan su día el próximo lunes 6 de agosto, tienen su trabajo casi exclusivo en el ámbito rural, con ejes fundamentales en la agricultura y la ganadería.

Estas carreras surgen de un número importante de facultades especializadas, tanto oficiales como privadas, que preparan profesionales capaces de dirigir, ordenar y encauzar las problemáticas del campo. Entre las múltiples actividades que desarrollamos los profesionales vinculados a estas áreas, se destacan la dirección y administración de establecimientos, la producción agrícola, ganadera o mixta.

En estos casos los ejemplos sobran y solo basta recorrer los campos para saber que la mano de los profesionales está presente en los campos de toda la región.

Los profesionales que estamos dedicados a las ciencias agropecuarias tenemos, además, la capacidad de crear e inventar nuevas variedades de plantas de diferente género y especie y de razas animales de todo tipo, para mejorar día a día la producción agrícola-ganadera con herramientas tecnológicas y biotecnológicas de última generación.

También somos responsables de cuestiones vinculadas con la sanidad vegetal y animal, y aportamos con estudios en la sanción de leyes agrarias, participando en tratados o convenios de comercio, realizamos investigaciones científicas y, además, ejercemos la docencia, aplicado esto en cada uno de los colegas a aptitudes, preferencias e inclinaciones particulares de cada uno.

Todo esto debe ir siempre acompañado de lo que llamamos “responsabilidad con compromiso productivo y social”. El trabajo del ingeniero agrónomo, zootecnista y de los veterinarios, es amplio, y no se queda únicamente en las etapas de producción, sino también en los aspectos vinculados a cuestiones netamente políticas y económicas, ya que nos permite poner al campo como casi el único sustento de la economía de muchas regiones, y el más importante y principal del país como queda demostrado y sociabilizado en estos últimos años.

Manejo de información

Los sistemas de producción actual deben, de forma casi obligatoria, manejar información ambiental, técnica, económico-financiera, comercial, legal y fiscal cada vez más diversa, por lo que la función y el trabajo de nuestros profesionales han adquirido en los últimos años una particular jerarquía.

Tenemos la suerte de que las necesidades de contar con profesionales dedicados a la actividad agropecuaria son cada vez mayores, donde no sólo nos solicitan para actividades netamente productivas, sino también para trabajar en programas de índole social.

Nuestra profesión ya tiene más de 100 años de existencia en la Argentina, lo que ha posibilitado que hayamos contado con destacados profesionales que han sido los artífices del desarrollo agropecuario de nuestra amplia geografía territorial argentina y del NOA. Realmente, nombrarlos sería casi imposible y si lo hacemos corremos el riesgo de olvidarnos de algunos.

Los soportes

Solo debemos entender que la profesión del ingeniero agrónomo, zootecnista y veterinario es lo que podríamos llamar “la madre de la producción primaria”, por que está netamente vinculada a las agroindustrias que aportan valor agregado a los bienes que salen de nuestros campos.

En este día, los profesionales de las ciencias agropecuarias están de festejos en todo el territorio nacional, y en el caso de nuestra provincia están siendo coordinados por el Colegio de Ingenieros Agrónomos y Zootecnistas de Tucumán (Ciazt) y por el Colegio de Veterinarios local, en los cuales también se desarrollarán diferentes charlas sobre el profesionalismo dedicado a la producción agrícola-ganadera.

Sólo nos queda decir que estas profesiones son un importantísimo soporte del sistema productivo provincial, regional y nacional, y que hoy más que nunca deben ser valoradas como corresponde, en procura de lograr un objetivo primordial para estas profesiones: “producir de manera eficiente a menores costos y de forma amigable con el medio ambiente circundante”. Este es el gran desafío por alcanzar y el gran compromiso por emprender.

Comentarios