Las soluciones técnicas de la Eeaoc para el agro

La Estación Experimental Agrícola de Tucumán fue una de las iniciativas del filántropo tucumano Don Alfredo Guzmán, quien plasmó su sueño luego de varios años de esfuerzos y desafíos. Los hombres y mujeres que pasaron por su Directorio, laboratorios y desplegando trabajo a campo mantienen en pie los ideales del creador de la Eeaoc.

28 Jul 2018
1

Como todos los años, la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) realiza, para el 27 de julio, su festejo de la fundación y hace un homenaje a Don Alfredo Guzmán, como el precursor de concretar lo que es hoy esta prestigiosa institución de investigación agroindustrial de gran trayectoria nacional e internacional.

Por suerte, el sueño que tuvo Don Alfredo, hace 109 años, permite al productor tucumano y regional tener al alcance de la mano técnicos altamente capacitados que trabajan en procura de solucionarles muchos problemas.

El productor agropecuario es una persona que, permanentemente, busca producir de la mejor manera posible, y en forma permanente está en el camino de encontrar soluciones a muchos imponderables de diverso tipo, que afectan su producción como adversidades económicas, climáticas y biológicas de diversas formas.

Económicas, en general, están referidas a problemas de costos de producción y/o precios de ventas de productos, que afectan permanentemente a los sectores productivos, parámetros en los cuales se encuentra el costo de la tierra, los insumos, agroquímicos, mano de obra, implementos, comercialización y otros ítems, que se suman para incidir de manera directa o indirecta sobre el resultado económico.

Climáticas, debido a que muchas veces el hombre de campo debe afrontar, de diversa manera, la forma de minimizar los efectos que sobre la producción producen factores como heladas, sequías e inundaciones, que impactan en los campos disminuyendo rendimientos, y en muchos casos originando daños totales a los cultivos que se intentan producir.

Biológicas, debido a la aparición de plagas, enfermedades o problemas de manejo, que se dan en los cultivos que van desde el momento de la siembra con el cultivar y tipo de semilla usado, hasta el momento mismo de la trilla/zafra, donde afectan los sistemas de cosecha implementados, pasando por la aparición de diversos patógenos que afectan no sólo su rendimiento, sino también la calidad de su producto.

Esto hace que el hombre de campo tenga la necesidad, permanente, de poder acceder de manera rápida y efectiva a todas las novedades tecnológicas, nuevas investigaciones y diferente tipos de manejo productivos, que signifiquen hacer bien las cosas en el momento y lugar adecuados.

Hoy, la Provincia de Tucumán tiene desafíos importantes que debe concretar y mejorar, como son los ambientales, en general, y en la producción azucarera, en particular, y evitar plagas y enfermedades temibles como el HLB que amenaza peligrosamente a los cítricos, entre otros.

En este sentido, las instituciones de investigación y desarrollo agropecuario, sumado a todo lo que ellas aportan en novedades, investigación, ensayos, cursos y capacitaciones, sirven para que el productor pueda hacer más eficiente su labor y mejorar de manera permanente su forma de producir.

Una vida junto al productor

Es por ello que, nuevamente, y año tras año, queremos, desde esta columna, recordar a los que hace más de 100 años pensaron en un Tucumán distinto, mirando siempre el horizonte del futuro, y que lograron concretar hitos históricos como la creación de una institución pionera de investigación y desarrollo agropecuario, que ayer, 27 de julio, cumplió un año más de vida.

La Estación Experimental Agrícola de Tucumán fue una de las iniciativas del filántropo tucumano perteneciente a la floreciente Generación del Centenario, Don Alfredo Guzmán, que plasmó su sueño luego de varios años de esfuerzos y desafíos, con el trabajo conjunto de hombres y mujeres que pasaron por su directorio, por sus campos de experimentación y laboratorios, que se mantuvieron fieles a la visión y al esfuerzo del destacado tucumano.

Algo de historia

Hoy, la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) es un ente autárquico del área del Ministerio de Desarrollo Productivo del Gobierno de Tucumán, cuya misión ha sido, desde sus inicios, apuntalar el desarrollo agrícola-ganadero de la provincia y sus industrias derivadas, por medio de la investigación, los servicios y la transferencia tecnológica.

Primera en su género en el país, la Eeaoc fue creada en 1909, y su diseño incluyó aspectos innovadores para la época, por ser una institución estatal gestionada por los propios productores, y financiada mayoritariamente con recursos de la producción.

La Eeaoc está dirigida por un Directorio “ad honorem”, cuyos miembros son designados cada cuatro años por el Poder Ejecutivo de la Provincia, y que representan a los principales sectores productivos de Tucumán.

El Directorio de la Estación Obispo Colombres traza los lineamientos de las necesidades del sector, y con esto formula el presupuesto de gastos y cálculos de recursos del organismo, el que se eleva anualmente al Poder Ejecutivo para que sea parte del Presupuesto General de la Provincia. Asimismo, ejecuta los programas presupuestados y aprobados por el Gobierno.

Este sueño hecho realidad da a las claras que la situación actual del país y de la región requiere de varios Don Alfredo Guzmán que, dejando de lado mezquindades particulares, pensó en una provincia y un país distinto, apuntando a un futuro mejor.

Comentarios